Arxiu d'etiquetes: 1855

José Reus y García

Reus y García, José. – En colaboración de D. Ignacio Miguel y Rubert; Código de Comercio español concordado y anotado, precedido de una introducción histórico-comparada, y seguido de la Ley de Enjuiciamiento sobre los negocios y causas de comercio. – Madrid, 1855. – Un vol.

Reus y García, José. – Código de Comercio de 1885, aumentado y concordado
. – Madrid, 1886. – Dos vols.

Reus y García, José. – Código de comercio anotado y concordado en colaboración de D. Pedro Gómez de la Serna. – Madrid, 1878. – Un vol.

Catàlegs on es troben aquestes obres: CCUC

Versions en línia:

Código de comercio español. 1855.

Código de comercio de 1885. 1886

Ignasi Miquel i Rubert

Miguel y Rubert, Ignacio. – En colaboración de D. José Reus y García; Código de Comercio español concordado y anotado, precedido de una introducción histórico-comparada, y seguido de la Ley de Enjuiciamiento sobre los negocios y causas de comercio. – Madrid, 1855. – Un vol.

Catàlegs on es troba aquesta obra: CCUC

Versió en línia: Google

Notes biogràfiques:

Directores de la Revista General de Legislación y Jurisprudencia.

Francisco Coello

Coello, Francisco. – Proyecto de líneas generales de navegación y de ferrocarriles en la península española. – Madrid, Núñez, 1855. – Un vol.

Coello, Francisco. – Reseñas geográfica, geológica y agrícola de España. – Madrid, Imp. Nacional, 1859. – Un vol.

Coello, Francisco. – Colección de mapas de España. – 42 láminas.

Catàlegs on es troben obres d’aquest autor: CCUC

Versions en línia de mapes: España y Portugal, Provincias Vascongadas y Navarra

Ramón Anglasell y Serrano

Anglasell y Serrano, Ramón. – Nació en Barcelona en 22 de Enero de 1821. Siguió la carrera de jurisprudencia en la Universidad, recibiendo en 1843 el título de Licenciado en Claustro pleno. En la cátedra de Economía política sostenida por la Junta de comercio de Cataluña y desempeñada por don Eudaldo Jaumandreu, cursó aquella asignatura, y en los exámenes públicos celebrados en 1º de Agosto de 1838, defendió la siguiente proposición: El raciocinio y la experiencia demuestran que el establecimiento de la maquinaria es útil á una nación.

Por Real orden de 17 de Octubre de 1847 fué nombrado Regente agregado de la Facultad de Filosofía, en sección de ciencias filosóficas, desempeñando en el año siguiente las cátedras de Psicología y Lógica y otras asignaturas de aquel establecimiento.

En 1851 obtuvo el nombramiento de catedrático de Economía política y Derecho público y administrativo de la Universidad de Santiago de Galicia, siendo trasladado en Octubre de 1853, á la de Barcelona. Habiéndose matriculado un crecido número de alumnos en el sexto año de administración, se acordó en 1857, que don Ramón Anglasell se encargara de la enseñanza de Economía política, mercantil é industrial.

En 1863 pasó a desempeñar la cátedra de Instituciones de Hacienda pública de España. El Sr. Anglasell formó parte de una comisión de la Universidad encargada de contestar á un interrogatorio del Gobierno sobre desestanco de la sal y el tabaco; desempeñó en dos distintas épocas la Consultoría del Real patrimonio de Cataluña y formó el reglamento económico y administrativo de una casa penitenciaria para esta capital, por encargo del Alcalde corregidor, y en 1857 fué nombrado vocal de la Junta provincial de Estadística. El Sr. Anglasell, fué socio de número de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, y de la Económica, y uno de los fundadores del Ateneo Catalán.

Murió en Premiá (Provincia de Barcelona), en 18 de diciembre de 1863.

