FUENTES DE LA MEMORIA

Noticias, recursos y reflexiones sobre las fuentes de la memoria

Tag Archive 'Guerra Civil'

Oct 23 2010

MIGUEL HERNÁNDEZ

YouTube Preview Image

CANCIÓN DEL ESPOSO SOLDADO

He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
de cierva concebida.

Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.

Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.

Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.

Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.

Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado,
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.

Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano,
y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.

Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.

Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.

De VIENTO DEL PUEBLO (1936-37)

Si he de escoger un poeta, me quedo con Miguel Hernández. No solo por la emoción de sus versos, también porque remiten a la historia de un país, que son sus gentes. Miguel Hernández fue la voz de los que tanto perdieron con el inicio y el desgraciado final de la guerra civil, la voz del pueblo. Pero su poesía no es solo política, habla del amor y de la muerte, de las cuestiones elementales de la condición humana y de los anhelos colectivos. Un clásico empapado de clásicos que vivió intensamente su tiempo y al que no pudieron acallar ni el infortunio ni el desgarro personal que le llevó hasta la muerte, en una cárcel, lejos de todos.   

Así que no podía faltar a esta celebración del centenario de su nacimiento, que se cumple este 30 de octubre. Dejo un video con la voz del poeta, recitando unos versos deslumbrantes. La única grabación que se conserva, de 1937, registrada en París gracias a Alejo Carpentier.


1 Comment

Oct 18 2010

Buscando familiares de represaliados en la Prisión de Valdenoceda

 

La Agrupación de Familiares y Amigos de Presos Fallecidos en la Prisión de Valdenoceda (Burgos) ha exhumado el 80% de los restos de represaliados republicanos muertos en la Prisión de Valdenoceda y enterrados en la fosa común del cementerio de la localidad. Han encontrado ya a 54 familias pero aún hay otras 97 que no se han localizado. Piden que se reproduzcan los nombres de los fallecidos por todos los medios posibles  para intentar encontrarlas, así que os animo a distribuir la lista en blogs, muros de Facebook, etc.

Si tenéis alguna información o para cualquier consulta os podéis poner en contacto con ellos en esta dirección de correo agrupacion.familias.valdenoceda@gmail.com

Aquí está la lista con sus 97 nombres y lugares de nacimiento  

1.-  Abad Vara, Antonio, de Getafe, Madrid
2.-  Alcalde López, Juan, de Torres Cabrera, Córdoba
3.-  Alcázar Tejados, Juan José, de Villahermosa, Ciudad Real
4.-  Anollo Baranda, Pedro, de Villarcayo, Burgos
5.-  Aranda Rimon, Cándido, de Alcolea de Calatrava, Ciudad Real
6.-  Arrojo García, Esteban, de Segovia, Segovia
7.-  Arroyo Díaz, Pedro, de ……….. de Calatrava, Ciudad Real
8.-  Asensio Espino, Andrés, de Zaragoza, Zaragoza
9.-  Ayuso Sáez, Valentín, de Villamanrique del Tajo, Madrid
10.- Bailón Cuadrado, Antonio, de Manzanares, Ciudad Real
11.- Bellido Muñoz, Vicente, de Alcaudete, Toledo
12.- Blanco Cobo, Pedro, de Villanueva de la Reina, Jaén
13.- Bravo Lucena, Joaquín, de Plasencia, Cáceres
14.- Bustamante Martínez, Juan, de Villadiego, Burgos
15.- Cabrera Fuentes, Placido, de Valdepeñas, Ciudad Real
16.- Calverite Carrasco, Domingo, de Benalauria, Málaga
17.- Campo García Santiago, Delfino, de Cartes, Burgos
18.- Carrasco Valiño, José, de Campillo de Llerena, Badajoz
19.- Carriondo Pardo, Juan Miguel, de Oron (¿Orán?) de Marruecos, Almería
20.- Castillo Martín, Lorenzo, de Gargantiel, Ciudad Real
21.- Castro Hernández, Salvador, de Madrid, Madrid
22.- Chavida Rico, Jesús, de Cuellar, Segovia
23.- Collado Moya, Ángel, de Valdepeñas, Ciudad Real
24.- Contreras Porras, Antonio, de Almagro, Ciudad Real
25.- del Barrio Ferrero, Anastasio, de Bubillo, Segovia
26.- de Pedro Viejo, Antonio, de Hita, Guadalajara

