El Tribunal Supremo se ha posicionado sobre el dilema de la acumulaci贸n de una acci贸n de reclamaci贸n de cantidad contra una sociedad con otra de responsabilidad civil de sus administradores. Se trataba de una cuesti贸n controvertida porque las dos acciones estaban atribuidas a 贸rganos judiciales diversos (juzgados de primera instancia y de lo mercantil, respectivamente) y no estaba prevista su acumulaci贸n. Buena prueba de su complejidad era la disparidad de opiniones mantenidas en las Audiencias Provinciales. En las sentencias de 10.9.2012 (Id Cendoj: 28079119912012100011) y de 23.5.2013 (Id Cendoj: 28079110012013100290) la alta autoridad judicial espa帽ola toma partido por la acumulaci贸n y la competencia de los jueces de los mercantil. Ahora bien, la segunda decisi贸n se limita a reproducir los argumentos de la primera.

Fundamenta la acumulaci贸n de las dos acciones en cuatro argumentos. El primero es la estrecha conexi贸n que existe entre ambas. Est谩 conexi贸n se asienta en la prejudicialidad de la de reclamaci贸n de cantidad respecto de la de responsabilidad de los administradores y en el hecho de que el presupuesto de ambas es el incumplimiento de la sociedad. Igualmente afirma que la finalidad de la parte que las ejercita es 煤nica: el 聽resarcimiento de los perjuicios derivados del incumplimiento de una sociedad. Y a帽ade que la responsabilidad de los administradores es una responsabilidad por deuda ajena ex lege. En segundo lugar comenta que si no se acepta la acumulaci贸n deber铆an interponerse dos demandas ante dos 贸rganos judiciales diferentes, lo que supondr铆a una carga de tal magnitud que conculcar铆a el derecho a la tutela judicial efectiva. Adem谩s, 鈥(a)mbos procesos tiene la misma finalidad, son interdependientes y han de ser promovidos por un mismo acreedor frente a quienes son obligados solidarios鈥.

En tercer lugar, esta situaci贸n no es producto de la voluntad del legislador sino que constituye una laguna legal. No resulta aplicable el art. 43 LEC porque no contempla expresamente este supuesto y 鈥溾er铆a insuficiente para resolver la situaci贸n que estamos planteando, pues la resoluci贸n con car谩cter prejudicial de la pretensi贸n dirigida contra la sociedad no permite que la cuesti贸n se examine y resuelva de manera definitiva ni obtener una condena del demandado鈥. En cambio, la aplicaci贸n anal贸gica de las normas sobre la acumulaci贸n proporciona una soluci贸n adecuada pues 鈥溾ermite en este supuesto admitir la procedencia de la acumulaci贸n de las acciones que estamos considerando, habida cuenta de que la prohibici贸n de la acumulaci贸n de acciones ante un tribunal que carezca de competencia para conocer de alguna de ellas admite diversas excepciones, entre las cuales figura que as铆 lo disponga la ley para determinados casos (art铆culo 73.2 LEC). Entendemos que la regulaci贸n de la responsabilidad de los administradores sociales, con los caracteres que se han destacado, en estrecha relaci贸n con la insolvencia de la sociedad y con el impago de sus deudas conlleva impl铆citamente el mandato, exigido por el respeto al derecho tutela judicial efectiva proclamado por la CE, de la posibilidad de acumulaci贸n de ambas acciones鈥.

En cuanto a la atribuci贸n de la competencia, corresponde a los juzgados de lo mercantil. Primero, conocen de la acci贸n m谩s espec铆fica, que es la de responsabilidad de los administradores, 鈥溾a cual tiene car谩cter principal respecto de la acci贸n por incumplimiento social, que opera con car谩cter prejudicial respecto de la primera鈥. Segundo, debe prevalecer la especialidad competencial de los juzgados de lo mercantil sobre la norma de cierre que atribuye competencia a los juzgados de primera instancia (art. 45 LEC). La raz贸n es que la primera 鈥溾a encaminada a la necesidad de avanzar en el proceso de especializaci贸n de estos a que lleva la complejidad de la realidad social y econ贸mica de nuestro tiempo, seg煤n se declara en la EM de la LORC鈥. Tercero, la atribuci贸n de la competencia a los juzgados de lo mercantil 鈥溾roduce una alteraci贸n m铆nima en el sistema de distribuci贸n de competencias, ya que en la reclamaci贸n de cantidad se ve implicada una sociedad mercantil, y se respeta as铆 la efectividad de la reforma que condujo a la creaci贸n de los juzgados de lo mercantil鈥. Por 煤ltimo, se respeta el derecho de alegaci贸n y defensa de la partes.

Ahora bien, en el caso concreto de la sentencia de 10.9.2012, el Tribunal Supremo admiti贸 la competencia del juzgado de primera instancia que hab铆a conocido de la litis originalmente. Tras subrayar que no se ajusta a la doctrina formulada, acepta excepcionalmente esa soluci贸n por tres razones. Primero, cuando se present贸 la demanda todav铆a no estaban en funcionamiento los juzgados de lo mercantil y no exist铆an normas de Derecho transitorio que resolvieran la cuesti贸n. Segundo, la acci贸n de responsabilidad contra los administradores se ejercit贸 a trav茅s del mecanismo de la ampliaci贸n de demanda, ajustada a las normas de tramitaci贸n en un proceso en situaci贸n de pendencia. Y tercero, en la pr谩ctica exist铆a disparidad de criterios sobre la posibilidad de acumular y, en su caso, el 贸rgano competente.