El pasado 16 de diciembre de 2008 el TJCE pronunciaba la tan esperada sentencia Cartesio (C-210/06) y no ha defraudado las expectativas creadas, aunque la orientaci贸n del fallo no ha sido la esperada. Tras cuatro sentencias en las que el Tribunal se hab铆a pronunciado en contra del criterio de la sede real (Centros, 脺berseering, Inspire Art y Sevic), se esperaba que confirmara esta doctrina y abandonar谩 definitivamente la l铆nea seguida originalmente en la decisi贸n Daily Mail. Y el caso Cartesio resultaba perfecto para ello ya que, al igual que en la sentencia Daily Mail, la Corte de Luxemburgo deb铆a valorar la licitud del Derecho del Estado de origen en lugar del de destino.

Cartesio era una sociedad comanditaria h煤ngara. Solicit贸 el traslado de su domicilio social a Italia pero quer铆a conservar su 鈥渘acionalidad鈥. El B谩cs-Kiskun Megyei Bir贸s谩g desestim贸 la petici贸n al considerar que el Derecho h煤ngaro no permite que una sociedad traslade su domicilio al extranjero y siga rigi茅ndose por el ordenamiento magiar. Apelada la decisi贸n, el Szegedi 脥t茅l枚t谩bla plante贸 cuatro cuestiones prejudiciales, versando la 煤ltima de ellas sobre la compatibilidad del Derecho h煤ngaro con los arts. 43 y 48 TCE. El Tribunal de Justicia se ha pronunciado en sentido afirmativo, apart谩ndose de las conclusiones del Abogado General Maduro y recuperando la doctrina Daily Mail. Recuerda que las sociedades s贸lo existen en virtud de los ordenamientos de los Estados miembros; que 茅stos establecen criterios diversos para fijar la conexi贸n entre sus sociedades y el territorio nacional; y que los arts. 43 y 48 TCE no han incidido en esos canones, sino que equiparan el domicilio estatutario, la administraci贸n central y el establecimiento principal. As铆, en palabras del propio Tribunal, 鈥溾 un Estado miembro ostenta la facultad de definir tanto el criterio de conexi贸n que se exige a una sociedad para que pueda consider谩rsela constituida seg煤n su Derecho nacional y, por ello, pueda gozar del derecho de establecimiento como el criterio requerido para mantener posteriormente tal condici贸n鈥︹ (apartado 110)

El TJCE recurre a dos distinciones a fin de explicar el desv铆o respecto de la doctrina Centros, 脺berseering -aunque recurre a esta decisi贸n, junto a Daily Mail, al fundar su decisi贸n-, Inspire Art y Sevic. La primera tiene por objeto la incidencia del traslado de domicilio en la lex societatis; distinguiendo los casos en los que comporta un cambio del Derecho aplicable de los que se mantiene. Afirma que a los primeros deviene aplicable mutatis mutandi las normas de Derecho derivado que regulan el traslado de domicilio -como los Reglamentos 2137/85, 2157/2001 y 1435/2003-. En cambio, estas normas devienen ineficaces para los casos en los que el traslado de domicilio no comporta un cambio de lex societatis, respecto de los que rige con plena fuerza el Derecho nacional. La segunda distinci贸n afecta al Estado miembro -el de origen o el de destino- que proh铆be el traslado. Considera que se trata de supuestos distintos que merecen soluciones diferentes, raz贸n por la cual no resulta aplicable la doctrina de la sentencia Sevic (apartados 121 ss.