La Història Antiga a travès del Cinema

Blog de consulta sobre l’assignatura

Jun 02 2011

Misterio Melchor, Gaspar y Baltasar

Posted in General by Antela Bernardez |

En clase no hemos hablado de documentales, uno de los elementos que más se aproximan al peplum, en sentido de cine y antiguedad.
A continuación os dejo un documental de 2008, llamado “El misterio Melchor, Gaspar y Baltasar”, por si os apetece echarle un ojo. Hay alguna imagen muy bien desarrollada a nivel escénico/estético, aunque algunos de los investigadores (en especial, uno que yo me se) que salen en el documental no son demasiado buenos.


No Comments

May 29 2011

Un par de Peplums pendientes

Posted in General by Antela Bernardez |

Hola a todos,

A pesar de que ya hemos acabado con las clases esencialmente de contenido, puesto que el martes que viene (último día de clase) nos dedicaremos a disfrutar (y a comer, los que traigais tupper) de La Vida de Brian, no quisiera dejaros sin películas a aquellos que quizás querais seguir viendo Peplums. Así pues, sin obligaciones, os dejo a continuación Agora y Furia de Titanes (2010).


Agora, de Alejandro Amenabar (2010).


Furia de Titanes, de Louis Leterrier (2010).

Links, para los que quizás tengais problemas:
Agora

Furia de Titanes (2010)


No Comments

May 26 2011

Centurión (2010)

Posted in General by Antela Bernardez |

PREGUNTA 4:
Reflexionad en aproximadamente un máximo de media página de Word sobre el siguiente tema:

El Peplum: Género cinematográfico o simple contexto argumental y estético?

Podeis enviar vuestras preguntas mediante el correo-e del campus virtual, indicando en el asunto el título del tema.  Podeis entregar la respuesta hasta el próximo jueves dia 2 de Junio.


No Comments

May 20 2011

12 Gladiator

Posted in General by Antela Bernardez |

Link (per aquells que teniu problemes tècnics): http://www.megavideo.com/?v=MB5C6LC0

PREGUNTA 4:
Reflexionad en aproximadamente un máximo de media página de Word sobre el siguiente tema:

Pan y Circo: Espectáculo y Cine Peplum

Podeis enviar vuestras preguntas mediante el correo-e del campus virtual, indicando en el asunto el título del tema.  Podeis entregar la respuesta hasta el próximo jueves dia 26.


No Comments

May 09 2011

Escipión, también llamado el Africano.

Posted in General by Antela Bernardez |

Material de apoyo en el pdf: Escipión el Africano

PREGUNTA 3:
Reflexionad en aproximadamente un máximo de media página de Word sobre el siguiente tema:

El valor del pasado como ejemplo del presente en el Peplum

Podeis enviar vuestras preguntas mediante el correo-e del campus virtual, indicando en el asunto el título del tema.


No Comments

May 02 2011

300

Posted in General by Antela Bernardez |

ESPARTA

Organización Política:

Politeia : Concepto traducido normalmente por constitución, aunque tiene en realidad un significado más restrictivo, ya que se refiere a la total organización política, social y educativa de la polis.

Se atribuye a Licurgo el texto escrito de la constitución espartana, llamada Rhetra , la constitución griega más antigua que conservamos. Por ello, Licurgo aparece como un legislador legendario en el mundo espartano, e incluso se llegó a rendirle culto como Dios de la Luz. Por otra parte, esta Rhetra estaba constituida con un marcado diseño de carácter militar.

El Sistema Político espartano esta configurado como una monarquía dual, con dos reyes, procedente cada uno de dinastías distintas, de una parte los Agíadas, y de otra los Euripóntidas. Según la leyenda, ambas dinastías procedían de dos hijos gemelos de un rey legendario, aunque sabemos que esto es falso, pues los reyes de cada dinastía eran enterrados en lugares distintos, por lo que no podían tener un origen común. Estos reyes tenían poderes vitalicios, y eran considerados jefes militares supremos, con funciones típicas de los vaciléis homéricos. Sin embargo, estos poderes de los reyes sólo eran efectivos en tiempos de guerra, pues en época de paz no tenían casi ningún poder, y debían conformarse con formar parte de la Gerousia , así como ocuparse de funciones religiosas como sacerdotes de Zeus.

La Gerousia es un Consejo de Ancianos compuesto por 30 miembros, de los cuales, 28 eran elegidos entre la población ciudadana espartana, y dos más eran puestos de carácter vitalicio, ya que correspondían a los dos reyes espartanos. Estos 28 miembros, eran ancianos, mayores de 60 años, y ocupaban cargos electos. La Gerousia desempeñaba competencias sobre asuntos diversos, al funcional como tribunal judicial supremo y como consejo militar consultivo para los reyes en tiempos de guerra.

La Apella era la Asamblea Popular, y estaba formada por todos los ciudadanos de pleno derecho (todos los espartanos varones y mayores de edad), cuya convocatoria estaba presidida por los éforos. La Apella es el órgano de poder político de la polis espartana, y decidía las cuestiones más importantes de la comunidad.

Los éforos (o el eforado, tal y como se llamaba al conjunto de estos magistrados) era un colegio de 5 magistrados, elegidos anualmente en la Apella. Los éforos eran los árbitros de la vida política espartana, al ser un órgano representativo de las cinco obai ( obai : eran los 5 distritos territoriales en que se dividía Esparta), uno por cada distrito. Al principio de su magistratura, en la toma del cargo, firmaban un tratado con los reyes espartanos por el que se comprometían a garantizar el poder real siempre que los reyes observasen y respetasen las leyes. De este modo, los éforos limitaban el poder real. Otra de las funciones de los éforos es controlar a los hilotas (de modo que al tomar posesión del cargo declaraban la guerra a los hilotas). Una atribución más de este cargo es la de convocar y presidir la Apella o Asamblea popular. Con el tiempo el eforado se convirtió en un consejo de oligarcas que defendía los intereses de los espartanos más ricos.

Organización Social:

El primer grupo que encontramos en la organización social espartana son los ciudadanos espartanos.

Tras ellos, los hilotas , conformados por población campesina sometida y unida a la tierra en dependencia tributaria con Esparta. Provienen del sometimiento de Mesenia al poder espartano, y la administración espartana tiene derecho de vida y muerte sobre ellos. Eran como esclavos de la comunidad espartana, cuyo trabajo estaba controlado por las instituciones administrativas de la polis. Esparta vive siempre bajo la amenaza de la sublevación de los hilotas. Por ello, Esparta mantiene un régimen militar total. Por ejemplo, existían las krypteiai , en las que los guerreros espartanos se dispersaban por el campo y atacaban de noche las aldeas de hilotas para eliminar a los más peligrosos. Estas krypteiai eran convocadas regularmente por los éforos.

