Recetas para acabar con el 50% del fracaso escolar (1): Pon exámenes más fáciles

Posted by Pere Marqués Graells

Está claro que estamos haciendo las cosas mal. Un 30% “crónico” (desde siempre) de fracaso escolar “reconocido” al final de la etapa de enseñanza obligatoria debería ser algo INACEPTABLE para los docentes, para los pedagogos, para los políticos, para las familias…

Evidentemente las soluciones no son fáciles, pero a partir de las investigaciones que estamos realizando desde el grupo “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) de la Universidad Autónoma de Barcelona hemos identificado algunas “recetas” que pueden ayudarnos a reducir significativamente este problema. Algunas de ellas requieren el apoyo de los nuevos instrumentos tecnológicos (TIC).

Ahí va la primera “receta”. Agradeceré comentarios críticos y el contacto de profesores que quieran unirse a nuestras investigaciones experimentando estas “recetas” con sus alumnos y proporcionando luego sus valoraciones.

¿Quieres reducir el fracaso escolar? Pues haz que los exámenes sean más fáciles.

Estaremos de acuerdo en que si hacemos que los exámenes les resulten más fáciles a los estudiantes, aprobarán más alumnos. ¿Verdad?

Pues se trata de hacer esto. Pero de una manera en la que además TODOS los estudiantes aprendan más y adquieran los conocimientos y competencias que la sociedad actual exige a sus ciudadanos. ¿Cómo? Veamos…

El origen del problema.

Actualmente, y aún cuando se van introduciendo sistemas de evaluación continua, la mayor parte de las actividades que configuran las notas de nuestros estudiantes proceden de exámenes memorísticos. De manera que los alumnos que no tienen buena memoria o no tienen técnicas de estudio, hábitos de concentración o la voluntad para pararse a memorizar, quedan prácticamente suspendidos.

Y así desde Primaria, poco a poco, estos alumnos se van frustrando y se van marginando más y más del sistema escolar. Muchos pasarán a ser abiertamente “alumnos problema” al llegar a la adolescencia en la ESO.

La propuesta: reduzcamos al 50% los exámenes memorísticos.

¿Por qué no dejamos que los alumnos hagan ALGUNOS de los exámenes con una “chuleta”? O, en su caso con sus los apuntes, con el libro de texto o con acceso a determinados contenidos de Internet.

Para resolver problemas más complejos de física o matemáticas podemos dejarles las fórmulas; para hacer comentarios de textos literarios podemos dejarles los apuntes sobre métrica, rima y figuras estilísticas; para comparar la sociedad de la Alta Edad Media con la del Renacimiento tal vez podemos dejarles consultar el libro de texto…

… Así podremos ver si el alumno sabe resolver problemas, si sabe hacer bien comentarios de textos literarios o si sabe confrontar y comentar las diferencias entre sociedades. Y… ¿verdad que suspenderían menos?

Claro que con estos exámenes con acceso a información no sabremos si el alumno sabe de memoria las fórmulas, las figuras estilísticas o todas las características del renacimiento… Solamente sabemos si sabe resolver problemas, si comenta bien los textos… Pero no hay problema…

… También seguiremos haciendo exámenes memorísticos

Cuando queramos evaluar la capacidad de memoria de estudiantes y conocer en qué medida han memorizado las fórmulas de física, les pondremos un examen de memoria de fórmulas de física, “sin chuleta”. Y ya está.

No estamos abogando por el abandono de la actividad memorística. Las personas necesitamos saber cosas de memoria, empezando por tener un amplio vocabulario con el que expresarnos al hablar o escribir. Aunque tengamos toda la información del mundo al alcance desde nuestro móvil, con Google…, necesitamos conocer muchos conceptos y hechos de referencia para poder comunicarnos con agilidad y hasta para poder buscar en Internet la información que necesitemos en cada momento.

De la misma manera que, aunque tengamos calculadoras para realizar cálculos complejos, necesitamos buenas competencias de cálculo mental con operaciones simples. De la misma manera que, aunque trabajemos con editores de texto y correctores ortográficos, necesitamos saber escribir con letra legible y sin faltas de ortografía.

En definitiva nuestra propuesta es…

En definitiva, nuestra propuesta es que antes de preparar un examen tengamos bien claro lo que pretendemos medir y no mezclemos en un mismo examen las “preguntas de memoria” con otras actividades cognitivas que ya diferenció Benjamin Bloom a mediados del siglo XX: comprender, analizar, sintetizar, aplicar, valorar…

De esta manera, si ponemos 2 exámenes (uno de “fórmulas sin chuleta” y otro de problemas “con chuleta”) el alumno que no ha memorizado las fórmulas suspenderá el examen de fórmulas, pero quizás aprobará el examen de problemas. Así evitaremos que los alumnos que no recuerden las fórmulas queden automáticamente suspendidos, sin opción a demostrar si saben analizar, razonar y solucionar los problemas. Y de esta manera muchos alumnos hiperactivos, poco dados a concentrarse y memorizar pero que comprenden bien las cosas, disponiendo de las fórmulas podrán resolver los problemas y aprobar los exámenes.

Por lo tanto, y en coherencia también con esta evolución hacia un verdadero curriculum por competencias, nuestra propuesta es que procuremos que al menos un 50% de los exámenes (o de los ejercicios con puntuación importante) se hagan permitiendo a los estudiantes el acceso a determinadas fuentes de información.