——————————–

El Ateneo Barcelonés, para honrar la memoria de este distinguido economista y escritor, dedicó en el día 18 de junio de 1878 una solemne sesión, en la que se dió lectura de sentidos trabajos escritos por los socios: D. Francisco Miquel y Badía, D. José Flaquer, D. Juan Bautista Orriols y el Excmo. Sr. Don Manuel Durán y Bás (1). En estos trabajos se consideró á Anglasell como Catedrático, hombre público y escritor, y en la imposibilidad de transcribir los juicios que se emitieron, concluiremos estos apuntes con el siguiente párrafo que el excelentísimo D. Manuel Durán y Bás dedicó á Anglasell como escritor:

“Distinguíase Anglasell por su facilidad en los trabajos literarios. Su expontaneidad era verdaderamente prodigiosa. El mérito de los mejores, y son notables todos, es hijo más bien de la inspiración que del estudio. Son los más, improvisaciones verdaderas; pero á su lectura diría cualquiera que son fruto de largas meditaciones y del infatigable esmero de un escritor atildado. Generalmente trazaba Anglasell el plan á vuela pluma apenas recibido el encargo ó cautivada la imaginación por el asunto de alguna memoria ó discurso. Después en su modestia lo consultaba; pocas, empero, tenía que enmendarlo; é impaciente por darle cima, lo desenvolvía casi siempre sin hojear un libro. Si no le escaseaba el tiempo, recorría algún autor de notas é introducía modificaciones en el primitivo trabajo; no eran éstas, sin embargo, sus mejores páginas; no eran de aquéllas de que ha podido decir con expresión feliz Letamendi, que están escritas con pluma de oro y pensamiento de angel. Anglasell tenía más ideas propias que adquiridas; en sus escritos y discursos había más intuición que meditación: esto les daba aquella ingenuidad de pensamiento y aquella galanura de frase que tanto embelesan. En todos, sin excepción, se encuentran ideas oportunas, sensatas, me atreveré a decir simpáticas, naturalmente traidas y gentilmente ataviadas, que encadenaba con arte y desarrollaba con sobriedad y calor.

A otros habría engreído lo valioso de esta dote: Anglasell, por el contrario, desconfiado de sí mismo, nunca publicaba un escrito sin someterlo al juicio de los amigos de su intimidad. Y no buscaba la aprobación, sino la censura; pedía el consejo, no el aplauso. Pero, aunque independientes y sinceros por carácter los amigos que con su confianza se honraban, raras veces podían hacerle sino una que otra observación de detalle, que nada añadía al valor del trabajo conforme acababa de salir de su pluma.

Un solo inconveniente tenía esta facilidad. Habíase acostumbrado á Anglasell á trabajos breves y de ocasión. Hay en esto algo de peculiar á nuestra raza. Son relativamente pocos los ingenios españoles que escriben libros de grande aliento. Y no lo disculpa lo agitado de los tiempos. No es sosegada tampoco la vida de los demás pueblos europeos; con todo, en ellos se publican las obras que acrecientan el gran patrimonio literario del siglo XIX. Algo más lo disculpan las condiciones sociales del común de los hombres que pudieran enriquecer la literatura patria en sus diversos ramos: pero en muchos influye la gratitud del cansancio, tan común en los pueblos meridionales. Tengo con todo motivos para creer que Anglasell, si no hubiese sido tan breve su vida, hubiera enriquecido las letras españolas con alguna obra importante, cuando, cansado de la vida activa, hubiera para él llegado la hora de aquel otium cum dignitate de que nos habla el insigne orador romano.

