«El oficio de enseñar. Condiciones y Contextos» (2013) Lo que intenta decirnos esta autora es que la formación en la escuela, los aprendizajes que queremos transmitir cobran sentido en lo social, cultural, político, pedagógico, histórico, psicológico y didáctico. Además, afirma que la didáctica que se usa en el aula debe estar fundamentada en contextos reales, es decir, en relación con los avances sociales y culturales. Esto supone la necesidad de plantear propuestas innovadoras que incluyan el uso de las nuevas tecnologías en el aula. No obstante, para que los alumnos tengan un aprendizaje significativo el docente debe de desarrollar un ejercicio crítico y reflexivo. Debe tener en cuenta las características de los y las alumnas, los contenidos que saben y que no, las competencias que necesitan adquirir,- ya sea digitales o no-. Por otro lado, el o la maestra debe dar sentido a los contenidos digitales. No basta con usar un artefacto novedoso que nos permita ampliar el acceso a la educación. La tecnología debe servir para cambiar la metodología tradicional basada en el aprendizaje memorístico, hacia una pedagogía más centrada en el alumno y en sus potencialidades.

Los medios, por si mismos, no promueven el aprendizaje.El medio, dependiendo de cómo interactúa con el entorno, tendrá capacidad de transformar o no. Hay que contextualizar y tener en cuenta todos los elementos que confluyen en el entorno: docente, alumnos, metodología, contenidos, etcétera. Por este motivo, considero que el carácter de los proyectos que incluyen tecnología dependen del punto de vista didáctico des del cual se usa la tecnología. El uso de los medios y su efectividad están vinculados a la intecionalidad docente y su capacidad para reflexionar y dar forma a los contenidos.

Pregunta 2: La interactividad, en una primera aproximación, hace referencia a la respuesta del material ante cierta operación que realiza una persona sobre el mismo. Los sistemas interactivos aplicados a la educación conceden al usuario un cierto grado de control sobre su proceso de aprendizaje (Area, 2009).  El concepto de interactividad es otra de las características del acceso y navegación en la web. Se han desarrollado distintos conceptos de interactividad. Para mi, el enfoque sociocultural es el que mejor define este concepto. Recojo el concepto de Roberto Aparici y Marco Silva (2012). Según estos autores, interactuar  implica intervención por parte del usuario sobre el contenido; transformar el (alumno) espectador en actor; un diálogo personalizado con cada uno, mediante los servicios utilizados; y, por último, acciones recíprocas con los usuarios en tiempo real. Participar supone intervenir y modificar argumentos mediante la discusión de ideas y contraposición de teorías. Para ello la comunicación debe ser entendida como producción conjunta entre emisor y receptor. No basta con informar a los niños/as, hay que fomentar el intercambio, teniendo en cuenta que la comunicación supone producir múltiples significados.

Scratch es un entorno de programación visual que permite a los usuarios crear proyectos multimedia interactivos. A través de su página Web  los usuarios  pueden compartir sus proyectos, comentar proyectos realizados por otros, formar grupos con intereses comunes, agrupar proyectos en galerías, etcétera.  (López-Escribano, Sánchez-Montoya, 2012). Para que Scratch fomente la interacción,  necesita que una gran comunidad de personas comparta, apoye, critique, colabore y pueda construir sobre el trabajo de otros.   Por lo tanto, Scratch fomenta el intercanvio de ideas entre usuarios y la comunicación entre iguales. De esta manera, el/la docente adquiere el papel de guía y mediador de la interacción de los y las alumnas.

Scratch, también es interactivo porque permite la interacción del usuario con el medio. José Miguel García (2015) Recoje el proceso de trabajo en cuatro líneas: Imaginar, Diseñar, Construir y Programar (García y Castrillejo: 2007). Imaginar: los alumnos imaginan y debaten sobre ideas de dispositivos que podría interesarles construir (esta actuación conlleva interacción innata, puesto que a través del intercambio de ideas se construye el conocimiento).  Una vez los alumnos tienen clara la temática, deben hacer un diseño concreto de aquello que van a crear. Por lo tanto, también hay interacción, puesto que deben plasmar las potencialidades del proyecto y la construcción. En esta etapa, además, los y las alumnas interactúan de manera individual y cognitiva, puesto que deben recurrir a conocimientos previos, o bien, investigar en función de lo que necesitan saber, interactuando pues, con las nuevas tecnologías de la información. Cuando el grupo empieza a programar, desarrollan el pensamiento computacional.

Lo que remarca García (2015) es como este proceso nunca es lineal. Sino que estas cuatro líneas interactúan constantemente entre sí, pues los diseños, las construcciones y la programación van
modificando las ideas y propuestas originales. Esto permite un aprendizaje reflexivo y más significativo. El proceso puede ser diseñado por una sola persona, pero adquiere un especial carácter interactivo cuando se realiza en grupo.