Huelga decir que en estos exámenes no podemos incluir “preguntas de memoria” como ¿qué obras escribió Cervantes?, ni problemas de rutina del tipo calcula el área de un cuadrado cuyo lado mide 3 cm. Como se ha comentado deberán ser exámenes centrados en actividades de comprensión, análisis, síntesis, aplicación de conocimientos, valoraciones…

Continuará…

Ver también: Recetas para reducir al 50% el fracaso escolar (2): ¿Qué hacen en Primaria en “2020”? y ¿por qué no mejoran las notas de los alumnos con las TIC?

Recetas para acabar con el 50% el fracaso escolar (2): ¿Qué hacen en Primaria en “2020”?

Posted by Pere Marqués Graells

Vamos a entrar por unos momentos en “2020”, un mundo de ficción – ¿o quizás ya no es ficción? – en el que los ciudadanos tienen SIEMPRE a su alcance un ordenador conectado a Internet. Siempre que lo necesitan se entiende, de la misma manera que hoy en día nosotros podemos acceder fácilmente a una calculadora o a un teléfono cuando nos hace falta.

Para comprender mejor las implicaciones sociales y educativas de esta circunstancia, antes retrocedamos al pasado y recordemos que a mediados del siglo XX no teníamos calculadoras a nuestro alcance, y por ello en la escuela nos enseñaban a hacer largas operaciones (sumas, multiplicaciones, divisiones, raíces cuadradas…) para aplicarlas cuando hicieran falta en la vida. En carreras como las ingenierías se hacían cálculos complejos con la ayuda de tablas de logaritmos y reglas de cálculo.

Y todo esto hasta que las calculadoras se hicieron omnipresentes, arrinconado a las reglas de cálculo y expulsando del curriculum a las largas operaciones manuales. Ya no eran necesarias, pues las calculadoras nos hacían el trabajo. Aunque ATENCIÓN: hay que seguir cultivando el cálculo mental y saber realizar con rapidez y fiabilidad operaciones cortas sin calculadora.

Pues bien, en “2020”, nuestro mundo de ficción, resulta que los ordenadores e Internet son omnipresentes y casi gratuitos para todos los ciudadanos. Además cada persona tiene un ordenador personal que le acompaña siempre (como hoy el teléfono móvil) y que configura a su gusto y utiliza para almacenar todas las informaciones (datos, agenda, correos…) que considera interesantes. Dispone también de un disco virtual en Internet, donde se va haciendo un duplicado instantáneo del contenido de su ordenador, de manera que también puede acceder a sus datos desde cualquier otro equipo.

En definitiva, estos ciudadanos tienen en el ordenador una memoria complementaria y una versátil caja de herramientas: para acceder a cualquier conocimiento (con los buscadores de Internet), para ver lo que ocurre en cualquier lugar del mundo (TV y prensa digita), para comunicarse con cualquier persona (e-mail, videocomunicación), para participar en redes sociales, para ayudar a su cerebro a procesar información (editores de texto y mapas conceptuales, hojas de cálculo…), para hacer telegestiones (compras)….

No voy a extenderme aquí en la lista de cosas que podemos hacer con un potente ordenador conectado a Internet. Pero si quiero insistir en la idea central: en “2020” los ciudadanos siempre que lo necesitan pueden disponer de su ordenador. Por ello dicen: “yo soy yo y mi ordenador”. De la misma manera que hoy nuestros jóvenes dicen: “yo soy yo y mi teléfono móvil”

Por supuesto, en “2020” la escuela prepara adecuadamente a sus alumnos para este contexto en el que van a vivir, y desde pequeños realizan muchas de las actividades escolares (y la mayor parte de los exámenes) teniendo a su disposición un ordenador. De la misma manera también utilizan lápices, papel y libros, y escriben a mano, leen libros, realizan comentarios orales, debaten temas… No se abandonan los aprendizajes esenciales de toda la vida.

En este marco, en la Enseñanza Primaria se procura especialmente que los estudiantes adquieran buenas competencias: lectura comprensiva; expresión oral y escrita de ideas, sentimientos y síntesis de lecturas (con el menor número de faltas de ortografía y con un enriquecimiento progresivo de su vocabulario); razonamiento crítico; análisis gramaticales y del entorno que les rodea; cálculo mental; estrategias metodológicas para enfrentarse a diversas tareas y resolver problemas; creatividad e iniciativa; conocimiento de sí mismos y de los demás, que vayan configurando un sistema de valores…

… Y también por supuesto que conozcan su entorno natural y social, pero a partir de amenas explicaciones y sobre todo de actividades prácticas, realizadas muchas veces en grupo, con el apoyo de los ordenadores y con exposición final a toda la clase en la pizarra digital. Ver ejemplo.

Se realiza una evaluación continua, pero periódicamente se desarrollan unas actividades tipo examen que tienen una mayor incidencia en su calificación académica. Aunque algunos exámenes son memorísticos (dictados, fórmulas, conceptos básicos, hechos y lugares relevantes…), en la mayor parte de estos exámenes los alumnos pueden utilizar su ordenador como memoria complementaria (acceso a informaciones) e instrumento para el proceso de la información (editor, calculadora…).

