DERECHO AL OLVIDO VS LIBERTAD DE INFORMACI脫N: EL CASO GOOGLE SPAIN

El conflicto entre el derecho a la intimidad y las libertades de expresi贸n y de informaci贸n es un cl谩sico. Piensen en todos los casos en que famosos, pseudo-famosos y particulares han demandado a medios de comunicaci贸n para difundir noticias o im谩genes pertenecientes a su vida privada. Las nuevas tecnolog铆as, y en particular internet, han revolucionado este tema y han renovado el inter茅s de los juristas. Uno de los 煤ltimos casos ha sido la sentencia del Tribunal de Justicia de la Uni贸n Europea (TJUE) de 13 de mayo de 2014 (C-131/12), que enfrentaba el todopoderoso Google con la Agencia Espa帽ola de Protecci贸n de Datos y el Sr. Mario Costeja Gonz谩lez.

El origen del fallo radica en la petici贸n del Sr. Costeja, abogado de profesi贸n -隆como no! -, de que La Vanguardia y Google eliminaran datos referentes al embargo de determinados inmuebles que hab铆a sufrido a ra铆z de deudas con la Seguridad Social. Fundament贸 su reclamaci贸n en聽que esos hechos, a pesar de ser ciertos, hab铆an pasado hac铆a mucho tiempo y hoy en d铆a no ten铆an ninguna relevancia. La Agencia Espa帽ola de Protecci贸n de Datos acogi贸 la petici贸n respecto de Google pero no de La Vanguardia pues la informaci贸n que proporcionaba su p谩gina web estaba amparada por el art. 20 de la Constituci贸n Espa帽ola, que reconoce la libertad de expresi贸n y de informaci贸n. Google recurri贸 ante la Audiencia Nacional y, como 茅sta ten铆a algunas dudas sobre la interpretaci贸n de la Ley Org谩nica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protecci贸n de Datos de Car谩cter Personal, formul贸 determinadas preguntas al TJUE sobre la interpretaci贸n de la Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de octubre de 1995, relativa a la protecci贸n de las personas f铆sicas en lo que respecta al tratamiento de datos y a la libre circulaci贸n de estos datos, que es el referente esencial de la ley espa帽ola.

La corte europea considera que Google hace un tratamiento de datos personales, pues los motores de b煤squeda (google, bing o yahoo por ejemplo) buscan informaci贸n publicada en internet, la indexan, la almacenan temporalmente y la ponen a disposici贸n de los internautas. Y como el gestor del motor de b煤squeda determina los fines y medios de la actividad, se le debe considerar responsable del tratamiento de datos. Se plantea un problema porque el propietario del motor de b煤squeda (Google Inc.)聽tiene su sede en Estados Unidos y, en principio, no le afecta la Directiva. Y la otra empresa demanda, su filial ib茅rica (Google Spain), se dedica a la promoci贸n y venta de espacios publicitarios, pero no gestiona el motor de b煤squeda. No obstante, el Tribunal de Justicia falla su responsabilidad debido a la estrecha relaci贸n existente entre las dos actividades: sin la venta de espacios publicitarios no tendr铆a sentido empresarial el motor de b煤squeda (鈥淓n efecto, en tales circunstancias, las actividades del gestor del motor de b煤squeda y las de su establecimiento situado en el Estado miembro de que se trate est谩n indisociablemente ligadas, dado que las actividades relativas a los espacios publicitarios constituyen el medio para que el motor de b煤squeda en cuesti贸n sea econ贸micamente rentable y dado que este motor es, al mismo tiempo, el medio que permite realizar las mencionadas actividades鈥). Adem谩s a帽ade que una interpretaci贸n restrictiva de la Directiva no permitir铆a lograr su finalidad, que es garantizar una protecci贸n eficaz y completa de las libertades y derechos fundamentales de las personas f铆sicas -y, en particular, del derecho a la intimidad-.

La cuesti贸n principal era si el Sr. Costeja ten铆a derecho a que el motor de b煤squeda google dejara de ofrecer informaci贸n sobre los embargos mencionados. Entre otros problemas estaba que los datos proporcionados por el buscador eran ciertos. Sin embargo, el Tribunal le da la raz贸n en virtud del art. 6.1 de la Directiva. Considera que hay derecho a pedir la supresi贸n de los datos personales no s贸lo cuando son inexactos sino tambi茅n cuando son inadecuados, no pertinentes y excesivos en relaci贸n a los fines del tratamiento de datos, cuando no est谩n actualizados o cuando se conservan durante un tiempo posterior al necesario. Afirma que en estos casos el inter茅s de la persona debe prevalecer sobre el inter茅s del p煤blico a encontrar la informaci贸n. Ahora bien, except煤a las hip贸tesis en que la relevancia p煤blica de la persona justifica que se contin煤e informando sobre las circunstancias personales, aunque ya no sean actuales.

