Archivo de la etiqueta: vinilos decorativos

Decora tu casa con vinilos

Los vinilos decorativos se han convertido en uno de los elementos más solicitados en los últimos años por parte de los decoradores por su comodidad y su practicidad a la hora de rellenar espacios.

Aportan soluciones creativas para todo tipo de espacios, ya que podemos colocarlos en el baño, en el salón, en la cocina, etc. La colocación de vinilos además, es muy práctica. Es decir, los vinilos decorativos se adaptan a casi todas las superficies, pudiendolos colocar en paredes lisas, cerámica, cristales o vidrios, o azulejos.

Es un recurso muy interesante para decorar habitaciones infantiles por ejemplo, pudiendo cubrir paredes con personajes de dibujos animados y otras figuras. Además, para la cocina o el baño podemos encontrar dibujos o frases dedicadas a estos espacios que complementen la decoración principal.

Hay vinilos grandes y pequeños aunque muchos vienen por piezas de adhesivos para facilitar la colocación. A continuación os dejamos algunos consejos para colocar y despegar vinilos con mayor facilidad.

Colocación de vinilos

Los vinilos son adhesivos que precisan de cierta técnica para su colocación. Es común encontrarnos vinilos mal pegados con burbujas de aire que rompen la estética de los mismos. Es importante colocar los vinilos con precisión para evitar estos espacios nada bonitos.

Para colocarlos correctamente, debemos utiizar una espátula para ir cubriendo el adhesivo sin dejar burbujas de aire. Si ya lo hemos colocado incorrectamente, podemos arreglar nuestro vinilo despegándolo de nuevo o pinchando la burbuja de aire con un alfiler para que el aire salga.

No obstante, esto es complejo y delicado ya que podremos estropear la estética sino lo adherimos correctamente tras el pinchazo.

Si queremos despegar el vinilo para colocar en otro lugar, tendremos que rascar suavemente uno de los extremos con la uña y retirarlo lentamente para que no sufra ninguna rotura.

También podemos utilizar un secador de pelo para ayudarnos a despegarlo, ya que el calor del secador hará que la pintura se levante poco a poco, facilitando la tarea de despegue.