… Y como es una ficción, diremos que tanto los alumnos más aventajados como los menos aplicados adquieren un buen nivel en las competencias básicas, ya que las trabajan mucho en clase y con actividades atractivas para ellos. Y como además la mayor parte de los exámenes no son memorísticos, y en definitiva consisten en aplicar las habilidades desarrolladas en los ejercicios realizados durante el curso, (no dependen de su memoria) la mayor parte de los alumnos (exceptuando los que tienen fuertes deficiencias o están inmersos en una problemática social grave) se esfuerzan y aprueban.

En Primaria hay pues un bajo fracaso escolar, de manera que la mayoría de los alumnos afronta la ESO con confianza e ilusión: saben que si se esfuerzan y trabajan (aunque tengan mala memoria) podrán aprobar.

Quizás ha sido una ficción veraniega, pero… ¿nos podría funcionar también en nuestro mundo 2010?

OBSERVACIONES: Hay que seguir estudiando. “No tener que memorizar para el examen” no significa “no tener que preparar los exámenes”. Hay que “saber hacer” y esto solo se aprende trabajando durante el curso. El esfuerzo sigue siendo imprescindible.

Ver también: ¿Por qué no mejoran las notas con las TIC? y Recetas para reducir un 50% el fracaso escolar (1): Pon exámenes más fáciles.

Nuevas herramientas, nuevas metodologías (1). ¿Quién teme al “busca, copia y pega” de Internet?

Posted by Pere Marqués Graells

¿Cuál es el problema del “busca, corta y pega”?

Son muchos los profesores que se lamentan de que, cuando encargan a sus alumnos hacer un trabajo sobre un tema, los estudiantes utilizan Internen como fuente de información para localizar trabajos similares a los que deben realizar y entonces proceden al “copia y pega”.

En estos casos, apenas realizan una lectura superficial para ver si procede la copia o si conviene recortar algo, no hay comprensión, ni análisis, ni elaboración de síntesis personal, ni apropiación, ni aplicación… no se construye nuevo conocimiento ni se desarrollan más competencias que las asociadas a esta “busca, copia y pega” dirigida a dar respuesta a la tarea encomendada por el profesor.

De hecho algo parecido ya ocurría décadas atrás, cuando no existía Internet. Entonces la fuente de información eran las bibliotecas, y allí es donde los estudiantes de antaño copiábamos fragmentos de los libros y revistas para hacer nuestros trabajos. Pero existía un mayor esfuerzo, y no solamente muscular y psicomotriz al tener que copiar a mano estos textos, sino también cognitivo. Las publicaciones de las bibliotecas están escritas en un lenguaje culto y tienen un rigor y profundidad científica casi siempre muy superior a los requerimientos de los trabajos de los estudiantes, por lo que deben realizar un meticuloso proceso de selección y, más allá de las citas referenciadas, deben reelaborar y reescribir casi siempre la información que encuentran.

En Internet no es necesario, ya que además de los documentos con rigor científico pueden encontrarse también infinidad de trabajos hechos por oros estudiantes y alguno de ellos, con retoques o incluso sin ellos, a menudo podrá servir. Basta “buscar, copiar y pegar”.

Y buscar es fácil. Además de las potentes herramientas de búsqueda asociadas a los navegadores y de los portales especializados en recopilar estos trabajos de los estudiantes (véase por ejemplo “el rincón del vago” ), los estudiantes disponen de canales permanentes de comunicación con sus amigos y colegas como la mensajería instantánea (Messenger…) y las redes sociales (Facebook, Tuenty…) donde pueden preguntar dónde encontrar trabajos similares a los que deben hacer.

Normalmente este tipo de trabajos son grupales; como nos alumbró Vigotsky, el trabajo en grupo colaborativo puede ser más enriquecedor y puede facilitar más y mejores aprendizajes. Pero, ¿qué ocurre… a veces? Que los alumnos se reparten las tareas grupales que van a ir recibiendo durante el curso y, aunque firman todos, solamente trabaja uno. Bueno, a veces incluso se lo encargan a un amigo que sabe mucho, a cambio de otros favores.

¿Se enterará el profesor? El profesor recogerá los trabajos el día acordado y los corregirá, muchas veces en casa los fines de semana, por falta de tiempo en la escuela. A veces, tras la fastuosa portada con la que los estudiantes suelen envolver sus trabajos, descubrirá la “copia” fraudulenta sorprendido ante el lenguaje culto empleado por unos alumnos de pobre vocabulario, o por la complejidad de los conceptos utilizados, o por alguna referencia a la “fuente de información plagiada” que los estudiantes olvidaron de borrar. Otras veces, el profesor no se enterará de la “copia”. Y a menudo tampoco tendrá la certeza de que el trabajo lo hayan realizado todos los integrantes del grupo.

Es por todo esto que muchos profesores intentan detener el tiempo y mantener sus clases congeladas en el pasado negando la entrada de la tecnología y tomando medidas tan peculiares como prohibir a los estudiantes el uso de Internet como fuente información para estas tareas o exigir que los trabajos se presenten manuscritos.

¿Quién es el culpable de todo esto?

No hay duda de que con el simple “busca, corta y pega” no se aprende nada y tanto estudiantes como profesores pierden el tiempo. Pero, ¿Quién es el culpable? ¿Internet, por facilitar canales de comunicación y acceso a todo tipo de información? ¿Los estudiantes, por aplicar la ley del mínimo esfuerzo? ¿Los profesores, por utilizar metodologías del pasado en una época en la que hay nuevas herramientas que exigen el uso de nuevas metodologías?