Por último, los periecos , que eran habitantes de la periferia espartana. Era población de carácter agrícola, aunque también mantenían una economía artesanal y ejercían el comercio. Durante la formación de la polis espartana, estas poblaciones quedan marginadas del cuerpo político, por lo que no tienen representaciones en las instituciones espartanas. Sin embargo, tienen un papel destacado en la economía espartana, al dedicarse a actividades económicas prohibidas para los espartanos (como el comercio). Por su parte, también tenían obligaciones militares, pues ayudaban a mantener as propiedades de la polis, especialmente las de culto (los templos y santuarios), y en general, las relaciones entre periecos y espartanos no eran conflictivas.

La Educación Espartana:

El sistema educativo espartano estaba dedicado en todos sus aspectos, a crear buenos guerreros. Para ello, la vida de todos sus ciudadanos, desde nacimiento, estaba sometida a una disciplina muy rígida bajo control directo del gobierno. Esta educación, llamada agoge , estaba basada en ejercicios gimnásticos y militares, ampliados con ejercicios de resistencia física. La educación estaba controlada por dos tipos de funcionarios: los martigophoroi o portadores del látigo y los eirenes o vigilantes. De este modo, y con dicha configuración, la agoge se mantenía ajena a los logros de la racionalidad y cultura griegas y sólo respondía a esa estructura militar de la sociedad espartana.

La Agoge terminaba a los 20 años. Entonces el muchacho obtenía plenos poderes ciudadanos. Con ella se promovía la disciplina, la cohesión social, la seguridad en si mismos de los muchachos, la lealtad a la patria, la obediencia (y con ella, el respeto a la jerarquía militar) y la uniformidad.

Los Persas:

En 546, CIRO EL GRANDE, Gran Rey de Persia, Toma la ciudad de Sardes, capital del Reino de Lidia, que, a raíz de esta conquista queda asociado al Imperio Persa, y bajo su autoridad y control.

Paulatinamente, a raíz de esta conquista, las ciudades griegas de Asia Menor fueron cayendo bajo el poder persa.

A NIVEL ADMINISTRATIVO:

Los Persas están regulados por un sistema Monárquico, donde el REY aparece como el representante terrenal de Ahura Mazda, el dios más importante del panteón divino persa. Por este motivo, el Rey de Persia (también lamado Gran Rey o Rey Aqueménida) es considerado Dueño de la tierra bajo sus dominios, y con ello, también de sus gentes.

En cuanto a su cometido, se entiende que el Gran Rey debe velar por la Paz y Prosperidad de sus súbditos.

El Rey es la cabeza de este sistema administrativo, y su gobierno central suele ejercerlo desde la capital administrativa, la ciudad de Susa, pero bajo su autoridad están los SATRAPAS, gobernadores de cada una de las regiones en las que se divide el Imperio Persa (también llamado Imperio Aqueménida). Estos Sátrapas son elegidos directamente por el Gran Rey entre los miembros de las familia aristocráticas más importantes de entre los persas o entre los propios parientes del Rey.

Las Funciones de estos Sátrapas son las de Gobernador Territorial de la región bajo su autoridad, junto con el cobro del Tributo (impuestos para el gobierno central), y la Defensa del territorio (que puede darse a dos niveles: a) Externo: defensa de ataques a su satrapía desde el exterior. b) Interno: defensa de ataques/revueltas entre sus súbditos.

LAS GUERRAS MÉDICAS

Las causas de este enfrentamiento provienen del deseo de Pèrsia de castigar el apoyo griego a la revuelta jònia, su concepto imperial de dominación universal y el deseo de anexionar-se un territorio con amplias posibilidades tributarias, que a su vez había demostrado que podía ser peligroso para el mantenimiento de la paz en el Imperio. El Gran Rey Dario Y comprendió que la conquista de un país no queda consolidada del todo si no va seguida del sometimiento de los países vecinos. La cuenca oriental del Mediterraneo era ya propiedad persa, pero para consolidarla, debía dominar también el mundo griego.

UNA GUERRA DE CONQUISTA

Aun cuando el deseo de conquistar Grecia por parte de los persas se puede explicar mediante diferentes posibilitats, como el hecho de que estos volguesin castigar los griegos por su apoyo a la revuelta jonia (aun cuando esta ayuda sólo fue casi nominal y desde dos de las polis griegas, Atenas y Égina), a ciencia cierta podemos afirmar que el objetivo final de los persas a su guerra de conquista de los Balcanes no fue otro que el de hacerse con los importantes recursos económicos y comerciales que los griegos empezaban a controlar gracias al dominio de las rutas de mercado del Mediterráneo oriental. Así, hacía falta pues a los persas obtener el control militar sobre las polis griegas de cara a poder imponer sobre estas también el tributo que ya pagaban los griegos de Jonia (Actual Turquía). Por esto, hacia el año 492, Mardonio, yerno del Gran Rey Dario, cruza el mar por conquistar los territorios de Tracia y Macedonia, al norte de Grecia, y preparar así una base de operaciones de cara a la inminente invasión persa de la Helade. Pero, la suerte, incluso los dioses, como dirían los griegos, no acompañaba a los persas, puesto que una tremenda tormenta hace naufragar la flota persa, con unas perdidas de aproximadamente 300 naves y 20.000 hombres, según Herodoto. Aún así, los persas habían conseguido, al menos, poner un pie al territorio griego, y así, pues, al 490, las tropas persas van conquistando algunas de las islas griegas, de cara a llevar a término en breve la conquista de la Grecia continental. Entonces, un objetivo claro era hacer desembarcar tropas persas a la propia Grecia, y gracias a los consejos del exiliado Hipias, hijo de Pisistrato (el antiguo dictador de Atenas), los persas desembarcaron a Maratón, una zona plana donde los persas pudieran usar su poderosa caballería, en caso de combate. Pero, los atenienses hicieron frente a los invasores en la misma playa, comandados por Milciades. Los espartanos no podían acudir ayuda de Atenas, debido a la celebración de unas fiestas sagradas denominadas karneias, a lo largo de las cuales tenían prohibido hacer la guerra. Por lo tanto, los hoplitas atenienses hicieron frente, solos, al enemigo. En contra tenían la enorme diferencia numérica, puesto que eran sólo 10.000 contra uno numero indeterminado de persas (que varía en las fuentes antiguas, pero que quizás sería superior a los 200.000 infantes y 10.000 jinetes). A favor, sin embargo, tenían la formación hoplítica, que los permitía enfrentarse a contingentes militares superiores numero. Así, mediante un movimiento envolvente y, sobre todo, gracias al impetu irrefrenable de los atenienses, los persas se vieron cercados entre las armas griegas y el mar, y se desencadenó el caos en las filas persas. La victoria atenenca, sorprendente, supuso el primer triunfo, símbolo para Atenas de su capacidad de lucha y de su esfuerzo èpic por salvaguardar su libertad.

