El TJUE ha declarado que el art. 14 de la聽Ley 7/1996, de 15 de enero, de ordenaci贸n del comercio minorista聽es incompatible con el Derecho de la Uni贸n Europea. Se trata de la sentencia聽19.10.2017 (C-295/16).聽Tiene su origen en la multa impuesta por la Direcci贸n General de Comercio y Protecci贸n del Consumidor de la Comunidad Aut贸noma de la Regi贸n de Murcia a un mayorista de productos dom茅sticos y de alimentaci贸n, Europamur Alimentaci贸n, SA, por vender por debajo del precio de f谩brica. El fundamento de la sanci贸n era el art. 14 de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de ordenaci贸n del comercio minorista, cuyo primer apartado reza:

鈥1. No obstante lo dispuesto en el art铆culo anterior, no se podr谩n ofertar ni realizar ventas al p煤blico con p茅rdida, fuera de los supuestos regulados en los cap铆tulos IV y V del T铆tulo II de la presente Ley, a menos que, quien la realice, tenga por objetivo alcanzar los precios de uno o varios competidores con capacidad para afectar, significativamente, a sus ventas, o se trate de art铆culos perecederos en las fechas pr贸ximas a su inutilizaci贸n.

En todo caso, deber谩 respetarse lo dispuesto en la Ley sobre Competencia Desleal.鈥

Ante el recurso de la mercantil sancionada, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo n煤mero 4 de Murcia formul贸 dos cuestiones prejudiciales en las que pregunt贸 si una norma que impon铆a una sanci贸n administrativa por vender a p茅rdida era conforme con el Derecho de la Uni贸n Europea; en particular, con la Directiva 2005/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de marzo de 2005, relativa a las pr谩cticas comerciales desleales de las empresas en sus relaciones con los consumidores en el mercado interior.

El TJUE se pronuncia afirmativamente. Argumenta que la Directiva 2005/29/CE realiza una armonizaci贸n completa de las normas relativas a las pr谩cticas comerciales desleales entre empresas y consumidores. Por lo tanto, los Estados miembros no pueden establecer un r茅gimen m谩s restrictivo, 鈥渘i siquiera para garantizar un grado m谩s elevado de protecci贸n de los consumidores鈥. Y explica que ya se hab铆a pronunciado en ese sentido en la sentencia de 14.1.2010 (C-304/08), Zentrale zur Bek盲mpfung unlauteren Wettbewerbs eV y Plus Warenhandelsgesellschaft mbH y en el auto de 30.6.2011 (C-288/10), Wamo BVBA y JBC NV, Modemakers Fashion NV.

鈥淓n tales circunstancias, procede responder a la cuesti贸n planteada que la Directiva sobre las pr谩cticas comerciales desleales debe interpretarse en el sentido de que se opone a una disposici贸n nacional, como la controvertida en el litigio principal, que contiene una prohibici贸n general de ofertar o realizar ventas de bienes con p茅rdida y que establece excepciones a dicha prohibici贸n basadas en criterios que no figuran en la propia Directiva.鈥