En la sentencia 737/2014, de 22 de diciembre, el Tribunal Supremo se enfrenta al ejercicio de una acci贸n individual de responsabilidad de administradores de una sociedad declarada en concurso de acreedores. En la primera instancia los acreedores hab铆an demandado a los administradores y a los auditores, que hab铆an sido sancionados por el ICAC por faltas graves en el desempe帽o de sus funciones. El Juzgado de lo Mercantil n煤m. 10 de Barcelona fall贸 que las acciones hab铆an prescrito. La Audiencia Provincial estim贸 el recurso al otorgar eficacia al art. 60 de la Ley Concursal y conden贸 a los demandados. El Tribunal Supremo confirma su decisi贸n.
Respecto de la interrupci贸n de la prescripci贸n ex art. 60 Ley Concursal, el Tribunal Supremo distingue en funci贸n de las acciones de responsabilidad. La social de responsabilidad s贸lo puede ser ejercitada por la administraci贸n concursal; es competente el juez que conoce el concurso y la declaraci贸n del mismo no suspende el ejercicio de la acci贸n ni paraliza los efectos en que se hubiere efectuado. En el caso de la responsabilidad por deudas del art. 367 LSC, la declaraci贸n de concurso conlleva la suspensi贸n de su ejercicio as铆 como de los procedimientos pendientes. En cambio, no suspende el ejercicio de la acci贸n individual de responsabilidad: 鈥溾uede ser ejercitada por los terceros perjudicados, ante el juez mercantil que corresponda, al margen del concurso de acreedores鈥. Ahora bien, 鈥(e)l hecho de que el ejercicio de esta acci贸n individual no quede suspendido como consecuencia de la declaraci贸n de concurso no significa que no alcance a esta acci贸n el efecto de la interrupci贸n de la prescripci贸n. La interrupci贸n de la prescripci贸n no va ligada necesariamente a la suspensi贸n o paralizaci贸n de la acci贸n, siendo posible que estando interrumpida la prescripci贸n pueda ejercitarse la acci贸n. En estos casos, la justificaci贸n del efecto interruptivo de la prescripci贸n es distinto, y guarda relaci贸n con la conveniencia de que los terceros afectados, en nuestro caso acreedores de la sociedad, esperen a lo que pudiera acontecer en el concurso, que pudiera afectar al da帽o o perjuicio susceptible de ser resarcido por los administradores con la acci贸n individual, y tambi茅n al conocimiento de las conductas o comportamiento de los administradores que pudieran justificar la responsabilidad鈥.
La declaraci贸n de concurso tambi茅n afecta a la acci贸n de responsabilidad, tanto contractual como extracontractual, frente a los auditores. Por una parte, la competencia recae en el juez del concurso. Por otra, s贸lo est谩 legitimada activamente la administraci贸n concursal.
El Tribunal Supremo sigue la doctrina mayoritaria y califica la acci贸n individual de responsabilidad como org谩nica 鈥搃d est, vinculaci贸n sist茅mica de los arts. 236 a 241 bis LSC- y extracontractual. Mantiene que los administradores incumplieron gravemente sus deberes al formular unas cuentas que no ofrec铆an una imagen fiel de la situaci贸n patrimonial y financiera de la sociedad. Asimismo, afirma que esta conducta caus贸 un da帽o directo a los acreedores que suministraron productos a la sociedad confiando en que su econom铆a estaba desahogada, aunque no acudieron al Registro mercantil.
鈥淭iene raz贸n el recurrente cuando afirma que las diferencias, errores o desajustes en la contabilidad de una sociedad publicadas en el Registro Mercantil para informaci贸n general, en s铆 mismas no son necesariamente aptas, adecuadas causalmente, para una acci贸n individual contra sus administradores.
Pero eso no impide que en supuestos excepcionales como el presente, en que la relevancia de las inexactitudes que afectaban a la imagen de la solvencia de la compa帽铆a, hubiera provocado una falsa confianza en los acreedores demandantes para lleva a cabo importantes suministros en la campa帽a de Navidad sin recabar las garant铆as que aseguraran el cobro de sus cr茅ditos鈥︹