El filo de la pipa – José A. Noguera

Opiniones críticas sobre política, sociedad y cultura

Archive for February, 2013

Feb 06 2013

Mi querido derecho a decidir

Posted in Política |

El “derecho a decidir” centra últimamente muchas discusiones públicas, políticas y periodísticas. Y, es cierto, se trata de un tema capital: ¿tenemos los ciudadanos derecho a decidir colectiva y democráticamente sobre las cuestiones centrales que afectan a nuestra vida en común? Mi respuesta es que sí: estoy de acuerdo con que colectivamente tenemos “derecho a decidir”. Quiero ejercer ese derecho. Quiero que podamos decidir.

Quiero que podamos decidir democráticamente si los políticos imputados por corrupción deben abandonar, siquiera temporalmente, sus cargos en las instituciones públicas y en su partido. Quiero que decidamos si hay que mantener la anacrónica inmunidad parlamentaria, y si no sería exigible que cualquier persona, con escaño o no, con cargo público o sin él, respondiese ante los tribunales ordinarios sin necesidad de suplicatorio alguno, como cualquier ciudadano de a pie. Decidamos: ¿hay que dotar a los inspectores de hacienda y a los fiscales anticorrupción de los recursos y los poderes que hace décadas piden y necesitan para combatir eficazmente a los defraudadores fiscales, sí o no? ¿Hay que permitirles que actúen de oficio sin estar a merced de las órdenes del político de turno, sí o no? ¿Hay que dar poderes suficientes a jueces, fiscales, inspectores y fuerzas de seguridad para perseguir la delincuencia financiera y la corrupción, sí o no? ¿Hay que establecer penas ejemplares para esos delincuentes y apartarlos de por vida de cualquier cargo público, de cualquier subvención de la administración, de cualquier negocio o contacto económico con ella, sí o no?

Sí, que decidan los ciudadanos: que decidan si tenemos que pagar entre todos la deuda privada de la banca y de los promotores inmobiliarios. Que se les deje decidir libre y democráticamente, a nivel europeo, si el Banco Central Europeo debería actuar como la Reserva Federal norteamericana o seguir como hasta ahora. Que se les permita elegir democráticamente a los miembros de la Comisión Europea, de la troika, del eurogrupo, y de todos los sanedrines económicos que juegan con sus vidas sin responder ante nadie. Que decidan, sí: ¿hay que flexibilizar los objetivos y el calendario de reducción del déficit?, ¿hay que constitucionalizar el déficit cero, tratando a las colectividades democráticas como las únicas entidades en el mundo a quienes la ley impide endeudarse, como a los niños o a los discapacitados mentales graves?, ¿hay que homogeneizar los sistemas fiscales y de protección social en la Unión Europea siguiendo principios de equidad, universalidad, progresividad y cobertura de las necesidades básicas?, ¿hay que declarar una guerra política, legal y democrática contra todos los paraísos fiscales y financieros?

Quiero votar: votemos si los partidos políticos pueden recibir donaciones anónimas legales; de hecho, votemos si pueden recibir donaciones privadas en absoluto. Votemos si las leyes electorales tienen que ser proporcionales y, en todo caso, evitar el despropósito de que A pueda tener más escaños que B con menos votos. Votemos si los gobiernos pueden indultar por la patilla. Votemos, ya puestos, sobre qué régimen político queremos, monarquía o república. Vamos a votar, libre y democráticamente, si las guarderías y escuelas públicas no tienen prioridad presupuestaria absoluta sobre las privadas, y lo mismo respecto de los servicios sanitarios. Votemos si el mercado de trabajo debe ser un lugar de transacciones igualitarias, libres y equitativas, como el mercado de comestibles de nuestro barrio, o debe seguir siendo un casino con las cartas marcadas a favor del dueño. Votemos sobre todas estas cosas, sin reservas. Como dice el presidente Artur Mas, ¿quién tiene miedo a la democracia? Pues adelante: a ver si hay agallas y patriotismo suficientes para que podamos decidir sobre todo esto.

Ah, se me olvidaba: además, que nos dejen decidir qué tipo de comunidad política somos y con qué fronteras… aunque, bien pensado…. si viviera en un país donde los ciudadanos pudiéramos decidir sobre todo lo anterior, ya me daría absolutamente igual cómo se llamara ese país, y qué fronteras y banderas tuviera.


No Comments

Feb 04 2013

El cortijo y la plebe

Posted in Política |

Para quienes aún no quisieran verlo, el pásado sábado quedó claro en qué tipo de país vivimos realmente. Haciendo caso omiso de evidencias abrumadoras sobre corrupción desaforada que hubiesen hecho dimitir en dos horas a cualquier primer ministro al norte de los Pirineos, el presidente del Gobierno español salió a lanzar un mensaje muy claro a la ciudadanía: este país es su cortijo, suyo y de su partido, ellos mandan y nosotros obedecemos, somos nosotros los que debemos pedir perdón y dar explicaciones por atrevernos a sospechar de su excelencia y sugerir siquiera que debería irse; ni soñarlo: de allí no los va a mover nadie sino es por la fuerza. Qué nos habíamos creído, que por unos milloncetes que se han metido en su bolsillo a nuestra costa van a tener que cerrar el chiringuito..  ¿acaso hemos perdido el juicio?. Una euforia transitoria tras ver el Django de Tarantino, eso es lo que nos ocurre, pero no confundamos esas frívolas películas con la realidad de nuestras justas y merecidas cadenas. Pies a tierra, que aquí va a seguir todo igual, como Dios manda, faltaría más.

Tres cuartos de lo mismo ocurre en el gobierno de la Generalitat, aunque como siempre, con tonos y formas más elegantes, que encubren la similitud de fondo: el presidente de la Generalitat anuncia que convocará una cumbre “contra la corrupción” y propone como primera medida instaurar el principio de que los cargos públicos imputados por corruptos en ningún caso deben abandonar sus puestos (obviamente pensando en Oriol Pujol, a punto de ser imputado por diversas corruptelas, en sus diputados y concejales a sueldo de la mafia rusa, en los líderes de UDC que han confesado la financiación ilegal del partido con cargo a fondos para ayudar a los parados, en las cantidades pagadas por Millet, en su tesorero “dimitido” -como Bárcenas- y en su sede embargada…). Los ciudadanos estamos muy confundidos, y nos hemos creído que luchar “contra la corrupción” implica necesariamente apartar a los corruptos de la vida pública. No es eso, no es eso, qué falta de matiz y qué pensamiento más simplón el nuestro.

Ese es el mensaje de Rajoy y de Mas de este fin de semana: esto es un cortijo, ellos son los dueños y nosotros los lacayos, así que a callar y a bajar la cabeza, y como no pidamos perdón aún nos llevaremos algún mamporro, que no está el país para bromas, y ellos tienen cosas más importantes de que ocuparse. A ver si nos enteramos de que somos tontos y débiles, y nos lo pueden decir en la cara mientras desde Baqueira se ríen de nosotros y nos pasan la factura de los gastos. Nosotros, a volver al tajo, y ellos también a trabajar, que aún hay guarderías y consultorios públicos abiertos, terrenos por recalificar, delincuentes por indultar, y muchos osados derechos ciudadanos por laminar hasta 2015, que es cuando habrá elecciones si Merkel y la UE no hacen el favor de anularlas con una sencilla reforma constitucional express de verano, como la que ya hicieron en 2011.

¿Vamos a seguir aguantando todo esto de brazos cruzados?

 


No Comments