¿Cómo la pizarra digital nos ayuda a integrar el “busca, corta y pega” en las buenas prácticas?

Partimos de la base de que los estudiantes si quieren practicarán el “busca, corta y pega”. Y lo que haremos será proponer una actividad en la que “necesariamente” deben reelaborar la información que encuentren en Internet, una actividad en la que necesariamente deban construir conocimiento para compartirlo con los compañeros y el profesor. Veamos la propuesta:

1.- En vez de encargar a cada grupo de tres alumnos que preparen un dosier sobre un tema, les encargamos que preparen una síntesis del mismo en 4 o 6 diapositivas esquema (conviene que cada grupo se ocupe de un tema distinto).

2.- Las diapositivas tendrán un máximo de 10 líneas con letra grande para que se puedan ver bien desde el final de la clase, e incluirán cada una alguna imagen significativa.

3.- Nuestro propósito no será revisar y corregir en casa o en el despacho sus trabajos, sino que los presenten ellos en clase con la pizarra digital para corregirlos en el aula entre todos.

4.- Además incentivaremos el interés de toda la clase anunciando que quienes descubran errores (ortográficos, de contenido…) en las diapositivas o en las palabras de los alumnos ponentes, recibirán una nota positiva, así como quienes les planteen preguntas interesantes relacionadas con el tema. Si motivamos adecuadamente al alumnado, podemos tener unas clases muy participativas.

No obstante, esta corrección colectiva supondrá dedicar un tiempo, quizás dos clases. Pero si los temas de cada grupo son distintos y de relevancia, estaremos aprovechando este tiempo para repasar y profundizar en aspectos importantes de la asignatura.

5.- Los estudiantes deben saber que presentar oralmente unas diapositivas no quiere decir leer los esquemas ante la clase, sino comentar, relacionar, completar con ejemplos… cada uno de los ítems del esquema. Si se limitan a leer su evaluación va a ser “0”, por bien que pueda estar el contenido.

Así, aunque encuentren en Internet alguna presentación que se pueda ajustar a su trabajo, necesariamente tendrán que revisarlas detenidamente y preparar un guión con lo que piensan decir de cada diapositiva. También tendrán que cuidar conocer bien el significado de cada palabra, concepto o dato que pongan en las diapositivas, pues el profesor o cualquiera de sus compañeros podrán hacerles preguntas.

Aquí es donde está la clave de esta actividad. No basta con empaquetar un dosier con lo que encuentran por Internet. El grupo de estudiantes se ve obligado a preparar la exposición oral ante la clase. Y esta preparación les exigirá comprender, analizar, elaborar una nueva síntesis… construir nuevo conocimiento. Luego durante la presentación podrán desarrollar sus competencias de comunicación lingüística, autonomía e iniciativa, aprender a aprender… al exponer sus trabajo y contestar las preguntas de los compañeros y del profesor.

6.- El profesor opcionalmente podrá hacer preguntas sobre el trabajo y su proceso de elaboración a los componentes de cada equipo, para asegurarse de que sí han trabajado en el proyecto.

La nota que obtenga cada alumno dependerá de tres factores: la calidad y adecuación del contenido de las diapositivas, lo bien que lo expliquen a sus compañeros en clase y lo bien que contesten las preguntas del profesor. De manera que en un mismo grupo, no necesariamente todos los integrantes del mismo obtendrán la misma calificación; aunque el trabajo esté muy bien y la presentación se haga muy bien, si alguno no sabe contestar las preguntas del profesor puede quedarse con una mala nota.

Nuevos tiempos y nuevas herramientas requieren nuevas metodologías.

PUBLICADO TAMBIÉN EN WIKISABER

Así fue… II Congreso Internacional DIM AULATIC

Posted by Pere Marqués Graells

Entre los días 8 y 28 de marzo de 2010 se ha desarrollado el II Congreso Internacional DIM AULATIC, que ha contado con un espacio virtual en la RED SOCIAL DIM y un evento presencial durante los días 18 y 19 en el Palacio de Congresos nº 2 de Montjuïc de Barcelona, en el marco de Expodidáctica.

En total se presentaron cerca de 50 comunicaciones en el congreso virtual y casi 100 ponencias y comunicaciones en el congreso presencial, al que asistieron más de 500 personas y que fue teleemittdo a todo el mundo a través de Internet.

En el acta web del Congreso pueden consultarse todas estas aportaciones y acceder al reportaje fotográfico, los vídeos y las síntesis/conclusiones de los tres temas centrales del congreso:

- Las aulas 2.0
- La formación en el uso educativo de las TIC que necesitan hoy los docentes.
- Uso de las TIC en la formación en la universidad y en la empresa.

Desde aquí, el agradecimiento al comité organizador, que con su trabajo y entusiasmo lo hizo posible.

¿Por qué no mejoran las notas de los alumnos con las TIC? (1)

Posted by Pere Marqués Graells

Actualmente (plan Escuela 2.0, “projecte EduCAT 1×1”…) nuestras aulas están recibiendo las mayores dotaciones tecnológicas de la historia: pizarras digitales y lectores de documentos, ordenadores portátiles a disposición de cada alumno, intranets con plataforma educativa…

Estas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) proporcionan a los profesores y a los estudiantes nuevos canales de comunicación entre ellos y con la comunidad educativa, entornos virtuales de trabajo colaborativo, herramientas ofimáticas y la posibilidad de trabajar en la pizarra o en los portátiles con los infinitos recursos educativos multimedia de Internet.