27.- Delgado Sánchez, Agustín, de Socuellamos, Ciudad Real
28.- Estero Navarro, José, de Socuellamos, Ciudad Real
29.- Fernández Yut de Villar, José, de Puertollano Ciudad Real
30.- Flores Jiménez, Modesto, de Daimiel, Ciudad Real
31.- García Alcalde, Bonifacio, de Roa de Duero, Burgos
32.- García Gómez, Ciriaco, de Anchuras, Ciudad Real
33.- García González, Francisco, de Motril, Granada
34.- García Quintana, Eugenio, de Valdepeñas, Ciudad Real
35.- García Sábete, Juan, de Roquetes, Tarragona
36.- García Vinolfo, Francisco, de Granada, Granada
37.- Gari Simo, Vicente, de Burriana, Castellón
38.- Gavilán Osoria, Manuel, de Argamasilla de Calatrava, Ciudad Real
39.- González Bueno, Roque, de Arjonilla, Jaén
40.- González González, Julián, de Almagro, Ciudad Real
41.- González Secados, Rafael, Gulliences, Asturias
42.- Gonzalo Cisneros, Bernabé, de Jubera, Logroño
43.- Gordón Berloqui, Francisco, de Campillo de Mena, Burgos
44.- Gutiérrez Angulo, Constantino, de Angulo, Burgos
45.- Hidalgo Acedo, Antonio, de Castuera, Badajoz
46.- Horrio Vera, Toribio, de Villarrodrigo, Jaén
47.- Laborda Orbe, Valentín, de Santurce, Vizcaya
48.- López Mora, Antonio , de San Lorenzo Calatrava, Ciudad Real
49.- López Olmo, Andrés, de Bolaños, Ciudad Real
50.- Luis Javea, Abilio, de Vara de Rey, Cuenca
51.- Madrigal Hovillo, Rufino, de Tomelloso, Ciudad Real
52.- Márquez Parejo, Lorenzo, de Garciaz, Cáceres
53.- Martín Iglesias, Isidoro, de S. Martín de Húmeda, Burgos
54.- Martínez Báscones, Félix, de Aguilar de Campo, Palencia
55.- Martínez Pulido, Manuel, de Villacomillo, Jaén
56.- Martínez Rodríguez, Crescencio, de Celadilla – Sotobrin Burgos
57.- Martínez Ruiz, Jesús, de Albacete Albacete
58.- Martínez Sanz, Juan, Sebastián de los Reyes, Madrid
59.- Martínez Tomas, Sebastián, Madrid, Madrid
60.- Medina Losano, Pedro, de Marmolejo, Jaén
61.- Molina Alba, Celedonio, de Hormas de Ricomolillo, Toledo
62.- Monje Sánchez, Nicanor, Fresno Alhandiga, Salamanca
63.- Montero Hernández, Anselmo, de Majadahonda, Madrid
64.- Muñoz Arias, Manuel, de Membrilla, Ciudad Real
65.- Muñoz Pulidos, Pedro, de Alcalá la Real, Jaén
66.- Olnuedo (¿Olmedo?) López, Bonifacio, de Tomelloso, Ciudad Real
67.- Palencia Cuevas, José, de Alminte, Burgos
68.- Pascual Carro, Anselmo, de Puerto de Segura, Jaén
69.- Peña Ortiz, Miguel, de Cazorla, Jaén
70.- Pérez Esteban, Calixto, de Guadalajara
71.- Pérez López, Adolfo, de Ronfe, Lugo
72.- Pérez Martín, Teodoro, de Miraflores de la Sierra, Madrid
73.- Pérez Nieto, Juan , de Quintana Piñora, Almería
74.- Povido Fernández, Marcos, de Torralba de Calatrava, Ciudad Real
75.- Redondo Muñoz, Mamerto, de Fuencaliente, Ciudad Real
76.- Robledo González, Esteban, de Velayos, Ávila
77.- Rodríguez del Prado, Marcelino, de Villamayor de Calatrava, Ciudad Real
78.- Rodríguez Márquez, Juan, de Illora, Granada
79.- Romero Gallego, Andrés, de Ferinches, Ciudad Real
80.- Rosa Sánchez, Mariano, de Puertollano, Ciudad Real
81.- Rua Alperte, Jesús, de Valmadrid, Zaragoza
82.- Rubio Piernagorda, Antonio, de Baena, Córdoba
83.- Ruiz de Diego, Guillermo, de Escalada, Burgos
84.- Sánchez Caro, Teodoro, de Picón, Ciudad Real
85.- Sánchez Jara, Alejandro, de Villamayor de Calatrava, Ciudad Real
86.- Sánchez Martínez, Eloy, de Mesegoso, Albacete
87.- Sánchez Moya, Benigno, San Lorenzo Calatrava, Ciudad Real
88.- Tejero Domínguez, Marcelino, de Zorita, Cáceres
89.- Tercilla Abasolo, Vicente, de Angulo, Burgos
90.- Torado Fernández, Felipe, de Badajoz, Badajoz
91.- Urbina Fernández, Nicasio, de Anchuras, Ciudad Real
92.- Urdiales García, Crisanto, de Calzada de Oropesa, Toledo
93.- Vara Garoz, Agustín, Torrejon de Velasco, Madrid
94.- Velasco Iglesias, Benito, de Aranda de Duero, Burgos
95.- Vilar Recuero, Mariano, de Madrid, Madrid
96.- Villalba Sánchez, Félix, de Morata de Tajuña, Madrid
97.- Villanueva García, Valentín, Villanueva de Hoja, Ciudad Real

