Blog de perez

Altre lloc Blogs.uab.cat

Feb 15 2016

Mi marido me quiere ver con otro

Posted in General by 1276161 |

Era un martes por la mañana como cualquier otro. Acaba de tener sexo matutino con mi perfecto marido. Llevamos casados 5 años, y estoy muy feliz de poder decir que no hemos perdido la chispa en absoluto, mucho menos en la cama. Los dos gozamos y disfrutamos de mucho sexo y muy guarro, justo como nos gusta. El es un hombre de negocio con exito que a sus 35 años se mantiene muy en forma. Le gusta ir al gimnasio y tener unos buenos brazos, y a mi obviamente me gusta mucho que se siga cuidado, incluso estando casados. Y a mi tambien me gusta cuidarme y lucir un buen cuerpo. Soy rubia, con el pelo un poco corto, ojos azules, culo bonito y unas grandes tetas que me operé como regalo de bodas para mi estupendo marido.

Despues de tener sexo, me fui a dar una ducha rapida. Cuando salí, con la toalla que me cubria las tetas y la vagina, mi marido me dijo, en voz picantona pero un poco asustado, que últimamante estaba fantaseando con verme mientras me acostaba con otro tio. Me quedé parada, muy sorprendida por una proposición así de sucia, y me quedé pensando unos segundos. Le pregunte que queria decir, si hacer un trio o como le gustaria. Me dijo que no, que el no queria participar, solo que queria ver como otro hombre me penetraba o como me se la comía a otro. Me quedé dubitativa.

Después de pensarlo unos minutos, le dije que me parecia bien, pero que tenía dos condiciones. Que el buscase el hombre, y que fuese un tio bueno que ninguno de los dos conociesemos. No queria ningun feo y mucho menos un amigo. La otra condición fue que el podía mirar, pero no en persona. Me pondría demasiado nerviosa y no podría hacerlo, así que tendría que mirar a través de las camaras de seguridad que tenemos en casa. El aceptó al instante, y dijimos que lo hariamos el viernes por la tarde.

Y llegó el viernes. Yo estaba muy nerviosa, cuando me casé pensé que mi marido seria el último hombre con el que me acostaría, y me gustaba la idea. Así que ahí estaba yo, nerviosa esperando en el sofa vestida con una lenceria muy sexy, con un tanga y un pequeño sujetador.

A las 7 en punto alguien llamó a la puerta. Me levanté y me acerqué al interfono. Mirando por la camara vi un hombre de unos 30 años, que estaba muy en forma y guapo, con ojos azules. Mi marido habia escogido bien el chico. Le abrí la puerta y nos dimos dos besos en las mejillas. Le dijé que estaba un poco nerviosa, y mejor no hablabamos y ibamos directos al tema. El accedió, y nos empezamos a besar. El hombre besaba muy bien, y me agarraba el culo con mucha fuerza, cosa que me ponia a 100. El me subio y me dijo que le guiase hasta la hbaitación.

Estaba muy caliente, y lo que mas me ponia era la idea de tener a mi marido mirando por las camaras. Me lo imaginaba tocandose mientras yo estaba con ese hombre. El me tumbó en la cama, y empezó a besarme las tetas, despues de que me quito el sujetador con mucha arte. Siguio bajando poco a poco, por el ombligo, las ingles, hasta que empezo a besarme el clitoris por encima del tanga. Lo apartó un poco y me lamio el clitoris con mucho amor. Que gustazo.

Al rato yo me levanté, le tumbé en la cama con autoridad como me gusta hacer, y le quite la camiseta. A mi vista quedo ese cuerpo cultivado en el gimnasio, y lo bese por todas partes. El pecho, las abdominales… Hasta llegar a los panalones. Se los baje, le quite los calzoncillos y me puse su pene en mi boca, hasta la garganta, como a mi me gusta.

Empecé a succionar ese precioso miembro bien depilado con mucho amor. A los dos minutos de jugar con el, ya no aguantaba mas y me puse encima de el, introdujendo su pene en mi vagina. Que bien sentia tener una picha distinta a la de mi marido dentro de mi.

Practicamos sexo toda la tarde, mas de 4 horas. El se corrió 4 veces, aguanto como un campeon, y yo perdí la cuenta a la 5 vez. Fue una tarde de lujuria dificil de explicar y describir en la que yo, mi marido y un desconocido gozamos mucho sin herir los sentimientos de nadie.

Xvideos

 


No hay comentarios