En la sentencia 499/2016, de 19 de julio, el Tribunal Supremo trata de la responsabilidad del socio por las deudas sociales al no haber inscrito, ni hecho constar en la documentaci贸n de la compa帽铆a, la unipersonalidad sobrevenida. Explica que se trata de una responsabilidad personal, ilimitada y solidaria respecto de las deudas sociales. Destaca que no es un supuesto de obligado solidario sino que este calificativo se predica de la responsabilidad: el socio 煤nico “…responde del incumplimiento de la deudora, que es la sociedad”.
En segundo lugar, la responsabilidad se predica exclusivamente de las deudas sociales originadas tras la omisi贸n de la inscripci贸n de la unipersonalidad. Es decir, desde que transcurrieron los seis meses desde la personalidad sobrevenida.
Por 煤ltimo, es una responsabilidad ex lege: “Se trata de un r茅gimen propio de responsabilidad, respecto del que no resultan de aplicaci贸n los requisitos y principios de la responsabilidad por dolo o culpa grave, contractual o extracontractual, prevista con car谩cter general en el C贸digo Civil y de forma particular, para los administradores sociales, en la Ley de聽Sociedades de Capital”. Igualmente, “…no se exige relaci贸n de causalidad entre el incumplimiento de la deuda social respecto de la que se impone la responsabilidad, en un caso al socio 煤nico y en otro al administrador, y el incumplimiento del deber legal correspondiente, el de publicidad registral de la unipersonalidad para el socio 煤nico y el de promover la disoluci贸n para el administrador.”