Al final de la batalla, un joven ateniense denominado Filípides recorrió los 42 kilometres que separaban Maratón de Atenas para dar la buena noticía de la victoria a sus conciudadanos. El esfuerzo fue tal que murió al llegar a la ciudad, gritado a los cuatro vientos que los persas habían sido derrotados. Su gesto da nombre a la prueba olímpica del maratón.

XERXES O EL SEGUNDO INTENTO

Después de Maratón, Dario abandonó el proyecto de conquistar Grecia, pero su hijo Jerjes, sucesor del trono persa al 485, decidió volver a emprender la lucha. Durante cuatro años, hasta 481, estuvo reuniendo un ejercido inmens, a juicio de los antiguos el más grande que nunca se hubiese visto hasta entonces, y entonces volvió a probar de conquistar Grecia. Mediante un increíble puente de barcos, hizo cruzar su numerosísimo ejercido en Grecia desde Oriente. Contando con los territorios del norte, Macedonia y Tracia, todavía en poder de los persas, preparó minuciosamente una invasión que parecía imparable. Pero, un pequeño accidente geográfico se interponía entre Xerxes y sus deseos de dominar los griegos. Las Termópilas eran un pequeño paso entre las montañas que permitía al ejercido persa llegar al territorio griego. Pero, las expectativas del Gran Rey se vieron rotas cuando se encontró un grupo de 300 espartanos que, junto con un pequeño grupo de aliados, cerraban el paso del contingente militar persa. El Rey espartano Leonidas, que comandaba estas fuerzas, había recibido una negativa por parte del eforado de cara a la movilización del ejercido de Esparta al completo por tal de hacer frente a Xerxes, debido a la celebración de las fiestas sagradas de Esparta, que prohibían a los espartanos el ejercicio de la guerra. Por esta razón, Leonidas sólo contaba con el apoyo de su guardia real, compuesta por 300 espartanos. Aún así, las fuerzas griegas se bastaron para mantener a raya al innumerable y poderosisimo ejercito persa de Xerxes, debido a que el paso de las Termopilas tenía sólo 15 metros de anchura entre las montañas y el mar. De esta manera, de nuevo gracies a la formación hoplítica, los griegos aguantaron los ataques de los persas durante varios días, tiempo suficiente por que el resto de los griegos se prepararan por la invasión. Al final, un traidor, Efialtes, según la leyenda, indicó a Xerxes un paso alternativo, con el cual poder rodear los hombres de Leonides, que morirían por sacrificar su vida en beneficio del resto de los griegos.

Una vez llegados los persas a la Grecia central, Atenas era el siguiente objetivo, debido a su poder. Así, los atenienses, ante la inminente llegada de los persas, hubieron de abandonar la ciudad, y tomar refugio a la pequeña isla próxima de Salamina. Allá esperaron, con unas cuántas pequeñas naves de combate, la llegada de las fuerzas marítimas de Xerxes. Con mucha maestria, todo y la importante diferencia de numero, los atenienses llevaron a las naves persas hacia un pequeño estrecho, en el cual sus naves se podían mover facilment, pero no así las de los persas, mucho más grandes, con el cual estas empezaron a chocar entre ellas, y a hundirse sin remedio. La flota de Xerxes perdió una batalla que casi no llegó ni a tener lugar. La última batalla, finalmente, fue a la llanura de Platea, donde, por primer golpe, los griegos pudieron presentar batalla con un ejercido conjunto formato por soldados de todas las ciudades, especialmente espartanos y atenienses. La experiencia y pericia de los espartanos fue una de las claves de la victoria griega, aun cuando la muerte del general persa Mardonio durante la batalla favoreció la espantada de los invasores. Con el fin de la guerra, los griegos habían ganado su libertad.

Este será un mito glorioso a la memoria de los griegos, más allá del paso del tiempo. Pero, algunas otras consecuencias tuvo, al fin y al cabo, el desarrollo de las Guerras Médicas. En primer lugar, tras los acontecimientos, quedaba claro que había dos grandes potencias en Grecia, como eran esencialmente Esparta y Atenas. Asimismo, los griegos comienzan, a partir de la lucha con el otro, a darse cuenta de que existe una idiosincrasia propia, una cultura propia, más allá de las diferencias existentes entre cada comunidad, entre cada polis. Además, tanto el sistema organizativo de las polis como el formato de lucha hoplítico son puestos a prueba durante las guerras, pero se reafirman como válidos gracias a la victoria. Por último, también a partir de la guerra, los griegos tienen noticía de que en Oriente tienen un gran enemigo, y que los hace falta defenderse. Esta sensación marcará los acontecimientos históricos posteriores a las Guerras Médicas.

LAS GUERRAS MÉDICAS EN EL CINE

300 (2007)

Las guerras médicas han tenido en el cine un tratamiento extraño. De una parte, los dos grandes episodios de las mismas, como son la Batalla de Maratón y la Batalla de las Termópilas, han sido filmados. De la Batalla de Maraton, no obstante, no podemos decir que la película, titulada exactamente “La batalla de Maratón” y protagonizada por el clásico Steve Reeves, sea una demostración de adaptación de un acontecimiento histórico al lenguaje cinematográfico, puesto que en ella, el protagonista es Filípides, del que ni siquiera sabemos si participó en la contienda, quien se convierta en héroe de la película. Asimismo, el desarrollo de las aventuras de Reeves simplifica demasiado la acción, resuelta con una extrañísima batalla naval en la que el protagonista se dedica a hacer naufragar las naves de los persas.

En cuanto a la batalla de las Termópilas, podemos decir que el sentido trágico y heróico de este episodio es un buen reclamo para el cine. Así, la acción ha sido llevada al cine en dos ocasiones, con meritorio éxito de público en ambas ocasiones. “El león de Esparta” era una película completa y compleja, en la que el director conseguía exponer no solo los detalles de la batalla sino también los enfrentamientos internos de Esparta y Atenas y la rivalidad entre ambas ciudades.

En cuanto a 300, la reciente adaptación del comic de Frank Miller, la imagen nos devuelve a este proceso actual de revitalización del Peplum mediante el proceso de infografía informática que tanto presupuesto ahorra a la producción de películas sobre la Antigüedad. Asimismo, la acción se centra casi únicamente en los 300 espartanos, olvidando al resto de los participantes en la continenda, lo que resta cierto valor histórico, aunque en beneficio de un logrado entretenimiento. Con todo, 300 se enmarca, junto con otras películas que hemos comentado, en el proceso “post 11S”, con lo que debe entenderse en este mismo sentido, como un producto de su tiempo, de la justificiación de la guerra en Oriente por parte de EE.UU. y como justificación de la Grecia Antigua como cuna de la cultura occidental.

