Reflexión y filosofía
Blogs de la UAB |

Reflexionando sobre el significado de los nombres propios

El mundo esotérico está repleto de incertidumbres. Todos los días leemos qué dice el horóscopo, y de vez en cuando tratamos de conocer el futuro a través del tarot. Sin embargo, recientemente están emergiendo otros tipos de dudas relacionadas con los significados, de los sueños, las plantas, los colores… y especialmente el significado de nombres.

¿Qué tiene de especial el significado de nombres?

La gente suele sentirse vinculada con su pasado, y en alguna parte de su vida se interesan por el origen de su nombre, su historia, por qué les llamaron así. El significado de nombres mantiene un nexo con la personalidad de quien lo lleva, según afirman algunos. Varios de ellos poseen raíces hebreas, germánicas, cristianas y otras más remotas.

Habiendo surgido esta necesidad, los expertos divulgan sus conocimientos a través de páginas webs que muestran el origen de Sara, María, Alfonso… Y es que conforme avanza el tiempo, nos parece más curiosa la historia, nuestras raíces y la evolución de la lengua. Continuando con el ejemplo de María, ¿te han contado alguna vez que tiene la misma raíz que Miriam (myr)? Es decir, en realidad, se consideran el mismo nombre. Saber esto nos dota de información sobre nuestros antepasados, sus costumbres, sus creencias y nos ayuda a conocer mejor su significado.

Cómo se estructura la información de un nombre

Los especialistas en significados tienden a establecer las siguientes premisas.

  • A cada nombre le corresponde una información que se clasifica según el carácter y la personalidad que otorga a un sujeto, su origen, cuáles son sus variantes en otras lenguas, personas populares que se llaman así, etc. Finalmente, es habitual encontrarse con una breve descripción de la personalidad que implica tener un determinado nombre.
  • Orden por iniciales. El menú principal se segmenta en las distintas letras del abecedario.
  • Vídeos complementarios que explican el santoral, los diminutivos y otros detalles esotéricos que captan la atención del lector.

Adicionalmente, esta tendencia está adquiriendo un enfoque más profundo, en el cual te indagan otros aspectos interesantes sobre los nombres, en secciones completamente novedosas.

  • Significado de nombres de perros, loros, urones, peces, conejos, gatos y otros animales.
  • Hay blogs que te aconsejan paso a paso cómo elegir el nombre para un equipo de fútbol, o para una empresa, y tratan de que le otorgue un valor añadido.

Sin embargo, cabe destacar que el significado de los nombres, más allá de su etimología, no debe entenderse como un elemento esotérico.


Problemas de comunicación en la pareja: 3 soluciones que funcionan

Una de las cosas sobre las que más reflexionamos a lo largo de la vida es acerca del amor, concretamente cuando nos sentimos solos o lo hemos dejado con alguien. Por eso me apetece hablaros un poco de mi visión sobre cómo lidiar con esta problemática en el siglo XXI. Los problemas de comunicación en la pareja suelen estar detrás de la mayor parte de crisis en la relación. Hay parejas que hablan y hablan pero son incapaces de entenderse o de llegar a un acuerdo. Y es que la filosofía no solamente consiste en hablar sino en escuchar con el corazón abierto y ponerse el uno en el lugar del otro. En este artículo te voy a dar tres soluciones prácticas para que puedas mejorar los problemas de comunicación de forma radical.

¿Cómo saber si tenéis problemas de comunicación? Reflexiones interesantes

Una de las frases más frecuentes entre las parejas que tienen este tipo de dificultades es “no nos entendemos” y hay dos causas principales:

  • Existen parejas que evitan los conflictos y por eso no hablan de los temas más espinosos. De esta forma nunca tienen discusiones ni tensiones, pero hay tantos temas en el aire, que poco a poco se van distanciando el uno del otro. En estas circunstancias la comunicación más íntima, se hace realmente complicada. A la larga, la relación puede peligrar por la distancia afectiva.
  • Hay otras parejas que sí hablan, y mucho, pero aún así no logran entenderse. Una señal muy clara que de por “muy hablado que esté un tema” no está resuelto, es que vuelve a salir en la conversación cada dos por tres. Los reproches que se repiten como el ajo son una de las pistas claras de que un conflicto no ha sido aclarado o reparado y por eso aún no se puede archivar para siempre. En estos casos, la empatía es la asignatura pendiente.