Pero no basta con dotar las aulas de TIC. Para lograr su “buen uso” didáctico e impulsar la innovación educativa, es necesario ofrecer una adecuada formación y apoyo a los profesores, proporcionándole modelos didácticos de uso de las TIC que sean fáciles, eficaces y eficientes. El profesorado debe “ver” que las TIC facilitan su trabajo y que también facilitan los aprendizajes de los estudiantes.

Y es que efectivamente las investigaciones (ver http://www.pangea.org/dim/) indican que, “bien utilizadas”, las TIC facilitan la docencia, logran una alta motivación y participación de los estudiantes en las actividades de aprendizaje y facilitan la adquisición de algunas de las competencias básicas.

No obstante, estas mismas investigaciones una y otra vez nos indican que, pese a que los alumnos aprenden más, en general (porque en experiencias “de laboratorio” si se logran mejoras notables) no se observan mejoras significativas en los rendimientos académicos de los estudiantes, en sus calificaciones. ¿Cómo se explica esta paradoja?

En estos momentos desde el grupo de investigación DIM-UAB estamos realizando nuevos estudios en aulas con pizarra digital y también en aulas 2.0 (ver investigaciones en http://www.pangea.org/peremarques/) centradas en esta problemática y también en identificar las competencias básicas que se pueden trabajar mejor con el apoyo de las TIC.

Como punto de partida consideramos que lo que aprenden los estudiantes trabajando con las TIC, generalmente con actividades de aplicación y disponiendo de acceso a diversas fuentes de información, no es lo que luego se les pide en los exámenes, que siguen siendo los tradicionales exámenes memorísticos empecinados en evaluar la memoria de los alumnos en vez de valorar la adquisición de las competencias que hoy demanda la sociedad.

Es necesario cambiar la manera en la que evaluamos. Por supuesto hay que seguir cultivando la memoria y asegurar a cada estudiante una adecuada red mental de conocimientos, pero de forma progresiva acorde a la edad, pensamos que los estudiantes deberían poder afrontar los exámenes con libre acceso a diversas fuentes de información (libros, Internet…).

Y aún más. Además del cambio metodológico y en la evaluación, pensamos que no basta con maquillar el viejo curriculum con un “enfoque de competencias”. Debemos repensar los objetivos de la escuela a la luz de nuestro ideal humanístico y de las exigencias de la sociedad actual, y construir un nuevo curriculum para Primaria, ESO y Bachillerato. ¿Es que no vemos que la sociedad nos lo exige?

¿La tecnología nos hace progresar?

Posted by Pere Marqués Graells

Desde que somos humanos hemos creado tecnología para adaptarnos mejor al medio ambiente y satisfacer de manera más eficaz y eficiente nuestras necesidades. Desde esta perspectiva podemos afirmar con rotundidad que sí, la tecnología ha supuesto progreso.

Bastará citar algunos hitos tecnológicos decisivos en la evolución de nuestra civilización para justificar esta afirmación. Por ejemplo: el dominio del fuego, la agricultura, la rueda, la escritura, la imprenta, el motor de explosión, la electricidad, la cámara de fotos, los antibióticos, el plástico, la radio y la televisión, las nuevas tecnologías (TIC)…

La tecnología, en todas sus manifestaciones (artefactual, simbólica y procedimental-organizativa), nos ayuda a vivir mejor y nos permite liberar tiempo que podemos dedicar, si queremos, a nuestro desarrollo personal. Y en este sentido, la tecnología nuevamente nos facilita las cosas; por ejemplo Internet pone a nuestro alcance cualquier información que necesitemos y nos facilita el contacto e interacción con cualquier persona del planeta que pueda conectarse a Internet.

Ciertamente las ventajas tecnológicas no llegan a toda la población del planeta a la vez, generando desigualdades entre grupos humanos por razones de régimen político, riqueza o cultura. No obstante, más pronto o más tarde la tecnología va llegando a todos, y muchas veces se encarga de agrietar estas barreras políticas, culturales y hasta económicas. Pensemos por ejemplo en como el coche, la televisión e Internet han roto barreras espaciales, han modificado pautas culturales y hasta han desequilibrado regímenes políticos.

Internet es un buen referente para observar este potencial de penetración social y de cambio cultural que tienen las tecnologías. Se ha convertido en un mundo paralelo, una especie de duplicado del mundo físico, donde las personas podemos buscar información de todo tipo y comunicarnos los unos con los otros, para aprender y trabajar, para hacer gestiones y comprar, para entretenernos y desarrollarnos como personas… Nos hace la vida más fácil y aumenta nuestras posibilidades de desarrollo personal y social; ¿no debería este nuevo mundo estar abierto a todos? ¿No debería ser un nuevo derecho de todo individuo? Afortunadamente algunos países lo ven así, y por ejemplo en Suiza, el acceso a Internet (a velocidad moderada) es gratuito.

Qué duda cabe que progresamos con ayuda de la tecnología. ¿Alguno de los lectores preferiría vivir en una civilización Neolítica? ¿O en el Imperio Romano? ¿Tal vez en la Edad Media?