En este sentido, no puede olvidarse en ningún momento que la película nace de una obra de comic, como es el 300 de Frank Miller (que podeis descargaros de aquí). El merito del director no es, pues, en cierto modo, otro que el de poner en la realidad los dibujos ideados por Frank Miller para su exitosa propuesta de comic, como demuestran las imagenes comparadas entre ambos productos:

En este sentido, 300 cumple con uno de los elementos característicos del Peplum, como es la de la estrecha relación con los efectos especiales. No obstante, estos efectos, que anteriormente servían para recrear espacios, para construir (reconstruir, de hecho) la grandeza gloriosa y normalmente increible del mundo antiguo, aquí se yuxtapone con la reconstrucción misma de la realidad. De hecho, todo en la película, desde un sentido estético, es una auténtica fantasia, puesto que no hay reconstrucción, en el sentido que no hay escenarios.Todo es, pues, irreal, lo cual, por otra parte, soluciona uno de los graves problemas estructurales del Peplum, como era el de la reconstrucción misma de decorados, que por su ingente gasto suponía a menudo no sólo un lastre económico para la producción, sino también un auténtico lastre para el mantenimiento de la ficción, para la credulidad del espectador.

El ordenados sustituye aquí, entonces, de forma definitiva, no sólo ya al slow-motion de Harryhausen, sino incluso a la magnificente decoración de los grandes Peplums, desde Cabiria e Intolerancia hasta Ben-Hur o incluso el Hercules de Reeves, símbolo del spagetti peplum. Vuelve, por fin, aunque no en 300, la posibilidad del colosalismo, que en este caso no corre el riesgo de reducir los beneficios a cenizas, pues resulta mucho más seguro y más barato que componer los complejos y desmesurados decorados de antaño.

En este sentido, 300 supone, diriamos, una auténtica deconstrucción, una muerte y resurrección, del Peplum. Nacido no ya de una novela histórica, como los grandes Peplums (Ben-Hur, Espartaco, Los últimos días de Pompeya, Quo Vadis…), sino de un comic. Asimismo, Colosal en su puesta en escena, aunque sin emplear decorados que remitan en ningun momento (salvo las breves escenas en Esparta,  y ni aun así) la brillante capacidad arquitectónica del mundo clásico, propia por otra parte de toda una forma de entender el peplum. Y por último, plantea una historia real, en contra de la tradición sobre el cine en relación con la grecia antigua, vinculada siempre al ámbito de lo mítico, que pese a todo, es a su vez una historia increible, donde la gloria y la épica estan a la altura de cualquier epopeya antigua y moderna. Así, con mucha menos poesía visual que Gladiator, 300 es en definitiva el nuevo marco conceptual del género.

A continuación os dejo también  los links de las películas “El león de Esparta” (de la que “300” es una especie de Remake) y “La batalla de Maratón”, ambas relacionadas con el decurso de las Guerras Médicas, ejemplos esenciales de cómo el cine ha tratado estos acontecimientos.

El León de Esparta

La batalla de Maratón

PREGUNTA 2:
Reflexionad en aproximadamente un máximo de media página de Word sobre el siguiente tema:

Lucha de Civilizaciones

Podeis enviar vuestras preguntas mediante el correo-e del campus virtual, indicando en el asunto el título del tema (Troya: Homero en el cine (Tema Pregunta 1)


No Comments

Apr 26 2011

Troya: Homero en el cine (Tema Pregunta1)

Posted in General by Antela Bernardez |

Hablar de las películas que el cine ha gestado sobre la maravillosa Guerra de Troya equivale, irremisiblemente, a hablar de Homero, del mundo micénico y minóico y, como no, de la aventura y la tragedia de un ejército sometido a inmensas penurias, como fue el de los griegos, y de una ciudad sitiada cuyos esfuerzos por sobrevivir estaban condenados desde el principio al desastre.

Como introducción, quizás para entender todo este proceso histórico sería bueno proponer una pequeña introducción histórica al mundo en que aparecieron los poemas homéricos.

MUNDO MICÉNICO Y MINOICO

Hasta finales del s. XIX se pensaba que los mitos eran formas de representación que los griegos habían utilizado para explicar su pasado, pero que. Más allá de la información cultural extraíble de ellos, hacían referencias a acontecimients imaginarios, no reales.

Pero a finales del s. XIX y principios del XX esta idea cambió gracias a dos personajes que, obsesionados a s vez por dos mitos, llevaron a cabo sendos descubrimientos arqueológicos que cambiaron completamente la perspectiva de los estudios clásicos: Sir Arthur Evans descubrió el palacio de Cnosos en Creta, y Schliemann excavó y desenterró las ruinas de la ciudad de Troya. Es a través de estos dos grandes descubridores que se comienza a estudiar el estadío de la cultura griega anterior a la época arcáica (anteriormente, se consideraba que la Historia de Grecia comenzaba en la fecha de la primera Olimpiada, esto es, 776 a. C., pues se entendía que lo ocurrido cn anterioridad a esta fecha no podía ser conocido ni comprendido, por la falta de datos y porque nuestra información provenía solamente de los mitos).

LA CIVILIZACIÓN CRETENSE: EL MUNDO MINÓICO.

Podríamos desarrollar con profundidad nuestro acercamiento a la cultura minoica a través de la revisión de sus estadíos de formación y desarrollo, pero aquí solo prestaremos atención al periodo conocido como Minoico Reciente (1700-1450 a. C.)

Sir Arthur Evans, tras diversas conversaciones en casa de Schlieman en Atenas, decide aproximarse a Creta y allí, tras comprar los terrenos donde cree que puede tener éxito en sus excavaciones, comienza sus trabajos arqueológicos, con un espléndido resultado, ya que saca a la luz el maravilloso Palacio de Cnosos.

LA CULTURA MINÓICA: Podemos establecer dos factores como causas generadoras de la cultura minóica, como son el aumento demográfico y el aumento de los recursos (posiblemente producido por la adopción del cultivo de la tríada mediterránea, compuesta por la vid, el olivo y el trigo).Sin duda, son dos causas compatibles, que pueden comprenderse de un modo correlativo. En cuanto a las características definitorias, debe destacarse la existencia de los palacios micénicos. Este será el elemento básico de su estructura sociopolítica, y dentro de estos palacios debemos destacar el recinto llamado Mégaron, claramente vinculado con el mundo oriental, y primer germen de la estructura arquitectónica que derivará en el esquema de construcción de los templos griegos clásicos. Podemos definirlo como una estancia de carácter rectangular o cuadrangular con un hogar en el centro, precedida por un pórtico columnado.

