Lo que la flama dice de tu calentador

¿Tenéis un calentador en casa? El calentador es una de las piezas más importantes en una vivienda ya que nos permite calentar el agua para poder ducharnos o fregar con agua caliente. En muchos hogares esto no es necesario porque viven en lugares donde la temperatura media es de más de 28ºC pero, el mayoría de países, esto no es así y los hogares sufren temperaturas frías de manera continua.

Una casa fría es sinónimo de malestar, ya que cuando llegamos a casa lo único que queremos es que nuestro hogar sea acogedor. Tener una temperatura agradable en el ambiente y poder darnos una ducha caliente en casa es algo básico para estar feliz en una vivienda, por lo que la salud de nuestro calentador es imprescindible para disfrutar de nuestra estancia en casa.

Ahora bien, tener el calentador en perfectas condiciones no es tan sencillo como parece. Muchas veces la flama nos indica los problemas que puede tener nuestro calentador. Por poner un ejemplo, si la flama de nuestro calentador sale muy pequeña, probablemente nuestro calentador no fue revisado y tenga problemas en los conductos.

La flama pequeña es quizá el problema más habitual en un calentador y esto se soluciona con una limpieza adecuada del aparato. No obstante, hay calentadores que precisan demasiado mantenimiento y, por ello, ofrecemos una serie de calentadores nuevos para que el agua caliente sea lo más eficiente posible en casa.

¿Qué ocurre si no arreglamos esta avería en nuestro calentador de depósito? Una flama demasiado pequeña es ineficaz para calentar el agua por lo que gastaremos más energía y tendremos mucha menos agua caliente en nuestro bóiler. Debemos tener en cuenta que este tipo de averías no se pueden solucionar con un pequeño arreglo y quizá la mejor opción sea comprar un calentador de nuevo.

Además, este tipo de llamas suelen cambiar de color y puede suponer un peligro para tu familia al exponerla a niveles altos de monóxido de carbono. Recuerda siempre que el calentador es un aparato básico para tu hogar, así que no deberías escatimar en él lo más mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *