De nuevo rese帽amos una sentencia sobre el levantamiento del velo, con la particularidad de que el Tribunal Supremo desestima su aplicaci贸n al no existir ocultaci贸n fraudulenta. Se trata de la STS 667/2017, de 14 de diciembre y en ella es una entidad de cr茅dito la que pide que se levante el velo, ya que la deudora era una sociedad instrumental de un ayuntamiento, creada para eludir la responsabilidad frente a terceros. Interesa comentar que el litigio tiene su origen en tres operaciones de pr茅stamo que fueron suscritos por el alcalde como presidente de la junta y del consejo de administraci贸n de la sociedad prestataria. La mercantil deudora incumpli贸 sus obligaciones contractuales. M谩s tarde fue declarada en concurso de acreedores. La primera instancia estim贸 la demanda interpuesta por la entidad de cr茅dito y conden贸 al Ayuntamiento al abono de la cantidad por la sociedad prestataria. La Audiencia Provincial confirm贸 el fallo. Pero el Tribunal Supremo estima el recurso de casaci贸n y niega el levantamiento del velo.

Las dos primeras instancias se basaron, entre otros extremos, en que el capital de la sociedad deudora estaba 铆ntegramente participado por el Ayuntamiento, que era el socio 煤nico. Segundo, en los estatutos sociales se preve铆a que la corporaci贸n municipal era el 贸rgano soberano de la sociedad. Tercero, el alcalde presid铆a el consejo de administraci贸n y se fijaba el domicilio social en la misma direcci贸n del ayuntamiento. La sociedad se emple贸 en gestionar competencias propias de la administraci贸n local y el cr茅dito que solicit贸 fue aplicado a enjuagar las deudas municipales. Pese a esos argumentos, el Tribunal Supremo descarta aplicar esa doctrina porque no hay ocultaci贸n fraudulenta: el acreedor conoc铆a que la sociedad deudora era un instrumento de la administraci贸n local. Afirma que se produce una situaci贸n similar a la de la sentencia 572/2016, de 29 de septiembre:

鈥淓sto es lo que ocurre en el presente caso, en donde resulta incuestionable, tras la prueba practicada, que la entidad bancaria conoc铆a el car谩cter instrumental de la entidad Gama, empresa 铆ntegramente participada por el Ayuntamiento, que era socio 煤nico, as铆虂 como la total dependencia econ贸mica de la sociedad con relaci贸n al Ayuntamiento.

El conocimiento de la realidad en la que actuaba Gama llev贸 precisamente a la entidad bancaria a exigir con posterioridad, el 19 de mayo de 2011, el compromiso del Ayuntamiento de aportar una garant铆a solidaria para el buen fin de los pr茅stamos otorgados, compromiso que finalmente no se llev贸 a cabo.

Por lo que cabe concluir que el acreedor conoc铆a perfectamente el contexto jur铆dico y econ贸mico en donde realizaba las operaciones de otorgamiento de los pr茅stamos indicados, acept贸 el riesgo derivado y, en principio, no exigi贸 la ejecuci贸n u otorgamiento de las garant铆as prometidas, que finalmente s铆 que demand贸.鈥