Desarróllate

Desarrollo y superación personal

Archive for enero, 2015

Jan 11 2015

Cómo dejar de preocuparse

Posted in Autoestima |

Preocuparse puede ser de utilidad cuando nos impulsa a tomar acción y a resolver un problema. Pero si usted está preocupado por “qué pasaría si” y los peores escenarios, la preocupación se convierte en un problema.

Como dejar de preocuparse

Dudas y temores implacables pueden ser paralizantes. Pueden “succionar” su energía emocional, poner sus niveles de ansiedad en alza, e interferir con su vida diaria. No obstante, la preocupación crónica es un hábito mental que se puede romper entrenando su cerebro para mantener la calma y ver la vida desde una perspectiva más positiva.

¿Por qué es tan difícil dejar de preocuparse?

La preocupación constante cobra unas consecuencias bastante fuertes, como por ejemplo, la pérdida del sueño y genera una situación de nerviosismo y tensión durante el día. Para la mayoría de los que se preocupan de forma crónica, los pensamientos de ansiedad son alimentados por las creencias, negativas y positivas, que poseen acerca de la preocupación como tal.

En el lado negativo, es posible que crea que su preocupación constante es perjudicial, que se va a volver loco o que va a afectar su salud física. O también puede preocuparse de perder todo el control sobre la preocupación como tal la cual nunca parece parar.

En el lado positivo, puede creer que su preocupación le ayudará a evitar cosas negativas, evitar problemas, prepararlo para lo peor o conducirlo a soluciones.

Aprender a posponer nuestras preocupaciones

Crear un “período de preocupación.” Elija un momento y un lugar para preocuparse. Debe ser el mismo cada día (por ejemplo, en el salón de 17:00 a17:20), que sea suficiente y que no vaya a causarle ansiedad justo antes de acostarse. Durante su período de preocupación debe permitirse preocuparse sólo de lo que haya en su mente. Sin embargo, el resto del día, debe ser una zona libre de preocupaciones.

Dejar de preocuparse

Posponga su preocupación. Si un pensamiento o preocupación está tratando de entrar en su cabeza de forma ansiosa durante el día, haga una breve nota sobre ella sobre el papel y pospóngala hasta su período de preocupación. Recuerde que tendrá tiempo para pensar en ello más tarde, así que no hay necesidad de preocuparse de eso ahora. Guárdelo para más tarde y continúe con su día.

Revise su “lista de preocupaciones” durante el período de la preocupación. Reflexione sobre las preocupaciones que anotó durante el día. Si los pensamientos siguen molestándolo, permítase preocuparse de ellos, pero sólo por la cantidad de tiempo que ha especificado para su período de preocupación. Si las preocupaciones ya no parecen importantes, haga un recorte de su período de preocupación a y simplemente disfrute el resto de su día.

Posponer las preocupaciones es un proceso eficaz, ya que rompe el hábito de concentrarse en las preocupaciones en el momento presente. Sin embargo, no es necesario realizar ningún tipo de esfuerzo para suprimir el pensamiento o juzgarlo, sólo tiene que guardarlo para más tarde. A medida que desarrolla la capacidad de posponer sus pensamientos que le causan ansiedad, comenzará a darse cuenta de que tiene más control de lo que usted piensa sobre su preocupación.

 


No hay comentarios