Vías romanas

La principal vía de comunicación del área de estudio, es sin duda el río Segre, que seguramente era navegable río abajo en algunos de los tramos a partir de Balaguer. De todos modos, sabemos de la existencia de una ruta terrestre que seguiría la cuenca fluvial desde Ilerda hasta llegar al cuello de Pertxa cerca de Iulia Libica, y de allá cogería el valle del Tet hasta llegar a Ruscino y la costa mediterránea.

Ruta terrestre de Ilerda a Ruscino

Ruta terrestre de Ilerda a Ruscino

Toda esta ruta terrestre se ha creído era la que usó Aníbal con el ejército cartaginés y elefantes en su paso por los Pirineos hasta llegar a Iliberris (Elna). Ya hace unos años, Aina Muñoz (UAB) realizó un estudio detallado con aplicaciones SIG para reconstruir el relevo de esta ruta, y ver la posibilidad de que carros y elefantes lo pudieran transitar. La ruta del Segre tiene un par de puntos críticos por sus gorgues y gradientes como sería la zona de los puentes de Organyà que harían muy complicado su tráfico.

Rutas y dificultades de movilidad del ejército de Aníbal (Aina Muñoz)

Rutas y dificultades de movilidad del ejército de Aníbal (Aina Muñoz)

Por supuesto, con la conquista romana la vía se mejoraría, aunque solo para facilitar el tráfico de animales de carga, una vez condicionados el paso del río con la ayuda de algunos puentes y mejorando el acceso a algunos de sus puertos de montaña. El estudio detallado de todas las vías romanas del Cataluña y sus costes y accesibilidad se está llevando a cabo por Pau De Soto dentro de otro proyecto con el título Redes de comunicación y organización territorial del Imperio romano de occidente. Network Analysis aplicado al transporte en la antigüedad. RTI2018-098905-J-I00. (MCIU/AEI/FEDER, UE)