Pero al mismo tiempo, cada descubrimiento tecnológico supone una amenaza, constituye una nueva caja de Pandora llena de potenciales riesgos, porque la tecnología en definitiva proporciona medios, herramientas que podemos utilizar bien o mal, y para el bien o para el mal.

Por una parte tenemos el riesgo de utilizar mal la tecnología y en este caso, en vez de proporcionarnos beneficios, nos perjudicará. Por ejemplo, la electricidad nos puede electrocutar, con un coche podemos provocar un accidente, una central nuclear puede emitir una contaminación letal…

Y es que la tecnología exige formación a sus usuarios y determinadas competencias y responsabilidad a sus gestores. Lo que no siempre se da, debido a comportamientos tan humanos como la precipitación, el exceso de confianza, el desmedido afán de lucro que mueve a reducir las medidas de seguridad… Y por si fuera poco, los seres humanos somos muy falibles, y factores físicos y emocionales alteran fácilmente nuestra memoria, atención, razonamiento y voluntad.

Por otra parte, los humanos no somos intrínsecamente buenos. Pese a un cierto sentimiento de transcendencia, el contexto social y cultural que nos rodea determina en parte nuestro comportamiento, regido por el afán de supervivencia y afecto en un entorno lo más agradable posible. A menudo actuamos en complejos equilibrios entre el altruismo y el egoísmo, y a veces hasta podemos encontrar justificaciones para actuar de forma “inhumana”, con total desprecio a los demás. En estos casos (guerras, delitos medioambientales, estafas económicas…) la tecnología también nos ayuda, y podemos ser enormemente destructivos.

En suma. La tecnología es progreso, aunque comporta riesgos. Y el mayor riesgo somos nosotros mismos, porque aún no hemos progresado suficientemente en nuestro desarrollo personal y social. Y en este mundo global en el que todos dependemos tanto de todos, necesitamos desarrollar y regular una adecuada consciencia social y medioambiental; para ello también nos pueden ayudar “tecnologías sociales” como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la extensión y mejora de un derecho básico del individuo como es la Educación.

Publicado en la sección Opinión de La Vanguardia (27-12-2009)

Así fue… Jornada DIM de Navidad

Posted by Pere Marqués Graells

Ayer miércoles 16 de diciembre de 2009, en el Colegio de Doctores y Licenciados de Catalunya (CDL), tuvo lugar la Jornada DIM-UAB de Navidad, a la que asistimos unos 120 profesores y agentes educativos diversos.

En el acto, que empezó con la bienvenida de Francesc Danés (vicedecano del CDL) y unas palabras de Rosa Mª Pujol (decana de Facultat d’Educació de la UAB), se presentaron 30 comunicaciones y a partir de unos documentos de síntesis generados en dos foros virtuales DIM desarrollamos dos debates, uno sobre los contenidos multimedia educativos y otro sobre las aulas 2.0., con muchas intervenciones de los asistentes. Los documentos de síntesis enriquecidos con estas aportaciones, se pueden consultar desde AQUÍ.

Agradecemos a TODOS vuestras aportaciones, y muy especialmente a los ponentes que tuvisteis que realizar un largo viaje para acompañarnos: Mª Dolores Gonzalo (RED.ES); Juan Madrigal (ITE); Juan Núñez, Mara Mañas y Julia Molano (SM); Javier Ballesta y Josefina Lozano (Universidad de Murcia); Paco Ruiz (IES Monterroso, Estepona), Mariano Nava (FND)…

También el agradecimiento a todos los que colaborasteis activamente en la organización: Marta Fuentes, Paco Ruiz y Noemí Santiveri (moderación de comunicaciones); Maria Domingo, Mercè Foguet y Josep Mª Silva (asistencia técnica); Maria Domingo, Mercè Foguet, Marta Fuentes, Norma Patiño y Paloma Valdivia (vídeo y teleemisión); Fernanda del Real y Elisa Guerra /apoyo logístico y Twitter); Mercè Foguet, Mercè Genís y Fede Luque (fotos). Y a Gemma Ràfols del Col.legi de Llicenciats, pel seu suport.

AQUÍ podéis consultar el programa, convertido ya en acta de la Jornada, y que en los próximos días se completará con los documentos de las comunicaciones y algunas fotos y vídeos.

Y pensando en el futuro, AQUÍ tenemos el primer borrador del próximo evento DIM: el II Congreso DIM-AULATIC, que será los días 18 y 19 de marzo. Si queréis, allí nos veremos de nuevo.

Centros de excelencia SMART

Posted by Pere Marqués Graells

Con la investigación del grupo DIM sobre los “centros de excelencia SMART” (2008-2010)se trata de abrir una ventana al futuro y ver qué ocurre en un centro docente cuando dispone de una pizarra digital interactiva (PDI) en todas las aulas y el profesorado recibe una formación sobre su uso didáctico adecuada y orientada a la innovación metodológica.

En el proyecto participan 23 centros docentes de toda España y, mediante un plan de formación idóneo, se pretende implicar a TODO su profesorado (cerca de 500 docentes) en el uso habitual de las PDI (que ahora sustituye a la pizarra convencional) con dos propósitos principales:

- Mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje habituales.
- Y progresivamente avanzar en una innovación metodológica.