El atractivo que tenían sus escritos obedecía á la misma condición que lo daba á sus peroraciones la espontaneidad. Las preparaba poco, pero los accidentes de ocasión y de lugar éranle fuente de inspiración abundosa. Reposado, rico y variado el caudal de sus ideas, flonda su imaginación y exuberante su corazón de sentimiento, se apoderaba Anglasell de la atención de su auditorio, más que por la vehemencia, por lo que me atrevería á llamar la seducción. Aunque tenía el hábito de disertar en cátedra, y no es este hábito, por el sabor didáctico que imprime, el que mejor prepara para la polémica, nuestro amigo brillaba en ella por recomendables cualidades. Siempre discreto y decoroso; siempre fácil y correcto, era vigoroso en la entonación, ordenado en la hilación de las ideas, y oportuno en los movimientos oratorios, raras veces preparados de antemano. Los que han sido sus discipulos ¡con qué placer no recuerdan sus discursos de presentación ante el Claustro! Los socios de la Sociedad Catalana de Crédito jamás han oído en sus salones palabra tan elocuente, con estrepitosos aplausos interrumpida, con ocasión de discutirse en 1859 la reducción de su capital social en vista de la depreciación que sufrían todos los valores moviliarios. Y nosotros, señores, no tenemos sino la pesadumbre de que no puede volverse á oir en esta cátedra la voz del que las inauguró en 1862, discurriendo sobre la progresión de las ideas económicas y trazando el cuadro del carácter de sus diversos períodos históricos; ni repetirse en este salón discursos como el que pronunció en la sección de ciencias morales, con ocasión de sus memorables discusiones sobre el libre cambio, contestando á aquel de nuestros consocios que era para mí doblemente un hermano porque con él me unían los lazos del parentesco y del cariño D. Ricardo Ventosa y Trías, de quien el dolor con que me abruma su pérdida, me hace pronunciar en este momento su nombre; lisonjeado con la esperanza de que en esta conmemoración de algunos socios que han sido, no os ha de ser ingrato su recuerdo”.

(1) Ateneo Barcelonés, Inauguración de la Galería de retratos. Acta de la sesión solemne para honrar la memoria de D. Ramón Anglasell, celebrada en el salón de cátedras, el día 16 de junio de 1878. – Barcelona: Establecimiento tipográfico de La Renaixensa, 1878.

———————————————–

Bibliografía:

Anglasell y Serrano, Ramón. – Memoria acerca de las ventajas que de la instrucción primaria puede reportar el país, especialmente los jefes de las familias obreras y dueños de establecimientos fabriles, proponiendo los medios más conducentes que pueden adoptarse para difundirla entre las clases jornaleras. (18 Septiembre de 1849).
Esta memoria fué premiada por la Sociedad económica barcelonesa de amigos del país. Publicóse en el Boletín de dicha Sociedad económica. Enero de 1853.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Discurso leído en la Universidad central en el acto de recibir la investidura de doctor. – Madrid: imp. de Rios y Cª, 1856, en 4º.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Vida de San Ramón Nonato. – Barcelona, 1855. Folleto con grabados.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Observaciones sobre la centralización de la instrucción pública y sobre la enseñanza de la facultad de filosofía en la Universidad de provincia. – Barcelona: imp. T. Gorchs, 1855, en 4º, 36 páginas.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Elogio fúnebre del Ilmo. D. José Bertrán y Ros, vicedirector de la Sociedad Económica barcelonesa de Amigos del país, etc. Leído en la sesión pública de la expresada Sociedad Económica el día 4 de Mayo de 1856. – Barcelona: imp. de Miguel Blanxart, 1856. En 4º, 23 págs.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Calendario industrial y mercantil de la Sociedad Económica barcelonesa de Amigos del país. – Barcelona: imp. del Diario de Barcelona, 1857. En 8º, 28 páginas.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Compendio de las lecciones de Economía política, dadas en la Universidad de Barcelona. – Barcelona: imp. T. Gorchs, 1858. Un vol. 43 págs.
D. Juan Mañé y Flaquer publicó un juicio-crítico de la obra en el Diario de Barcelona (8 de Mayo de 1859). En él saluda la aparición de esta obra como un feliz acontecimiento que ha de honrar á las letras y á la Universidad de la capital del antiguo Principado.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Exposición elevada á S. M. la Reina nuestra Señora, por la Sociedad Económica barcelonesa de Amigos del país, para que se sirva tomar medidas de protección, fomento del comercio de España y África. – Barcelona: imp. de F. Gabañach, 1858.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Discurso para el acto de la constitución del Ateneo Catalán. – Barcelona: imp. del Diario de Barcelona, 1860. En 4º, 32 páginas.
El Sr. Anglasell leyó este discurso en la sesión pública celebrada en 21 de Mayo de 1860.
D. José Coroleu en el Bosquejo histórico del Ateneo barcelonés, dedica las siguientes líneas á uno de los fundadores de aquella importante sociedad:

“Este es un notable documento, redactado con la admirable discreción y la galanura de estilo que caracterizaban al elocuente catedrático de Economía política de esta Universidad literaria”.
Notábanse en él dos párrafos que no podemos pasar por alto; porque el primero era una profecía que puntualmente se ha realizado; y el segundo, una profesión de fe, á cuyo respeto y cumplimiento debe, sin duda, el Ateneo, la prosperidad y el prestigio de que disfruta.
Este discurso, en el cual resplandecía el espíritu y las tendencias de la ilustración moderna, al par que un vehemente patriotismo hermanado con el amor al humano linaje, fué escuchado con vivísimo interés y aplaudido con general entusiasmo.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Exposición que dirigen á S. M. la reina doña Isabel II los habitantes de Tarrasa con motivo de su venida á esta villa en Septiembre de 1860. – Barcelona, imp. de Narciso Ramírez, 1860. En 4º 11 págs.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Discurso pronunciado en la sesión celebrada por el Ateneo catalán para inaugurar sus trabajos literarios en el año 1862. – Barcelona: imp. N. Ramírez y Cª, 1862. – En 4º, 36 págs.
Trata del porvenir á que está llamado el Ateneo, y las ventajas y bien moral que la sociedad reporta de las Asociaciones de esta clase, extendiéndose á manifestar lo que son y deben ser los concursos que abran los Ateneos y los premios que concedan las corporaciones populares.

Anglasell y Serrano, Ramón. – De como pueden influir las Universidades españolas en el movimiento intelectual y moral de nuestra patria. – Barcelona: imp. T. Gorchs, 1862. – En 4º, 29 págs.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Discurso inaugural que en la solemne apertura del curso académico de 1862 á 1863, leyó el Sr. Anglasell ante el Claustro Universitario de Barcelona.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Contestación al discurso leído ante el Claustro de la Universidad de Barcelona, por D. Eustaquio Toledano, sobre la importancia de las ciencias y lugar que entre ellas ocupa la de la Hacienda, en 27 de Enero de 1861. Publicóse junto con dicho discurso en Barcelona, imp. T. Gorchs.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Contestación al discurso leído en la Universidad de Barcelona por D. José Flaquer en el año 1863, sobre el plan general de un curso de derecho público, comparado según el criterio del cristianismo. Publicóse junto con dicho discurso en Barcelona, imp. de T. Gorchs, 1882.

Anglasell y Serrano, Ramón. – Estudio sobre la remuneración del trabajo. Publicado en Almanaque del Ateneo catalán del año 1864. Barcelona: imp. de N. Ramírez, 1863.

Catàlegs on es poden trobar obres d’aquest autor: UAB, CCUC

Versions en línia:

Observaciones sobre la centralización de la Instrucción Pública y sobre la enseñanza de la Facultad de Filosofía en las Universidades de Provincia. 1855

Discurso leído en la Universidad Central por D. R. Anglasell en el acto de recibir la investidura de Doctor de la Facultad de Filosofía, Sección de Administración. 1856

Esposición elevada a S. M. la Reina Nuestra Señora por la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País para que se sirva tomar medidas de protección y fomento del Comercio de España en África. 1858

Compendio de las lecciones de economía política dadas en la Universidad de Barcelona a los alumnos de la Facultad de Derecho. 1858

Acta de la sesión celebrada para la constitución del Ateneo Catalan. 1860

Discurso escrito para el acto de constitución del Ateneo. 1860

Discursos leidos ante el Claustro de la Universidad de Barcelona en el acto solemne de la recepcion del catedrático de instituciones de hacienda publica de España, Dr. D. Eustaquio Toledano, el día 27 de enero de 1861. 1861

De como pueden influir las universidades españolas en el movimiento intelectual y moral de nuestra patria. 1862

Acta de la sesión pública celebrada por el Ateneo Catalan el dia 30 de noviembre de 1862. 1863