Pregunta 3: El portafolio de aprendizaje es un método de enseñanza, aprendizaje y evaluación que consiste en la aportación de producciones diversas por parte del estudiante a través de las cuales se pueden juzgar sus capacidades en el marco de una materia de estudio. Estas producciones informan del proceso personal seguido por el estudiante, y le permiten tanto a él como a los otros ver los esfuerzos e hitos en relación a los objetivos de aprendizaje (Hernández, 2006).¹

La creación del bloc ha supuesto para mi una colección de trabajos en los que he podido identificar mis habilidades reales, mis progresos y ha sido una manera de auto evaluarme.

Considero que he hecho un uso transformador del recurso porque he podido desarrollar competencias digitales del educando, la que más remarco es la capacidad de hacerme preguntas y formularme problemas. Mediante la lectura de los artículos, he podido hacer una representación mental y esquemática de la realidad, la cual es compleja y requiere de una formación constante. También he tenido que estar desarrollando estrategias de aprendizaje, esto es, pensar continuamente en lo que hago, en lo aprendido durante la magistral y en el aula de tecnología. Por otro lado, he podido usar diferentes maneras y códigos para representar la información.

He de remarcar que el bloc me ha permitido transformar mi papel de estudiante tradicional (actor pasiva), y he pasado ha ser la protagonista de mi propio aprendizaje. Yo misma he investigado, he resuelto mis dudas y he contado con el soporte necesario. Es necesario  transformar los roles y las maneras de entender el aprendizaje. Estamos limitados por las estructures académicas, por tanto, no resulta fácil conseguir un uso transformador. No obstante, el bloc ha sido una buena herramienta. El rol de Alejandra ha cambiado completamente, y se ha instaurado una relación mucho más horizontal, donde todos aprendíamos y enseñavamos.

Por último, a través del bloc me he convertido en «hiperlectora». He podido criticar la información y la he transformado según mi punto de vista, leyendo más allá de lo que dice el texto.

Pregunta 4: El ejercicio escrito ha sido una actividad para darme cuenta real de los conocimientos que he adquirido a lo largo de la asignatura. Ha supuesto una práctica innovadora y de reflexión en vez de una práctica basada en la memorización de contenidos. Creo que esto es muy beneficioso, puesto que el proceso de enseñanza y aprendizaje debe de dar un vuelvo y adaptarse al contexto social y cultural. Las nuevas tencologias permiten el acceso instantáneo a la información. ¿Pues que sentido tiene la adquisición de contenidos? Lo realmente necesario es formar a los y las alumnas en comptencias y habilidades que les permitan tener un pensamiento crítico y reflexivo, un pensamiento sistémico y dar oportunidades reales de participación y colaboración entre iguales.

Sancho (2019) expresa la necesidad de»convertir la investigación educativa en la base de conocimiento para una mejor comprensión de quienes somos, cómo influye el entorno y la educación que recibimos y quienes podríamos llegar a ser». Está es la mejor manera de dar respuesta  a los grandes desfios.

Debemos formar a ciudadanos críticos y reflexivos que sepan usar las nuevas tecnologías para su propio desarrollo personal y social. Que sean conscientes de sus riesgos, pero también de las oportunidades que ofrecen, para que incorporen su uso en sus quehaceres diarios para mejorar su calidad de vida e incrementar su aprendizaje. Para ello deben experimentar, y es tarea del/la docente supervisar y orientar al/la alumna hacia el mejor camino.

El ejercicio escrito me ha servido para tomar consciencia real y terminar de interiorizar los contenidos aprendidos. He sido capaz de plasmar aquello que he analizado, no de plasmar en un papel lo que dice X autor, que es lo que estoy acostumbrada a hacer. Por lo tanto, he sido capaz de elaborar nueva información. Estoy satisfecha con el trabajo realizado durante este trimestre. El ejercicio escrito ha sido  una manera de ver la evolución de mi aprendizaje. Pero a lo que realmente le doy importancia es al proceso, el cual ha sido una experiencia muy enriquecedora. He trabajado duro, pero a merecido la pena.

Area Moreira, M. (2009). Introducción a la Tecnología Educativa. Universidad de la Laguna (España). 78 pp.

ApariciRoberto y SilvaMarco (2012) Pedagogía de la Interactividad. Revista Comunicar, 38, XIX,

López-Escribano, C. y Sánchez-Montoya, R. (2012). Scratch y necesidades educativas especiales: Programación para todos. RED, Revista de Educación a Distancia. Número34. Consultado el [dd/mm/aaaa] en https://www.um.es/ead/red/34

Juana M.Sancho Gil (2019) De la tecnología para aplicar a la tecnología para pensar: implicaciones para la docencia y la investigación. Revista Lationoamericana de Tecnnología Educativa, 18(1)

1 Citado por FUENTES AGUSTI Y OLIVER DEL OLMO (2008) De la definició a l’aplicació de la carpeta d’aprenentatge. En Diverses Autors (2008) Carpetes d’ aprenentatge a l’educació superior: una oportunitat per repensar la docència.