El efecto relajante de utilizar aceite para masajes

Cuando ya parecía que todo estaba escrito en el mundo de los masajes aparecieron los aceites. Un producto natural, adaptado, que podemos hacer a nuestro gusto y que, además, puede ser muchísimo más beneficioso para nuestra piel y nuestro organismo que una simple crema.

Cada día son más los fisioterapeutas y masajistas que recurren al aceite y olvidan las cremas, para potenciar cuestiones como la elasticidad de la piel, el aroma o la naturalidad. Además, hoy en día, hemos notado en el mercado un aumento considerable del número y tipo de aceites especiales para masajes, con productos naturales y que nos permite probar nuevos conceptos y experiencias.

En el post de hoy queremos hablaros de los beneficios y ventajas que podemos notar cuando utilizamos aceites para dar masajes, desde cuestiones más sencillas como simplemente el olor hasta cuestiones más complejas como los beneficios para el organismo.

Esperamos que os resulte útil y, si queréis haceros con un aceite especial para vosotros, nosotros desde aquí os recomendamos la compra de aceite CBD de Sensi Seeds. Un aceite natural que, sin duda, no os dejará indiferentes.

La aromaterapia, un principio de mejora

Una de las cuestiones más evidentes que salen a la luz una vez empezamos a utilizar los aceites en nuestros masajes es el olor. Gracias a los aceites esenciales podremos conseguir auténticos aromas que nos ayudarán a crear un ambiente relajado, distendido y que ayudará a que todos los músculos se destensen.

Además, lo bueno que tienen este tipo de masajes es que siempre podremos escoger el olor que más nos guste para disfrutarlo en cualquier tipo de masaje: afrutado, silvestre, más intenso, de lavanda… Todo un mundo de posibilidades a nuestro alcance.

Naturalidad en los ingredientes

Uno de los aspectos más destacables cuando hablamos de aceites para masajes es la naturalidad de los ingredientes con los que están hechos. A diferencia de las cremas, que pueden llevar muchísimos aditivos, colorantes y, en definitiva, ingredientes que no le aportan nada positivo a nuestra piel, los aceites se pueden conseguir fácilmente con elementos 100% naturales.

Además, si tenemos un poco de mañan y experiencia en el asunto, también podremos hacer nuestros propios aceites de masaje, mezclando unas gotitas de aceite esencial del olor que más nos guste con una gran parte de aceite base.

Distintas propiedades según el tipo de aceite.

Al estar hechos con ingredientes naturales, además de poder elegir el olor de nuestro aceite, también podremos escoger unos u otros ingredientes según la dolencia que queramos tratar. Partimos de la base de que los aceites más usados pueden ser el de coco, el de almendra o el de jojoba.

Después, según queramos utilizarlo para una u otra lesión, podemos combinar estos con otros. Por ejemplo, para un masaje deportivo podríamos mezclar aceite de romero, de jengibre y de almendra. Para un masaje que quiera calmar el dolor de espalda o de cuello, podemos crear una combinación de aceite de jojoba con lavanda y jengibre.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.