Blog de Arqueologia

Altre lloc Blogs.uab.cat

gen. 19 2021

Nuestra alimentación vs la alimentación en la antigüedad

Posted in General |

Nos preocupamos mucho de mantener una dieta equilibrada y nos tomamos muy en serio los consultar los ingredientes que tienen los alimentos que comemos. Algunas personas se piensan que antes se comía mejor que ahora pero, ¿hasta qué punto es así?

Seguro que esto es algo que te han recriminado tus abuelos en alguna ocasión. Sin embargo, por lo menos desde el punto de vista nutricional, señala Movimiento Actívate, “la alimentación actual es mejor que la que había antes

No obstante, es verdad que muchos de los alimentos que ahora llegan a nuestra mesa han sido adulterados de alguna manera, sobre todo, sus características organolépticas.

Quizá, en algún momento te has quejado de que ese tomate o melocotón que te estabas comiendo ha cambiado en cuanto a aroma y a sabor se refiere… y tienes toda la razón. Sn embargo, esto puede cambiar si compras productos frescos que se elaboren lo más cerca posible desde donde vives.

¿Qué diferencia hay entre nuestra alimentación y la que había en tiempos pasados?

Déficit de nutrientes

Las dietas antiguas estaban basadas en alimentos de supervivencia de cultivo, ya que estos estaban ligados a que hubiese o no una buena cosecha.

Por ello, predominaban las patatas, los cereales, legumbres y hortalizas. Sin embargo, el consumo de carne y de leche era escaso, y el precio de estos alimentos era muy elevado.

Aquí tenemos un primer gran problema. La falta de estos nutrientes produce déficit de calcio y de hierro. Y estos son los principales precursores de algunas enfermedades como osteoporosis o anemia.

Muchos de los productos que tenemos ahora en nuestras neveras han sido manipulados para evitar estas carencias: por ejemplo, el yogur y la leche tiene más calcio, las harinas han sido reforzadas con hierro o con flúor, etc.

Comida casera

Es cierto que en nuestra sociedad ha disminuido mucho el consumo de comida casera y se potencia el de comida rápida.

Sin embargo, en épocas pasadas se llevaba una dieta compuesta por una elevada proporción de grasa corporal que producía obesidad. Ahora, con la alimentación moderna, podemos confeccionar dietas personalizadas para llevar un tipo de dieta mucho más sana.

Forma de conservar los alimentos

En contra de lo que nos parece, lo cierto es que los frigoríficos son un tipo de invento que no tiene demasiado tiempo. Si no fuese por ellos, lo tendríamos muy complicado para poder conservar los alimentos.

Antes no había ni neveras, ni congeladores; esto hacía que proliferasen las bacterias en los alimentos. Como las hambrunas estaban presente, muchas personas se veían obligadas a consumir los alimentos en mal estado, y esto suponía graves riesgos de salud.

Oferta de alimentos

En nuestros tiempos podemos encontrar una gran variedad de oferta de alimentación.

Según los datos que nos ofrece la FAO (Acrónimo de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), en los años 60, el consumo de hortalizas, de cereales y patatas constituía casi el 60% de la dieta. Tanto el consumo de pescado y de carne era muy bajo.

Ahora, la carne y el pescado supone más del 15% de nuestra dieta. Las patatas, por su parte, se han visto reducidas desde el 17% hasta el 7,1%.

Forma de vivir

Por desgracia, muchos de nosotros llevamos una vida muy sedentaria. Esto, combinado con las comidas rápidas, así como con otros aspectos, se han incrementado los casos de obesidad y de enfermedades de índole cardiovascular.

En definitiva, nuestra alimentación ha mejorado mucho en comparación con la que tenían nuestros abuelos. Sin embargo, nuestro estilo de vida ha pasado a ser más sedentario.


This entry was posted on Dimarts, 19 gener, 2021 at 19:23 and is filed under General. You can follow any responses to this entry through the feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deixa un comentari