Las tendencias en cuanto a sitios para hacer turismo cambian constantemente debido a las preferencias de los viajeros y a la publicidad que pueda tener el sitio en cuestión. Sin embargo, algunos lugares se mantienen en crecimiento, por lo que su popularidad aumenta considerablemente durante un largo periodo y hasta suele no decaer.

Dubrovnik es una prueba de ello, ya que está en un crecimiento constante, siendo actualmente conocida como la perla del Adriático, por sus buenas condiciones para el turismo. Esta ciudad de Croacia puede encantar hasta al más exigente, invitando a los turistas a pasear por sus calles, conocer sus secretos y bañarse en sus playas, las cuales son un espectáculo sin igual.

¿Qué ver?

Puede que te preguntes qué ver en Dubrovnik, puesto que un viaje como este debe estar lleno de sitios que recorrer y actividades que realizar. En este sentido, la ciudad está bien dotada, tanto arquitectónicamente como en cuanto a historia, contando con una gran cantidad de lugares que recorrer y conocer.

Además, para los amantes de los paisajes y la fotografía, esta ciudad les brinda una gran cantidad de escenarios que pueden dejar sin aliento a cualquier persona. Podrás disfrutar de visitas a sitios importantes de la zona, como el Palacio del Rector, ya que este tiene una gran importancia histórica en la ciudad.

Igualmente, los paseos por la muralla de la ciudad y sus distintas fortalezas dan una demostración de cómo fue el lugar.

Un paseo por el mar

Sin embargo, no todo es historia, cultura y lugares que recorrer, puesto que también puedes decantarte por tumbarte al sol y disfrutar de las playas de la zona.

En este caso, al igual que las playas del resto del país, las playas de Dubrovnik son conocidas como playas de roca o guijarros. Asimismo, su arena es gruesa, siendo recomendable contar con un calzado adecuado para no hacerse daño en los dedos al caminar.

Estas zonas de la ciudad están poco urbanizadas, por lo que las playas son parajes casi vírgenes, con aguas transparentes, calificadas por ser las más limpias del Mediterráneo.

Contar con unas vacaciones en un sitio como Dubrovnik puede ayudarte a desconectar de tu día a día, disfrutar de las caminatas, de las playas y de las vistas de forma especial. De la misma forma, es un lugar ideal para pasar algo de tiempo, para poder conocer y deleitarse con todo lo que puede ofrecer esta perla del Adriático.