Tres soluciones prácticas para mejorar los problemas de comunicación

  1. Elegir el momento idóneo para hablar. No vale cualquier momento y encontrar un buen momento para los dos puede ser un gran reto. Por la noche no porque uno está cansado y el otro quiere ver la tele para desconectar. Por la mañana no porque uno se levanta muy pronto para ir a trabajar y el otro a esas horas está dormido. A mediodía tampoco porque están los niños y delante de ellos no podemos hablar… Para muchas parejas encontrar el momento adecuado se convierte en misión imposible! Pero, ¿cómo va a funcionar una pareja si no le dedicamos ningún espacio? Antes de empezar a hablar, el primer reto es encontrar el momento adecuado así que ¡sacad las agendas y a buscar! Reservaros al menos una hora en la que podáis estar tranquilos y libres de interrupciones, en un lugar privado.
  2. Dejar a un lado las críticas. Cuando hables deja de apuntar con el dedo a tu pareja con frases del estilo: “Porque tú…”, “Pero es que tú…”, “Porque si tú no hicieras, o no dijeras”… Cuando es tu turno para hablar, parte de tu responsabilidad consiste en evitar que tu pareja se ponga a la defensiva así que olvida las críticas y los reproches. El objetivo es que hables de ti con frases del estilo:
      • Cuando tu haces … yo me siento…
      • Cuando tú dices… yo entiendo…
      • Cuándo tú estás… necesito que…
  3. Empezad por escuchar, no por hablar. El ingrediente indispensable para una buena comunicación no es hablar sino su complemento ESCUCHAR! Seguro que os suena una de las quejas más habituales en las parejas “es que no me escucha”, y sin embargo en la mayor parte de los casos el otro sí ha oído las palabras que le hemos dirigido pero seguramente no las ha escuchado. O no ha entendido el verdadero mensaje que esconden las palabras. Para mejorar la comunicación, debéis repartiros el tiempo que tengáis disponible. Por ejemplo si tenéis una hora, reservad media hora para cada uno.

El que toma la palabra tiene que poder expresarse sin interrupciones. El que escucha puede tomar notas para cuando llegue su turno. Este turno no tiene como objetivo justificarse, ponerse a la defensiva o contraatacar. Al contrario, el turno se debe usar para explicarle a la pareja lo que se ha entendido de lo que ha estado exponiendo. Algo así como “de acuerdo, de lo que me has explicado he entendido que cuando hago planes con mis amigos sin hablar contigo primero, sientes que no eres importante para mi ¿es así?, ¿lo he entendido bien?. El objetivo principal es que los dos sintáis que el otro os ha entendido.

¡Cuidado!: estos ejercicios para mejorar los problemas de comunicación en la pareja, ¡tienen efectos secundarios! Si conseguís hablar y aclarar vuestras diferencias veréis como pronto el ambiente en casa es mucho más agradable y lo que ayer parecía imposible, hoy puede ser sorprendentemente fácil.

Y si no lográis, pedid ayuda. Los problemas de comunicación no se resuelven solos y un buen terapeuta de pareja os puede ayudar a reconducirlos.


Frases para reflexionar y motivarte en la vida

Estaba pensando en el post que hice ayer acerca de la meditación de tus acciones, y me ha surgido una nueva propuesta que, en mi opinión, puede ayudarnos a crecer personalmente: la lectura de frases para reflexionar sobre la vida, el trabajo, la familia y el amor, así como la creación de tu propio repertorio de citas.