鈥淵a que el interesado puede, habida cuenta de sus derechos con arreglo a los art铆culos 7 y 8 de la Carta, solicitar que la informaci贸n de que se trate ya no se ponga a disposici贸n del p煤blico en general mediante su inclusi贸n en tal lista de resultados, es necesario considerar, como se desprende, en particular, del apartado 81 de la presente sentencia, que estos derechos prevalecen, en principio, no s贸lo sobre el inter茅s econ贸mico del gestor del motor de b煤squeda, sino tambi茅n sobre el inter茅s de dicho p煤blico en encontrar la mencionada informaci贸n en una b煤squeda que verse sobre el nombre de esa persona. Sin embargo, tal no ser铆a el caso si resultara, por razones concretas, como el papel desempe帽ado por el mencionado interesado en la vida p煤blica, que la injerencia en sus derechos fundamentales est谩 justificada por el inter茅s preponderante de dicho p煤blico en tener, a ra铆z de esta inclusi贸n, acceso a la informaci贸n de que se trate鈥 (apartado 97). As铆 pues, el Tribunal de Justicia prima el derecho a la intimidad sobre la libertad de expresi贸n.

Esta concepci贸n ha sido muy criticada en Estados Unido que acusan a la sentencia de atentar contra uno de los pilares del Estado de Derecho, la libertad de expresi贸n. Por ejemplo, Jeff Jarvis, profesor de Ciencias de la Comunicaci贸n en Nueva York, califica la decisi贸n de loca y peligrosa (鈥…insane and dangerous ruling…鈥) y compara a la corte europea con un tirano que quiere tener el control sobre el conocimiento. Tambi茅n ha sido cuestionada en Europa donde se ha objetado聽que el TJUE parece haberse olvidado de que el art. 11 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Uni贸n Europea reconoce la libertad de expresi贸n (Por ejemplo Vassall-Adams, Guy: 鈥淐ase comment: Google Spain SL, Google Inc v Agencia Espanola de Proteccion de Datos, Mario Costeja Gonz谩lez鈥 en Eutopia Law, de 16.5.2014, quien destaca la importancia de internet para la libertad de expresi贸n).

El Sr.. Javis se equivoca en las formas, pero no en el fondo, a mi modesto entender. No creo que deba prevalecer el derecho a la intimidad sobre la libertad de expresi贸n cuando la informaci贸n es verdadera, pertinente y relevante. Al menos la sentencia no me ha convencido -imag铆nense que el Sr. Costeja llega a presidente del TC en unos a帽os: 驴tendr铆a inter茅s la informaci贸n eliminada?-. La Corte europea deber铆a haberse detenido m谩s en la relaci贸n entre los dos principios en conflicto y dar m谩s argumentos para defender la primac铆a del derecho al olvido. Sobre todo si tenemos en cuenta que el Abogado General Niilo J盲盲skinen s铆 lo hab铆a hecho en sus conclusiones sobre el caso (25/06/2013) y precisamente a favor de la libertad de expresi贸n, informaci贸n y empresa.

Sea como sea, lo cierto es que Google tiene trabajo. A principios de julio hab铆a recibido m谩s de setenta mil peticiones de supresi贸n de datos personales. La empresa estadounidense ya ha comenzado a responder, aunque no siempre de forma positiva ni r谩pidamente, lo que ya ha generado las primeras quejas. Hay que tener en cuenta que la eliminaci贸n de los datos no es autom谩tica sino que Google ha de comprobar si la informaci贸n a pesar de ser cierta es inadecuada, irrelevante, excesiva en relaci贸n a su finalidad u obsoleta. Adem谩s, debe valorar si el inter茅s que pueda tener para la opini贸n p煤blica justifica su mantenimiento. Y por si esto fuera poco, la sentencia del Tribunal de Justicia s贸lo afecta a la Uni贸n Europea: ninguna obligaci贸n impone respecto de la informaci贸n publicada en el resto del mundo. As铆 pues, Google elimina la informaci贸n en las p谩ginas relacionadas con los pa铆ses europeos, pero no a la de los Estados Unidos (por ejemplo, v茅ase Ball, Joseph: 鈥淓U鈥檚 right to be forgotten: Guardian articles have been hidden by Google鈥, en The Guardian, 2.7.2014). Es m谩s, las p谩ginas existen y son accesibles por otras v铆as; lo 煤nico que hace Google es evitar que aparezcan los resultados en su buscador.

Por 煤ltimo, resulta parad贸jico que una acci贸n destinada a conseguir que se olvidaran determinados datos se haya convertido en uno de los temas jur铆dicos m谩s comentados en todo el mundo.

About Carles G贸rriz L贸pez

Professor Titular de Dret Mercantil. Aficionat al cine, a la literatura i a fer esport.
This entry was posted in General. Bookmark the permalink.

2 Responses to DERECHO AL OLVIDO VS LIBERTAD DE INFORMACI脫N: EL CASO GOOGLE SPAIN

  1. 1268937 says:

    Gracias por el pedazo postt

  2. Carles G贸rriz L贸pez says:

    El Pa铆s informa que la Audiencia Nacional est谩 aplicando la sentencia del TJUE y especifica los criterios en que procede el derecho al olvido. Puede consultarse la noticia aqu铆

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.