Camino de vuelta a la memoria: el origen del Sunbelt (por Russ Bernard)

Un poco de historia para los que se han dado cuenta de que éste es el 40 cumpleaños del INSNA, pero sólo el 37 del Sunbelt. Para poner todo esto en perspectiva, hay un par de publicaciones de obligada lectura. Primero, para tener un panorama general, hay que leer la historia definitiva del análisis de redes sociales (ARS), el libro de Linton Freeman de 2004, “The Development of Social Network Analysis”. Lin ha publicado el libro en ResearchGate (http://tinyurl.com/ycflqfzk) y lo ha actualizado en 2011 en un capítulo del Handbook of Social Network Analysis de Sage, editado por John Scott y Peter Harrington. Lin publicó el capítulo actualizado en su web.

A continuación habría que leer la historia definitiva del INSNA, el artículo de Barry Wellman del año 2000 “Networking Network Analysts: how INSNA (the International Network for Social Network Analysis) came to be”, publicado en Connections, y disponible aquí. En dicho artículo, Barry habla sobre la naturaleza informal del INSNA. Era, en palabras de Barry, “una red, no una sociedad o una asociación”, lo que habría implicado demasiada estructura para conseguir que se hicieran las cosas. Aunque “sin una estructura definida”, señalaba Barry, “era difícil conseguir que otros hicieran cualquier tipo de trabajo organizativo (con excepción de la conferencia del Sunbelt, que funcionó siempre bien y de manera autónoma)”.

Sobre el Sunbelt. El congreso “Sunbelt” empezó de la misma manera en que empezó el INSNA. Sin estructuras, ni reglas. Simplemente había que aparecer, presentar los trabajos de investigación, echar un buen rato, y esperar al próximo para hacerlo todo de nuevo. El Sunbelt surgió de una serie de conferencias en la década de los 1970 en el entonces campo en desarrollo del ARS. Las conferencias fueron iniciadas por Lin Freeman. Peter Killworth y yo, organizamos dos conferencias en Cheat Lake, West Virginia, una en 1973 y otra en 1974. Yo conseguí una subvención del Mathematical Social Science Board (MSSB) del Social Science Research Council para organizar un tercer encuentro en Cheat Lake en 1975, y coincidió que Sam Leinhardt y Paul Holland habían conseguido también una ayuda del MSSB. Ellos estaban pensando en un congreso mucho mayor. De modo que combinamos nuestros recursos y dos equipos (Holland/Leinhardt, Bernard/Killworth) coorganizaron la conferencia de 1975, en Dartmouth (ver foto adjunta).

Todas las conferencias de formación fueron apoyadas por subvenciones, por lo tanto, por fuerza, sólo un subconjunto de la creciente población de investigadores en ARS podía asistir a las mismas. Mientras tanto, Starr Roxanne Hiltz y Murray Turoff estaban trabajando en desarrollar la idea de Turrof, un sistema de comunicación que permitiría a los investigadores comunicarse a través de ordenadores. Hiltz y Turoff llamaron a dicho medio “sistema electrónico de intercambio de información” (EIES, según las siglas en inglés), que se pronuncia “eyes” [ojos]. La National Science Foundation hizo una convocatoria de propuestas para que académicos de diferentes disciplinas pusieran en marcha redes de comunicación experimental. Lin Freeman consiguió una de dichas ayudas y puso en marcha el grupo 35 en la red EIES (había 35 investigadores de ARS en el grupo original). Todos los miembros del grupo 35 fueron invitados a la Universidad Leigh a una sesión de orientación y a partir de entonces empezó el experimento EIES en 1977-78.

En el verano de 1979, me mudé de la Universidad de West Virginia a la Universidad de Florida, en Gainesville. Al Wolfe se había mudado unos años antes a la Universidad de South Florida, en Tampa, a unas 125 millas de Gainesville. Al y yo estábamos en la EIES y cuando la conversación en la red se centró en el problema de dónde serían las próximas conferencias, Al y yo nos ofrecimos para hacer algo diferente: invitamos a la gente a venir a Tampa en febrero (cuando la gente en el norte estaría buscando un pretexto para alejarse del invierno) sin ningún tipo de respaldo ni subvenciones. Es decir, “venga usted, pague su propio transporte, alojamiento y comida, y nosotros ofrecemos un lugar y un programa”: 35 personas se presentaron en 1981 (no los 35 que estaban en EIES), y cuando la conferencia terminó, la gente preguntó si repetiríamos (en el mismo momento y lugar) en 1982. Esta vez, 70 personas se presentaron, la conferencia se trasladó a San Diego en 1983 (Doug White), a Phoenix en 1984 (Brian Foster), y así sucesivamente…

En 1988, Barry pasó el relevo como editor de Connections a Al Wolfe y Susan Greenbaum. En su editorial inaugural, Al Wolfe aseguró a los lectores: “no intentaremos cambiar nada en 1988, habiendo tomado el relevo a mitad de año y en la mitad del volumen, por así decirlo. Ojalá que los consejos de redacción que ya existen sigan funcionando”.

Al siguió diciendo: “Con el tiempo esperamos que el INSNA esté suficientemente organizado para servirnos a todos mejor a través de la organización de conferencias y talleres, además de los congresos Sunbelt. Incluso en SBSNC podría beneficiarse de una afiliación más cercana con el INSNA, porque todos los años asumimos el riesgo de que los organizadores voluntarios no tengan todo preparado a tiempo, hagan todos los anuncios a tiempo, etcétera. Parece que podemos estar preparados para febrero de 1989. Jeff Johnson está anunciando la conferencia en la misma localidad donde se hicieron las dos primeras, en 1981 y 1982, en el Bay Harbor Inn de Tampa. Por favor, ayuden a Jeff a difundirlo, y no olvides entregarle tu propio abstract en la Universidad de East Carolina, Greenville, NC”.

Y así fue. El INSNA consiguió su estructura, el Sunbelt se convirtió en un evento auspiciado por el INSNA, y aquí estamos otras tres décadas después: la conferencia Sunbelt del INSNA es la conferencia que muchos de nosotros esperamos cada año porque, como dice Barry, no es sólo un nombre.