1) Estructura Política: Estos palacios serían el centro de la vida política y social del mundo minóico. En ellos encontramos un rey, con su reina, que funciona como cabeza del gobierno, en calidad de jefe de la administración de justica, sumo sacerdote, general plenipotenciario de los ejercitos,etc…

Sin duda, a la hora de hablar de las relaciones del mundo minóico cretense con el resto de Grecia y del Mediterraneo Oriental, podemos hablar de una Talasocracia cretense, definida en su control sobre la zona mediterranea de las Cícladas y la peninsula griega a través del establecimiento de colonias que, en principio con carácter comercial, establecerían su dominio, primero económico, por su naturaleza comercial y a raíz de ello, también político, sobre un amplio territorio. Lo que no sabemos es hasta que punto fueron simplemente colonias o emplazamientos comerciales, o si llegaron a conformarse como asentamientos de carácter destacado. Estas colonias se establecen a lo largo del mediterraneo oriental, comerciando con todo el amplio surtido de culturas que pueblan esta geografía, aunque destaca por su envergadura el comercio con Egipto.

El Fin de la Cultura Minoica, aunque todavía nos es oscuro, suele explicarse atendiendo a dos posibles factores, de una parte una posible erupción volcánica (el volcán de Thera entra en erupción hacia el 1500 a. C.), y por otra parte, un posible ataque exterior, proveniente de la cultura micénica, que hubiese tenido lugar hacia el 1450 a. C., aunque ninguno de los factores es excluyente, por lo que quizás deberíamos hablar de una solución bicausal.

En cuanto a la Cultura Material, lo más curioso que nos encontramos, por su importancia posterior (y como prueba de la gran influencia oriental sobre el mundo cretense) son los sellos de piedra con escritura jeroglífica-ideológica. Este tipo de símbolos, que entendemos como tipología de escritura, viven posteriormente un proceso de esquematización, hacia signos lineales que marcan el paso hacia las escrituras de tipo lineal A y lineal B, que se nos conservan en tablillas de arcilla cocidas a raíz del incendio de algunos de los palacios. El lineal A nos es todavía desconocido, ya que no ha sido descifrado. En cuanto al lineal B, de carácter posterior al lineal A, se nos aparece como el sistema de escritura del que proviene el griego. En Cnosos se han conservado más de 3000 tablillas de arcilla conteniendo textos en lineal B. La razón de su existencia, posiblemente, surge de la necesidad del pueblo minoico de transcribir el lineal A la lengua griega, en base a las relaciones con el mundo mediterráneo de origen helénico (Grecia, las Cícladas,…). De este modo, encontramos el lineal B también en Grecia. El gran descubrimiento de descifrado del lineal B se produce en 1953 de manos de M. Ventris y J. Chadwick.

LA CULTURA MICÉNICA:

En la cultura micénica nos encontramos, frente a aquellos palacios cretenses, una serie de fortalezas, de las cuales Micenas es el mejor ejemplo, que revelan el marcado carácter militar del mundo micénico. Asimismo, también encontramos estructuras arquitectónicas similares al Megaron, que nos da constancia de la amplia influencia del mundo cretense sobre el mundo continental micénico. No obstante, una nueva estructura arquitectónica nosllama la atención, son los tholoi (tholos en singular), definibles como edificios de forma circular y abovedada que servían como tumbas y que más tarde adquirieron una función religiosa más amplia al ser el germen de los santuarios griegos de planta circular.

A nivel sociopolítico, encontramos el mismo tipo de monarquía cretense, aunque con un carácter mucho mas jerarquizado y con base militar. Como conceptos organizativos básicos, nos encontramos, en primer lugar, el wanax, esto es, el Rey. Junto a él, diversos basileus, que son como un tipo de principes, con autoridad militar de ámbito local y funciones de gobernadores locales a nivel administrativo (p. ej: Ulises, Menelao,…en la poesía homérica). Los lawagetas son conductores del laos o pueblo en armas, por lo que debemos entenderlos como jefes militares al servicio del rey (un ejemplo, en la Ilíada, sería Héctor, al servicio de Príamo, o Aquiles, al servicio de Agamenón).

Las claves del Mundo Micénico son sin duda su marcado carácter militar, con una organización social marcada por su aspecto bélico, y su centralización (basada en las fortalezas) a todos los niveles: administrativo, político, económico, comercial (también controlado por los palacios).

En cuanto a la religión, conocemos los nombres de los dioses gracias a las tablillas de lineal B, donde se nos aparecen la mayor parte de los dioses griegos de época histórica, como Zeus, Hera, Hermes, Ares…, aunque no todos ellos aparecen representados, como por ejemplo Dionisos o Apolo, por lo que podemos pensar que estos ausentes son posteriores. También encontramos referencias a la Diosa Madre (Potnia), que a veces aparece asociado a Hera, y culto a los héroes civilizadores, como Heracles o Teseo.

Sobre las causas del fin del mundo micénico, se han establecido diversas posibilidades: 1) Invasiones por parte de los Pueblos del Mar. Conocemos el impacto de estos pueblos migratorios en otras culturas, como Egipto o entre los hititas (que desaparecieron a causa del enfrentamiento contra estos Pueblos del Mar). 2) Conflictos Internos: es posible que una lucha entre los palacios generase una importante discordancia civil, que tendría como fruto una serie de revueltas sociales debidas a la extrema jerarquización del Mundo Micénico).

Existe una tercera posibilidad, que se ha barajado debido a la enorme ruptura que supuso el fin del mundo micénico, y es aquella asociada a la posibilidad de la existencia de Catástrofes Naturales: Tras la caída del mundo micénico, el corte histórico fue tan brusco que se perdió la escritura y la sociedad tal y como era en el Mundo micénico. No obstante, al mismo tiempo, se generaliza el uso del hierro en el armamento.

Frente a todas estas posibilidades, los historiadores solemos optar por una pluricausalidad que pueda explicar todos los matices de esta ruptura en la Historia de Grecia.

La Época Oscura

El Periodo comprendido entre la cultura micénica y la época arcáica griega (caracterizada por el renacimiento cultural) es conocido como la época oscura, por el reducido número de información que poseemos sobre este momento histórico. A su fin, en la época arcaica, encontramos un renacimiento basado en la reaparición de la escritura y la formación de la polis.

Características de la época Oscura: Podemos hablar de un claro descenso de la población, así como de una modificación de los asentamientos poblacionales, pasando de los palacios micénicos de carácter urbano a la organización de los oikos en un espacio rural. Una tercera característica básica de este período será la notable disminución de los contactos marítimos. A partir del s. X, con el inicio del llamado Período Geométrico, podemos comenzar a apreciar una paulatina recuperación, que en el s. VIII se materializará completamente ya con el aumento demográfico, renacimiento cultural y compilación de los poemas homéricos, caracterizando todos estos elementos el inicio de la época arcaica.

