La DGRN desestima un recurso presentado con la decisi贸n de la registradora mercantil de Ciudad Real de no inscribir el acta de una junta general porque, entre otras razones, no hab铆a sido convocada correctamente. En particular, la convocatoria s贸lo proced铆a de dos de los tres administradores mancomunados.

Los gestores convocantes y la notaria recurrieron en contra alegando que “…trat谩ndose de una sociedad integrada por tres socios que son a la vez administradores mancomunados y siendo el administrador no convocante disidente de la mayor铆a, no poder convocar por su negativa, supone de hecho el bloqueo de la sociedad”. Fundamentaron su petici贸n en la aplicaci贸n anal贸gica del r茅gimen del ejercicio del poder de representaci贸n (arts. 233.2.c) LSC y 185.3.c) RRM).

La DGRN rechaza ese argumento debido a la diversidad del r茅gimen de la gesti贸n y de la representaci贸n: “En el caso de la administraci贸n mancomunada, existe una disociaci贸n entre la titularidad del poder de representaci贸n, seg煤n lo dispuesto en los estatutos y que se sujeta a las reglas, ya citadas, del art铆culo 233.2.c) de la Ley de Sociedades de Capital, y el poder de gesti贸n, que corresponde al conjunto de los administradores mancomunados y que, por tanto, habr谩 de ejercitarse por todos ellos de forma conjunta, como resulta connatural a esta forma de organizaci贸n de la administraci贸n de la sociedad”.

Y concluye “(s)e ha de estar exclusivamente a las consecuencias de la estructura del 贸rgano, que en el presente caso pasan por la exigencia de actuaci贸n conjunta de todos los administradores mancomunados, de manera que la decisi贸n de convocatoria ha de adoptarse por todos ellos”.