Poema: “A León, porque había vida”

“A León, porque había vida”.

                                                 A Tomás Quintana.

 

En las ciudades la muerte tiene

-es sabido- su espacio natural.

Año tras año la tierra hierve,

pudridero de asfalto y arenal.

 

Es tan grande la muerte acumulada,

suman tanto los restos del terror,

que en las afueras crece la gran nada:

nuevos cementerios, nuevo dolor.

 

El tren nos trajo desde muertes lejanas

buscando de la vida una señal:

junio leonés, final de tierras llanas.

 

Vi en tus Guzmanes* las frentes canas,

la muerte vivía en tu catedral,

mas te recuerdo y quiero regresar.

 

 

J.Amenós Álamo, Junio, 2014.

 

 

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Poemas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.