En Homero, con su Ilíada y Odisea, más allá del mundo bélico que representan (especialmente la Ilíada), vemos en acción a los aedos, poetas ambulantes cuyas canciones estaban basadas en tradiciones orales (lo que nos informa del carácter iletrado de esta sociedad), donde los amplísimos ciclos heroicos y mitológicos aparecen representados a través de formulas memorísticas que permitan al poeta recordar la vasta extensión de sus canciones. El mundo que reflejan es el de los aristócratas, con valores de carácter militar, heroico, y con un mundo jerarquizado en un modo de gran continuidad con el período micénico, con los basileus como reyes organizadores de la vida local y regional de las comunidades. Se nos muestra un mundo complejo que pervive de tradiciones micénicas, aunque en la Odisea podamos apreciar también esa naturaleza rural tan marcada de la época oscura y arcaica temprana.

En este mundo de carácter marcadamente aristocrático (pues son las familias aristocráticas las que detentan el monopolio del poder), encontramos una serie de conceptos aristocráticos (que se nos revelan en los poemas homéricos), de destacada importancia para entender el funcionamiento histórico de este período:

La areté: concebida como la virtud, y normalmente asociada al mundo bélico (en el que la areté se asocia al valor). De este modo, la areté aristocrática debe tender a la búsqueda de la gloria.

La kleos: designa la gloria, que, como veremos, es la forma que obtiene la vida más allá de la muerte a través del recuerdo de las hazañas de un héroe. La gloria es lo que aproxima al hombre a los dioses, pues aunque no lo hace inmortal, sí que convierte su recuerdo en inmortal, como los dioses.

El ethos: Es el código vital, aquella norma que marca el estilo de vida de una persona.

La Xenia: Indica Hospitalidad (xenos, en griego, significa extranjero). La Xenia es un sistema de relaciones de intercambio de regalos o dones, con su contradon o correlato. Por este código es tan honroso dar como recvibir, y sirve para redistribuir ojbjetos preciosos, así como para reforzar alianzas entre familias aristocráticas, y asegurar cierta seguridad en los grandes desplazamientos (al ser el aristos extranjero acogido por miembros de otra familia aristocrática en un territorio lejano), de ahí su sentido hospitalario: es un medio para sentirse seguro y libre en tierras extranjeras, a través de los lazos entre distintas familias aristocráticas.

Homero, La Ilíada y el Cine

En múltiples ocasiones, el cine ha intentado poner imágenes a la gran epopeya militar homérica descrita por La Ilíada, pieza cumbre de la literatura europea, al tiempo que primera representación de la misma. No obstante, los resultados han sido variopintos, por no decir que habitualmente decepcionantes.

En primer lugar, podríamos hablar de las coincidencias. En todas ellas, el aspecto escenográfico está claramente marcado, de una parte, por la influencia y la impronta de la estética griega, mediante estatuas colosales y, a menudo, la mezcla en imágenes de estilos arquitectónicos de épocas diferentes en una misma recreación, lo que lleva, de inicio, a un error mismo de concepto, al saltarse el orden real de la cronología del mundo micénico y incorporar, por ejemplo, columnas doricas con columnas de estilo minóico (como las del palacio de Cnossos, en Creta).

Por otra parte, la intervención de los dioses en la obra, que resulta capital dentro del texto homérico, tampoco aparece siempre en la medida que debería para permitir al espectador una correcta comprensión del decurso de la historia narrada. De hecho, si partimos directamente de los primeros versos de la Ilíada, en ellos podemos ratificar la verdadera importancia de los dioses, en especial de Zeus, artífice único de cuanto tendrá lugar en las orillas de Troya:

“Canta, diosa, la Cólera del Pelida Aquiles,

Funesta, que causo la muerte de muchos guerreros…

… y todo por la voluntad de Zeus”

Aquiles, según el texto, es el único protagonista de unos acontecimientos que se desencadenan a raíz de su disputa con el Jefe de los aliados la expedición griega, Agamenón, y que en el fondo tiene lugar como consecuencia de un plan de Zeus. Zeus temía a un personaje tan poderoso como Aquiles, e ideó un modo para que se viese enfrascado en una rocambolesca historia que le llevase a la muerte. De este modo, la Ilíada tiene mucho de tragedia. Desde el propio Agamenón, personaje típicamente trágico, como hemos visto al hablar de la Tragedia en el cine, o el designio de Zeus, inexorable destino para los hombres, lo cierto es que la Guerra de Troya está más proxima a este género que al de la aventura, pese a los intentos que el cine ha puesto en marcha para extraer su aspecto más aventurado.

Aquiles está, de este modo,destinado a la tragedia, a la muerte, por causa del plan de Zeus. Su propio nombre Akhi-laos (Aquiles) indica que su ejército, su laos, está de luto, es decir, que morirá en combate. Pero esta relación con la muerte es al mismo tiempo su capacidad para volverse inmortal, mediante el recuerdo inperecedero que le proporciona la gloria. Así, esta búsqueda de la gloria resulta una de las bases para comprender al personaje de Aquiles y su comportamiento, al menos hasta la muerte por accidente (si es que alguien puede morir por accidente en una guerra) de su amigo/amante (en la tradición griega) Patroclo, momento en que Aquiles casi deja de ser un hombre (deja de lavarse, de dormir, de comer con los otros…) para convertirse en una fiera salvaje, sanguinaria y sedienta de venganza. Esta sinrazón le llevará a matar a Hector y a ultrajar su cadaver, dejando Troya sin su último defensor.

Asimismo, el personaje central también recibe en el cine ciertas modificaciones. Resulta señalable el ejemplo de “La Guerra de Troya”, película en la que Steve Reeves encarna a Eneas como protagonista, sin tener en cuenta el relato homérico, y quizás preparando al espectador para la siguiente secuela, más famosa, de “Eneas”, donde Reeves encarna al fundador mítico de Roma, en una nueva reformulación del esquema de la aventura y el viaje que ya hemos estudiado en un tema anterior.

Por su parte, Aquiles, único protagonista posible, aparece subyugado a otros personajes, como Ulises (de quien ya hemos hablado), artífice del caballo de Troya, o incluso a Helena, razón de ser de la contienda, o quizás mejor, verdadera excusa para una guerra que tenía más de interés comercial que de cruzada por romance. El personaje de Aquiles resulta, en este sentido, de dificil digestión para la industria cinematográfica, al no permitir una sencilla identificación con el espectador. Aquiles es una bestia, un matador que en un momento dado llega incluso a perder el control. Más que un relato heróico, el suyo es el destino de una tragedia. Por ello, en ocasiones, los Troyanos han salido todavía mejor parados que el héroe invencible, puesto que su sufrimiento, en tanto que pueblo asediado, y sus penalidades sí que conmovían al público. De este modo, las adaptaciones sobre Troya debieron establecer en los espectadores ciertos vínculos con el recurrido tópico del Western, donde los fuertes eran asediados por los indios, guerreros movidos por el ansia de gloria, al igual que ocurría con Aquiles.

