Blog de Arqueologia

Altre lloc Blogs.uab.cat

des. 22 2020

¿Cómo cocinaban en la antigüedad?

Posted in General |

cocinar en la antigüedad

¿Imaginas cómo sería tu vida si no existieran cocinas ni utensilios para cocinar? De seguro que sería todo un caos. En los últimos tiempos, los avances tecnológicos han mejorado mucho la forma de cocinar. Gracias a esto, es posible preparar deliciosos platos sin invertir mucho tiempo ni esfuerzo.

Pero no siempre fue así. A continuación, te contaré cómo ha evolucionado la forma de cocinar desde las eras antiguas hasta el día de hoy.

La cocina en la antigüedad

El Museo Arqueológico de Murcia exhibe distintos objetos de la época Neolítica y la Edad Media con los que el ser humano llevaba a cabo la preparación de los alimentos. Se han descubierto instrumentos de hueso, madera y piedra que utilizaba el hombre para cazar y cocinar.

Un hecho cumbre en la cocina de la antigüedad fue la aparición del fuego. Gracias a esto, el ser humano podía cocer los alimentos y evitar la propagación de enfermedades.

Uno de los métodos más utilizados fue el asado. Para ello se traspasaba al animal con un palo y se cocía su carne sobre una hoguera común. Por otro lado, las frutas, huesos, verduras y raíces se hervían en bolsas de piel o cazuelas echas con corteza de abedul. Para conservar los alimentos los dejaban secar al sol y los cubrían con sal para su posterior consumo.

Más adelante con el desarrollo de la economía productiva en el Neolítico aparecieron las primeras ollas de cerámica, con las que era posible preparar los alimentos de forma más compleja.

Un gran avance en la época medieval

En el medievo se obtuvo un gran avance en la forma de cocinar. En este período se perfeccionó el uso de metales y comenzaron a fabricarse una amplia gama de utensilios como: cucharas, tenedores, tijeras y cuchillos. También se comenzaron a utilizar las ollas, sartenes y calderos hechos de barro, hierro y bronce.

Además, se crearon los llamados “anafres”. Estos eran pequeños hornos fabricados en barro o metal que tenían una parte inferior donde se colocaba el carbón o la leña y otra superior donde se ponía la olla.

Lo interesante de estos hornos es que eran fáciles de utilizar y transportar. Por supuesto, casi siempre se colocaban fuera de la casa para que los gases se disolvieran en el ambiente.

A principios del siglo XIX, los hornos se volvieron cada vez más complejos. De este modo, comenzaron a fabricarse las cocinas a gas, una fuente de energía más limpia que el carbón. Más adelante, con la revolución industrial y los avances tecnológicos se crearon una serie de utensilios de cocina prácticos y funcionales que agilizan el trabajo de cocción.

Y es así como llegamos a lo más reciente: las cocinas de vitrocerámica eléctricas. Con las mismas es posible controlar el calor de forma precisa para dejar los alimentos en el punto de cocción exacto.

Sin duda, la tecnología ha cambiado nuestra forma de vida para mejor. Ahora cocinar es más sencillo y nos deja tiempo para compartir con nuestros seres queridos.

Foto de portada vía Mylittlekitchen.es


This entry was posted on Dimarts, 22 desembre, 2020 at 9:13 and is filed under General. You can follow any responses to this entry through the feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deixa un comentari