Al fin y al cabo, cuando dejamos este mundo, lo que queda de nosotros son los recuerdos, nuestras contribuciones y el típico “mi padre siempre decía…”. Para ser considerado alguien que marcó la sociedad, es necesario hacer una reflexión sobre los pasos que vas dando para superarte cada día, elegir el mejor camino posible y ganar seguridad en uno mismo.

frases de la vida

Las frases de la vida cumplen una importante función en el día a día

¿Y qué mejor que aprender de las leyendas? Desde un deportista de élite como John McEnroe que lo ganó todo hasta un visionario como Steve Jobs que revolucionó más de 5 industrias, tienen mucho que enseñarnos sobre el éxito. Hay sitios que recogen sus frases de la vida para reflexionar con las que realmente puedes aprender y sirven como motivación.

Pero… ¿cómo implemento esto con lo que dije ayer? Hacer un repaso de las personas con las que te sientes identificadas, sus hazañas, extravagancias, aciertos y errores, trae muchos beneficios.

  • Te ayuda a concentrarte en todo aquello que hagas durante tu jornada. La clave reside en la motivación. Si hay algún día que te sientes decaído, deprimido o triste, ver algún discurso como este de Stanford levantará tu estado de ánimo considerablemente. En él hay una cantidad ingente de frases que puedes recoger con lecciones sobre la vida para poner en marcha desde ya.
  • Sirven para estimular tu afán de superación, de ser mejor en lo que haces y cómo lo haces. Ayer explicaba que con una libreta de notas mejoras tu productividad. Queriendo superarte acelerarás este proceso.
  • Valorarás más la vida. Muchas de las citas de autores contienen mensajes profundos, palabras que llegan al corazón, que te hacen ver lo que de verdad merece la pena para olvidarte de problemas banales que suelen rondar nuestras cabezas.

Solamente debes incorporar a tu rutina 10 minutos de lectura de estas frases, y también te recomiendo leer biografías y aspectos sobre cómo vivían estas eminencias. Esto te convertirá en alguien mejor, te permitirá encontrar el camino para llegar a lo más alto en tu carrera y combinarlo con otros ámbitos como el familiar o el amoroso.

Espero que te hayan interesado estas frases de reflexión sobre la vida y las emplees para marcar tus pautas a seguir en el futuro.


La importancia de meditar sobre tus acciones

La vida no se resume en tiempo, sino en acciones. Unas veces acertamos, otras fallamos. La esencia de este post consiste en hacerte ver (a mí también) por qué hay que meditar todo lo que hemos hecho al final del día.

En la vida actual nos despertamos con mil cosas que hacer. No es fácil tomarse el día a día con calma si te encuentras en la etapa de adulto: llevar a los niños al colegio, elaborar un informe de ventas al jefe, preparar las comidas, prestar atención a tus amigos, a la pareja, contestar llamadas, concertar citas, mantenerse en forma… y podría seguir con dos parrafadas más.

decisiones

Puede que algunos puntos no parezcan importantes a corto plazo, pero a la larga puede suponer que tu felicidad y la de los de alrededor se vea afectada por tus decisiones. Por ejemplo, piensas que tus hijos están comiendo bien pero en el fondo les estás sobrealimentando con comida basura. “Tienen energía suficiente para todo el día”, pero no te has parado a pensar que en su futuro corren un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. “No me hace falta repasar ese informe de consultoría. No tengo tiempo y sé que está bien hecho”, cuando en él había un fallo grave que perjudicará gravemente a tu cliente.

Así… hay cientos no, miles de decisiones rutinarias que no podemos repasar porque estamos en constante estrés.

Mis propuestas para reflexionar y llevar un ritmo de vida más desenfrenado

  • Apunta en una libreta cada una de las decisiones que has tomado a lo largo de la jornada. Te llevará 20 segundos y servirá para ordenar tus ideas más adelante.
  • Dedica media hora cada noche a reflexionar sobre dichas acciones. ¿Han sido afortunadas o te has equivocado? ¿Por qué?
  • ¿En qué podrías mejorar?
  • Finalmente, tómate 10 minutos para cerrar los ojos y no pensar en nada.

Al principio puede que te cueste más tiempo, pero con el paso de las semanas cogerás fluidez, y en tu rutina seras mucho más productivo de lo que nunca antes habías sido. Creo que es una buena estrategia no solo a nivel psicológico, sino también de salud.