Para ello se desarrolla un sistema de formación eficaz y eficiente, adaptado a las características de cada centro, que debe proporcionar la FORMACIÓN e ILUSIÓN necesaria al profesorado para aplicar con éxito los nuevos modelos didácticos con apoyo PDI en sus clases.

El objetivo de este plan de formación es que los profesores integren las funcionalidades didácticas que proporcionan las PDI en sus actividades de clase y aprendan a elaborar documentos multimedia sencillos con el software Notebook.

En el ecuador del proyecto, puede observarse el fuerte impacto positivo de la formación impartida en el uso frecuente y habitual de la PDI por parte de los profesores, que ya es del 86%, frente al 41% que teníamos en octubre de 2008.

En este tiempo, se ha producido un incremento generalizado en la utilización de TODAS las funcionalidades de las pizarras interactivas SMART, y aunque las actividades realizadas en las clases siguen mayoritariamente los modelos centrados en la iniciativa del profesor (exposiciones magistrales, búsqueda de información tutelada ante la PDI, realización de ejercicios entre todos y corrección pública de trabajos), no obstante se aprecia un incremento de actividades que otorgan un mayor grado de autonomía de los estudiantes (presentación de recursos y trabajos, elaboración de síntesis, comentarios sobre la prensa digital…).

De manera prácticamente unánime, los profesores destacan que con el uso de la PDI aumenta la atención y motivación del alumnado, se dispone de muchos más recursos multimedia que favorecen la comprensión de los contenidos por parte de los estudiantes, que participan y se implican más en las clases. También consideran que así se facilita la renovación metodológica de las actividades de enseñanza y aprendizaje.

Y como inconvenientes, los profesores destacan el tiempo extra que deben dedicar para preparar las clases que se van a realizar con la PDI. También resulta muy molesta la sombra que se produce al estar delante del foco del videoproyector (problema que desaparece utilizando videoproyectores de ultra-corta distancia) y los problemas que a veces da la conexión a Internet (lentitud, falta de línea…)

El 87% de los profesores considera que los alumnos mejoran sus aprendizajes al realizar actividades con la PDI, aunque solamente un 45% cree que incide en una mejora de las calificaciones académicas. Y un 28% opina abiertamente que no.

La mayoría de los profesores (87%) también manifiesta que le resulta agradable realizar actividades con la PDI, a pesar de que le supone una mayor trabajo (75%) . No obstante, casi todos ellos (72%) creen que este aumento de trabajo merece la pena por los resultados que se obtienen. Por su parte, a los alumnos también les gusta trabajar con la PDI (94%), aunque solamente un 61% cree que así aprende más.

Finalmente destacar que el nivel de satisfacción sobre la formación recibida, tanto en sus aspectos técnicos como pedagógicos, es muy alto (superior al 90%), así como la valoración general sobre los recursos disponibles en el PORTAL SMART.

Felicitats ESPIRAL

Posted by Pere Marqués Graells

Ayer, sábado 7 de noviembre, se celebró en Barcelona el 20 aniversario de la asociación ESPIRAL, Educación y Tecnología http://ciberespiral.net/, que con mucha ilusión pusimos en marcha en otoño de 1989 un grupo de profesores que intuimos el gran impacto que iban a tener las TIC en el mundo educativo y su potencial para la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje y para la innovación educativa en general.

Ante la dificultad para estar en Barcelona en la fecha elegida, y como promotor y primer presidente de ESPIRAL, redacté el siguiente texto, que fue leído por mi compañera y amiga, Nandi Cabezas.

M’hauria agradat compartir aquí aquesta irrepetible Jornada, però ja se que quan s’organitza una reunió és molt difícil que la data vagi bé a tothom. I aquests dies tinc un compromís fora de Catalunya.

M’hauria agradat estar aquí per a recordar històries del passat amb tots els que heu col.laborat en aquest projecte, que va començar ara fa 20 anys com a grup de treball dins de l’Associació de Tècnics d’informàtica (ATI) del Col.legi d’Enginyers. I segurament us hauria desvetllat algunes claus, alguns “secrets” d’aquells primers anys, que van fer possible desenvolupar el projecte ESPIRAL.

M’hauria agradat estar aquí per a felicitar els integrants de les juntes directives per la feina realitzada, i a tots els integrants del grup per la vostra confiança mantenint-vos cada any a l’associació.

Potser fins i tot m’hauria atrevit a recordar la importància de que ESPIRAL es mantingui com a associació independent de tota universitat o institució: ESPIRAL sempre ha tingut la vocació de ser punt de trobada i casa comuna de tots. I penso que això es clau per a la seva continuïtat a llarg termini, tot i que a curt termini es puguin veure altres opcions més atractives.

També, potser m’hauria atrevit a recordar la importància de que les activitats d’ESPIRAL siguin gratuïtes pels socis, i que els càrrecs de l’Associació ESPIRAL segueixin sense percebre cap tipus de remuneració. ESPIRAL pot organitzar actes on calgui pagar persones, és clar, però els càrrecs d’ESPIRAL mai haurien de cobrar en les activitats organitzades per ESPIRAL. Al meu parer.

M’hauria agradat estar aquí per a conèixer els nous projectes i per parlar del futur. ESPIRAL pot aportar molt en aquest moment en que definitivament la tecnologia entra als centres docents “de veritat”. El coneixement de la suma del col.lectiu ESPIRAL és molt gran, i l’associació pot articular sistemes per a agregar i estructurar aquest coneixement i posar-lo a disposició de la societat, ara que fa tanta falta per tal de que la integració de les TIC a l’educació es faci el millor possible.

