Un regalo apetitoso: ¡estrellas Michelin!

Se acercan las Navidades y no sabemos qué regalar. Este problema se ha convertido ya todo un clásico, pero nos ocurre todos los años y, lo que es peor, cada vez resulta más difícil encontrar un presente distinto pero no extravagante, algo que haga realmente feliz a la otra persona.
Para salvar este trance, hace ya un tiempo que viene imponiéndose el regalo de experiencias, más que de objetos. Y, ¿qué mejor manera de mostrar a alguien lo que sientes por él que dedicándole una porción de tu tiempo? Pero tampoco aquí vale cualquier cosa.
Para acertar con este tipo de regalo, has de conocer muy bien los gustos y las preferencias de la persona en cuestión. Y, aunque se pueden regalar experiencias individuales, el verdadero regalo consiste en compartirlas y disfrutarlas en conjunto.

La alta cocina, para sibaritas y curiosos
Por eso, en este artículo te proponemos algo que hará las delicias de cualquiera: una cena a la luz de las estrellas… ¡Michelin! Porque la alta gastronomía hace tiempo que nos viene engatusando, poco a poco, con programas de televisión, anuncios… Los más importantes restauradores casi han suplido el papel de otras estrellas, las de cine, y nos deslumbran con la luz que irradian.

Captura

Quien más quien menos se ha sentido seducido en alguna ocasión por las propuestas de la alta cocina, basadas en ingredientes selectos y procesos innovadores.
Así que estos chefs nos deslumbran con su personalidad, pero también con su comida, que pocas veces, por no decir nunca, podemos permitirnos degustar. ¿Te gusta la idea? Si la respuesta es afirmativa, debes saber que muchos de los restaurantes galardonados con estrellas Michelin ofrecen menús especiales, de degustación, a los que puedes acceder no solo poniéndote en contacto con los propios restaurantes, sino también a través de empresas especializadas en el regalo de experiencias, que tienen su componente físico en cajas que puedes colocar bajo el árbol.
Así puedes disfrutar de una cena magnífica, repleta de platos de diseño, por una cantidad de dinero algo inferior a la habitual, que suele ser prohibitiva. ¿Qué elegirás para ese momento especial? Las opciones son casi infinitas pero, una vez elegido el restaurante, el menú degustación te va a hacer soñar.
Carnes exquisitas, los mejores pescados y mariscos, las creaciones más innovadoras… Todo dispuesto para halagar tu paladar y el de la persona a la que elijas. Y, para concluir la velada, un postre delicioso y ligero, como un café verde con helado: saludable y estimulante a un tiempo, no existe mejor broche final para una cena de ensueño. ¿Qué más se puede pedir a la Navidad?

 

Leave a Reply

Si us plau, demostra que no ets un robot * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.