La película Troya resulta, en este sentido, de dificil comentario. Los errores son constantes, conforme avanza la narración, y llega un momento que la libertad tomada por el director resulta casi insostenible, puesto que el relato original y su coherencia se desvirtúa, perdiendo su sentido. La falta de referencias a los dioses tampoco facilita las cosas, puesto que, como veíamos, la Ilíada es una especie de proyecto de Zeus para afianzar su liderazgo en el mundo, su dominio sobre los hombres. Si arrancamos a la historia este elemento, su contenido se tiene que ver inevitablemente afectado. Y es una pena, puesto que, está claro, la producción muestra unos recursos ricos que podrían haber dado lugar a un espectáculo más digno. Con todo ello, ha habido voces en favor del film, afirmando que el objetivo del mismo, el entretenimiento, se ve claramente cumplido. No es, sin embargo, éste un razonamiento del todo válido. El único espectáculo que muestra la película, aparte de los escenarios (ya mencionados) y de los ropajes (que en momentos podrían ser creíbles), no es otro que el de la sangre corriendo por las playas de Troya, y ésta no es, en modo alguno, la única ni la mejor definición del espectáculo.

Troya (2004)

Helena de Troya (1955)

La Ira de Aquiles (1962)

Read more »


No Comments

Apr 21 2011

Peplum de Pascua

Posted in General by Antela Bernardez |

La Semana Santa es terreno abonado para el Peplum. Existe todavía esa larga tradición de asociar las fechas de celebración del martirio y muerte del Christo con las películas de romanos, así como con otras expresiones relacionadas con la antiguedad, como por ejemplo los grupos de “armaos”, propios de algunas comunidades españolas (y catalanas).

De entre este tipo de Peplums, Ben-Hur podría ser el gran ejemplo. Película, diríamos, de Jueves Santo.

No obstante, una opción menos sacra, más láica (y con un alto contenido de ideología de izquierdas) es el clásico de Stanley Kubrick, Espartaco.

En mi opinión, la mejor película de romanos (ever).

Alberto Prieto, El esclavismo en el cine

Links (para los que teneis problemas): http://www.megavideo.com/?v=1EY29W08

G. Fatás, “Espartaco”


No Comments

Apr 13 2011

Biopics en sandalias

Posted in General by Antela Bernardez |

Hola a todos,
En primer lugar, os debo una disculpa. Mi ausencia en el aula, debida a mi permiso por paternidad, ha motivado un cierto descontrol (y lo que es peor, mucha desinformación) que os ha afectado directamente, tanto a los que estais siguiendo la asignatura de forma virtual como a los que venis a clase. Me sabe mal que un momento tan dulce para mi como el nacimiento de mi hijo os haya acarreado tantos problemas.

Más allá de ello, quiero recordaros a todos el calendario pendiente:
El dia 2 de mayo termina el plazo para entregar el trabajo sobre las series de TV. Os propongo que así que lo entregueis podamos establecer un diálogo virtual mediante el campus, en un foro creado para ello.

En segundo lugar, la semana del 26 (es decir, el 28, pues el 26 es la festividad de la facultad de letras) comenzaremos a ver las películas de las que hay pregunta en el campus. El 26 os colgaré la película y la pregunta, y la trabajaremos en el blog y en el campus y el aula a lo largo de la semana.

En tercer lugar, la semana santa es habitualmente terreno abonado para el Peplum. Por ello, estos días os colgaré algunas de las películas que si bien hemos ido viendo en los últimos años, lo cierto es que este año las hemos descartado, pero que aun así pueden ser de vuestro interés, y os pueden servir de orientación sobre cómo serán las sesiones sobre las películas.

Así pues, comenzaremos con la, a veces un tanto dura, película “Sócrates” de Rosselini. Quizás el biopic más tópico del Peplum.

Os dejo la pelicula y un artículo, por si os interesa.

La palabra filmada: Sócrates, de Alberto Prieto Arcinega.


No Comments

Apr 13 2011

El arqueólogo en el cine

Posted in General by Antela Bernardez |

La disciplina científica de la Historia aparece a menudo representada en el cine como una cuestión propia de eruditos, de estudiosos e investigadores que viven más entre libros que entre las personas, en el mundo real. Los historiadores están habitualmente prefigurados en el cine como personajes herméticos, encerrados en bibliotecas tratando con documentos y papiros, así como con idiomas y símbolos extraños, cosas que sólo ellos entienden y conocen.

Frente a este investigador, este historiador de carácter pasivo, el cine ha creado un personaje opuesto, como es la figura activa del arqueólogo. En este sentido, el arqueologo funciona, en primer lugar, como un personaje que se mueve en dos tipos de ámbito, como son, de una parte, la búsqueda y procura de objetos, y de otra, el espacio de los museos.


Indi1 – El arqueólogo vs. el historiador.


Indi 3 – Marcus, el historiador vs. el arqueólogo.

Stargate: Historiador vs. Arqueólogo (en este caso, arqueólogo = militar): http://www.youtube.com/watch?v=PBca0cBwCro

La procura de objetos supone para el arqueólogo en el espacio fílmico una especie de viaje similar al que se planetaba ante el héroe del cine de aventuras, que ya hemos comentado. En este sentido, el arqueĺogo viene a sustituir al antiguo aventurero, típico viajero del s. XIX, una figura del tipo Allan Quatermain (y no puede ser coincidencia la similitud de este personaje en concreto con el más famoso arqueólogo del cine, Indiana Jones), propia de realidades de carácter colonial, que planteaba de una parte las relaciones de dominio entre Europa y las colonias, y de otro el descubrimiento de toda una serie de culturas, propias de los sometidos, lo que sin duda nos conduce nuevamente a lo desconocido, pero también a la aventura, y al peligro, nuevo elemento capital del cine sobre la antigüedad, integrado ahora de la mano del arqueólogo.


Lara Croft y su padre, auténtico retrato estético de señor colonial del XIX.

A su vez, las culturas desconocidas, que suelen hacer referencia directa a viejas civilizaciones, de carácter arcano, imponen también una lógica propia dentro de la narración, como es la de la relación de los protagonistas, y por ende, de la misma Europa o de occidente, con fuerzas fuera de cualquier razonamiento, propias de culturas bien diferentes, fruto de magias ancestrales desconocidas u olvidadas. Todo ello no deja de ser resultado de las representaciones populares sobre las Grandes Civilizaciones, siempre sumidas en el misterio de un poder capaz de justificar la construcción de los vastos vestigios que se nos han conservado en el presente, siendo el mejor ejemplo de todo ello el mundo del antiguo Egipto, como posteriormente veremos.