I es que s’estan fent algunes coses molt malament, i necessitem espais de reflexió i canals de comunicació per a denunciar-ho. Per exemple: ¿sabeu que ara que aviat cada alumne tindrà un portàtil sobre la taula els estudis de mestre de la meva universitat només consideren 3 crèdits sobre TIC en tota la carrera? I a sobre dins d’una assignatura “calaix de sastre” de 12 crèdits, compartida amb expressió corporal, música, dinàmica de grups, català… Això suposa 25 h. d’interacció directa alumne-professor “en tota la carrera”. No us resulta kafkià?

Segur que tots coneixem coses que s’estan fent malament. ESPIRAL, com espai independent, es un lloc idoni per a parlar-ne, cercar possibles solucions i comunicar-ho on calgui.

No vull fer-me pesat. Moltes gràcies a tots i us encoratjo a LLUITAR per a la millora de l’educació. Ara tenim una gran oportunitat.

Bona jornada!

ESPIRAL nació con la vocación de ser un punto de encuentro independiente entre todas las personas interesadas en la aplicación educativa de las TIC. Un foro y casa común donde pudiéramos converger profesionales de diversas instituciones.

ESPIRAL también surgió en un marco de trabajo colaborativo no lucrativo, donde las personas que colaboraban en la gestión de la asociación y en sus actividades lo hacían altruistamente, por gusto. La recompensa era hacerlo, y en algunos casos la proyección profesional que ello podía suponer.

Creo que la continuidad de ESPIRAL pasa por mantener estos principios. A partir de aquí, y como ha ocurrido hasta ahora, los socios y las juntas directivas ya van reorientando adecuadamente la asociación según las demandas de los tiempos.

Y para terminar, también quiero rendir aquí mi agradecimiento especial a Pablo Arce, que fue el primer secretario de ESPIRAL, amigo y apoyo imprescindible para poder superar las dificultades de los primeros meses en los que se fue gestando la idea y configurando el grupo. También quiero dejar constancia especial al apoyo decisivo de Javier Iribarne (ATI), Martí Vergés (PIE-Generalitat de Catalunya) y a todos los compañeros que estuvieron en el grupo promotor y en el consejo asesor.

Congreso Promethean 2009: ¿con un buen uso de la PDI los estudiantes aprenden más?

Posted by Pere Marqués Graells

Mañana 14 de octubre, en el IES Savador Dalí de Madrid, se desarrollará el Congreso Promethean 2009, en el que se presentarán los resultados del primer año de la investigación DIM-UAB/Promethean en la que se pretende determinar en que medida un buen uso didáctico de las pizarras interactivas (PDI) en las aulas puede incidir en los aprendizajes de los estudiantes.

La investigación, que se desarrolla a lo largo de dos cursos, se realiza en 22 centros educativos de toda España, participando unos 3.400 alumnos y 80 profesores que utilizan las PDI por término medio en un 60% de sus clases.

Los modelos didácticos más utilizados este primer año se han centrado en la actividad del profesor: exposiciones magistrales, corrección pública de ejercicios, realización de ejercicios entre todos, elaboración de síntesis durante la clase con la PDI… No obstante, también se han utilizado mucho algunos modelos centrados en la actividad de los estudiantes: presentación pública de trabajos y materiales elaborados o buscados en Internet, asunción del rol de profesor para explicar temas a los compañeros…

Por lo que respecta a las ventajas, el profesorado ha manifiestado casi con unanimidad (85%) que aumenta la atención, motivación y participación del alumnado, así como su capacidad de memorización, la comprensión de los temas y su soltura en hacer exposiciones y argumentar.

También considera mayoritariamente que la PDI permite acceder a muchos recursos y compartirlos entre alumnos y profesores, contextualizar más las actividades al entorno de los estudiantes y tratar mejor su diversidad, proporcionando oportunidades para desarrollar la imaginación y la creatividad.

Así mismo casi todos los profesores valoran que la PDI facilita la realización de actividades colaborativas, el trabajo en grupo, la realización de correcciones colectivas y en general la enseñanza, el aprendizaje y la renovación metodológica. Y manifiestan que aumenta su satisfacción, motivación y autoestima docente.

Finalmente, prácticamente todos los profesores (97%) consideran que los estudiantes mejoran sus aprendizajes, no obstante, solamente un 64% apunta que también han mejorado sus calificaciones académicas. Y efectivamente, aunque los estudiantes también consideran (83%) que han aprendido más, comparando sus notas con las que obtuvieron el año anterior, en general no se aprecian mejoras significativas en sus rendimientos académicos. En el Congreso se analizarán las posibles causas: calidad de los aprendizajes, sistema de evaluación…

Donde sí se obtienen mejoras claras en los aprendizajes de los estudiantes, según los profesores, es en algunas de las competencias básicas, especialmente las relacionadas con el tratamiento de la información y mundo digital, el aprender a aprender y la comunicación lingüística.

Por ello, en este curso 2009-2010, la investigación Promethean verá de identificar estas competencias básicas y verificar como aumenta su dominio por parte de los estudiantes. La planificación de este nuevo reto, constituirá la parte central del Congreso de mañana.