Qué es la ITE (Inspección Técnica del Edificio) y cuándo pasarla

La ITE es una inspección técnica visual obligatoria que describe el estado de conservación del inmueble. Los plazos de la ejecución y el alcance de la inspección varían en función de la comunidad autónoma, provincia o municipio en donde se encuentre el inmueble.

Si en el trascurso de esta inspección se detectan problemas graves, es imperativo legal que la comunidad se haga cargo de estos problemas y contratar a un arquitecto que vea y compruebe dichas anomalías, organice las reparaciones y luego pasar de nuevo la ITE. Si este tipo de trabajos no se acaban, la ITE será negativa, y no se podría vender una vivienda de cierta antigüedad sin este certificado positivo.

¿Por qué se debe tener este certificado ITE?

El paso del tiempo afecta a la estructura de cualquier edifico por muy buenos materiales que se hayan usado para la construcción del mismo. Por eso se realiza este tipo de inspección, consistente en la inspección visual de un edificio por parte de un técnico cualificado para determinar que éste es seguro tanto para los vecinos que lo habitan, como para las personas, vehículos o mobiliario adyacente. Se considera un técnico cualificado a un aparejador, ingeniero o arquitecto.

Una vez realizada la inspección, se realiza un certificado por el técnico cualificado, quien hace entrega al organismo oficial de la Comunidad, y emite un certificado positivo o negativo del edificio. Pasar la ITE no es un trámite complicado, aunque los precios pueden variar dependiendo de la profesionalidad y experiencia de quien lo realice. 

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), los requisitos de la ITE, su coste, las ayudas, etc. son muy variables, y la calidad de los informes también, pues no incluye estudios exhaustivos ni pruebas homologadas, algo que –considera– sería necesario, además de una garantía para los usuarios. También es importante la Comunidad o Provincia de España donde se realiza, el precio varía dependiendo la zona.

Si en la inspección se encuentran problemas, dependiendo de su gravedad se deberán tomar distintas soluciones. Si son temas graves, como pueden ser los estructurales, la comunidad deberá contratar a un técnico que gestione las obras de rehabilitación y, una vez finalizadas, se debe presentar las mejoras al organismo competente de cada comunidad o ayuntamiento. Las complicaciones leves entran dentro del mantenimiento normal del edificio.

¿Qué pasa si no tenemos La ITE en nuestro edificio?

Es muy importante estar al día con la ITE en nuestro edificio ya que no solo los organismos oficiales puede hacer en cualquier momento inspecciones de oficio, sino que si ocurriera algún accidente relacionado con la vivienda, podría ser una multa o responsabilidad civil grande.

Además, si no se dispone de este certificado, se pueden denegar hipotecas por parte de las entidades bancarias. Incluso los seguros pueden llegar a no hacerse cargo de cualquier incidente provocado por una mala conservación del inmueble.

Deja un comentario


By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web se ponen a "permitir cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar" a continuación a continuación, usted está consintiendo estas.

Cerrar