La Momia – Origen exoterismo (Grandes Culturas y Magia): http://www.youtube.com/watch?v=r1SxF5Uej6Q

En este sentido, el arqueólogo es, ante todo, un protagonista en movimiento, lejano a los libros, y más próximo a la acción. Su aventura suele estar fundamentada tanto en el elemento del viaje en el espacio, en tanto que una especie de road movie, relacionada con algún objeto, o con las fuerzas del bien y del mal, como en el viaje en el tiempo, puesto que su acción suele vincular dos mundos temporales diferentes, como son el presente y el pasado. En efecto, su búsqueda suele llevarle a contemplar mundos perdidos, pero sobre tod, parece que el carácter más importante de su figura es la de buscador. En definitiva, el arqueólogo fílmico se encuentra tradicionalmente en contexto con objetos misteriosos, mágicos, que bien debe obtener, recuperar o encontrar, o bien su viaje aparece representado como alegoría de un aprendizaje que le ha de permitir conocer el funcionamiento de estos objetos-reliquias, de modo que en el climax decisivo de la narración, el uso de estos artilugios fantásticos sirvan al arqueólogo para marcar las diferencias y hacer prevalecer el bien y el orden sobre las oscuras sombras del mal. Este tipo de objetos suelen encontrarse, directa o indirectamente, en el contexto de una excavación, y normalmente estas excavaciones suelen estar vinculadas al carácter de los arqueólogos como “visitadores” de tumbas. El cine, en este sentido, los ha equiparado a los ladrones de tumbas tradicionales, saqueadores de tesoros, aunque revestidos a veces de hombres de ciencia. Aquí es donde se contraponen los caracteres opuestos de los diversos arqueólogos posibles, entre aquellos que se dejan llevar por el brillo del poder y la riqueza de lo fabuloso, que suelen ser víctimas mismas de su propia ambición, y encarnar a los antagonistas negativos, y por el contrario, los arqueólogos respetuosos, que no buscan la riqueza sino a menudo el conocimiento (un conocimiento que a veces no es científico, sino muy a menudo también personal, a partir del resultado de las enseñanzas del viaje), que encarana a los protagonistas de la acción.

Sin embargo, la imaginación misma de estos objetos mágicos resulta absolutamente complicada. No en vano vale la pena recordar que la arqueología es una disciplina que se basa esencialmente en el análisis de objetos, razón por la que en las historias de los arqueólogos en el cine el protagonismo final de la narración expuesta en pantalla aparece personificado en ciertos objetos, es decir, en esos artefactos de carácter mágico que son el fin último de la búsqueda del arqueólogo, y por ello, el objetivo central inevitable de la acción.

En sí, la idea tópica de la existencia de unos objetos con poderes mágicos salidos de la arqueología debe remitirnos, en primer lugar, al marco de lo religioso, y en segundo lugar, a la borrosa frontera entre religiones misteriosas y exoterismo. En este sentido, resulta interesante plantear la relación que la literatura y, una vez más, el cine, han establecido en tanto que simbiótico intercambio de imaginarios. Es probable entonces que a la habitual tendencia humana de sobrecargar los objetos con propiedades irracionales, la literatura haya promovido una creencia específica sobre ciertos pueblos y culturas. Siguiendo con ello, cabe destacar la influencia de autores como H.P. Lovecraft o R. E. Howard, por citar los más conocidos, en los imaginarios de los años 30, y su continuidad hasta nuestros dias. Howard y muchos otros, pero en especial y con gran maestría en el caso de Lovecraft, consiguieron gestar una serie de mitologías basadas en la existencia de culturas arcanas y fuerzas místicas. De este modo, la literatura proveyó al cine de la imaginación necesaria para incorporar esta especie de objetos provenientes de antiguos mundos, tan viejos como la misma tierra, y con poderes inimaginables. La existencia de estos mundos, a menudo incluso anteriores a las culturas humanas, se alimenta a su vez de la conjuración de numerosos códigos mitológicos reales, aquí reinventados constantemente para gestar nuevas apuestas narrativas.

Estos “otros mundos” proveen al cine sobre los arqueólogos de dos elementos claramente innovadores en el cine sobre la Antigüedad. El primero de ellos es el terror. En este sentido, los poderes inhumanos y la magia de origen antiguo, desconocido y oculto, da luhar a formas terroríficas como resultado del uso de estas fuerzas místicas no controladas por el hombre. El mejor ejemplo es el caso paradigmático de la figura de la momia, pero también de otros seres abominables, similares a las momias, como por ejemplo los golems o, incluso, los zombis. Asimismo, los zombis y las momias tienen en común algunos rasgos de su, digamos, personalidad, pues ambos son seres muertos vueltos a la vida mediante la magia.
La Momia – Zombies: http://www.youtube.com/watch?v=yENAOm6V5YM

A su vez, la momia plantea un escenario totalmente nuevo que se suma a la novedad misma del terror como argumento fílmico de las películas sobre lo antiguo, como son los espacios de los museos, que por su acumulación de figuras y objetos, conglomerado de culturas sin orden que representa no ya el conocimiento histórico, sino más bien el imaginario colectivo sobre el pasado por medio del objeto material expuesto, un lugar ciertamente inquietante, como demostró perfectamente Hitchcock, por ejemplo, en su famosa escena de “Cortina Rasgada”, donde el suspense de un museo se hace totalmente palpable a partir del thriller del silencio.


Cortina Rasgada – Fragmento de Museo


Adele y el Misterio de la Momia – Escena Louvre (Museo)

El segundo elemento novedoso es el exoterismo, que parte de la explicación de la labor del arqueólogo, y en especial de su confrontación con estos objetos mágicos como la lucha misma por el orden. De este modo, aparecen en el peplum explicaciones tópicamente contemporáneas del mundo antiguo, como por ejemplo el caso de Egipto, donde la razón de su antigua grandeza aparece expuesta como resultado de tecnologías extravagantes, y a menudo de la bien conocida teoría de su origen extraterrestre. No obstante, no cabe olvidarlo, el arqueólogo sirve siempre para revalidar el pasado en el presente. Ese pasado es amenazador y peligroso, como queda evidente a través de los poderes de los objetos que se nos han conservado, y que ciertamente nos resultan muy a menudo del todo desconocido.

Stargate – Extraterrestres: http://www.youtube.com/watch?v=GkTQ5Z_cEDM

Indi 4 – Extraterrestres: http://www.youtube.com/watch?v=D-VJTJUA_AI

En cierto modo, hablar de la influencia de Lovecraft, de los objetos mágicos y de la arqueología, así como de los escenarios coloniales, o del exoterismo, supone sin remedio hablar también, en el cine, de los nazis, en una práctica absolutamente común y tópica de la figura del arqueólogo en el cine. En este sentido, los nazis vienen a sumarse a las abominaciones que hemos mencionado, como los zombis o los extraterrestres, pero con el crudo agravante del profundo interés de la ciencia nazi. Nuevamente, la oposición de fuerzas que hemos explicado que se representa en la pantalla en relación con la arqueología se juega en el ámbito del presente, pero sobre todo en el ámbito de la lucha entre el bien y el mal.


Nazis – Arqueología y Exoterismo.


No Comments

Next »