(*) La lista está recogida literal del Registro Civil, por lo que puede haber errores

Imagen en Estudio genético de los presos fallecidos en la prisión de Valdenoceda


No Comments

Nov 29 2009

No había emigrantes, sino exiliados

Durante el franquismo, e incluso durante muchos años después, algunas canciones y estilos musicales podían resultar insoportables porque el régimen las había utilizado de tal forma que acabaron asociándose con la misma dictadura. El tiempo ha permitido que escuchemos con otro interés y también que los artistas hayan podido explicar ciertas cosas que entonces no podían ni decirse ni publicarse.

Juanito Valderrama escribió El emigrante pensando en los exiliados españoles en Tánger y, sin embargo, el mismo dictador llegó a considerarla una canción “patriótica”.   

En este enlace del diario digital elmundo.es encontraréis un fragmento del libro Juanito Valderrama: mi España querida”, de Antonio Burgos, donde el artista relata su encuentro con Franco y la historia del nacimiento de la canción. Vale la pena leerlo, para acabar de limpiar prejuicios, si es que quedan algunos.  

Dejo aquí unas líneas. 

Y allí a Tánger, buscando esta libertad y esta prosperidad, se fueron muchos españoles después de la guerra, huyendo de Franco, de la cárcel o del fusilamiento, y allí se buscaron la vida y se establecieron. Y éstos eran los que iban a verme al teatro, como iban a verme también algunos moros. […]

Y uno de los que se acercó fue precisamente el que me salvó de morir en la batalla de Brunete, como tantos muchachos de mi pueblo movilizados, cuando me dio el carné de la CNT y me metió de soldado en Fortificaciones: Carlos Zimmerman. Este anarquista, que había sido el jefe de la CNT en Jaén, el que tanto me protegió, había podido escapar de España después de la guerra, si no, lo fusilan. Se había orientado allí en Tánger y trabajaba como perito electricista, que era su profesión. Nos vimos, nos abrazamos y nos hartamos de llorar los dos, porque los dos sabíamos que él no podía volver a España mientras viviera Franco.

A mí me pareció que media España estaba allí, refugiada en Tánger, en esa emigración forzosa, con esa emoción que vi luego en el teatro, todos en pie aplaudiendo los cantes de España, sin colores, sin bandos, con lágrimas en los ojos. Allí ni se decía nada en contra del régimen de Franco ni a favor de nadie. Nada más que llorar recordando nuestra tierra:

–¡España, España!

Y la guitarra, y el cante, y los oles. Aquello no era ni de Franco ni de la República. Aquellos hombres eran de España.

Eran España misma. Eran el recuerdo de la tierra que habían tenido que abandonar. Su España querida.

Y a mí aquello me llegó tan hondo y era una verdad tan dolorosa, que al llegar al hotel por la noche, después de pasar por aquellos sitios del Zoco Grande, por los cafetines del té moruno, todos oscuros, las calles tan estrechas, la otra parte de Tánger, la mora, no la internacional, cogí un papel y me puse a escribir toda la canción que me faltaba, porque hasta entonces el Niño Ricardo y yo nada más que teníamos compuesto el estribillo. La hice de un tirón.

Cuando la estaba escribiendo en el hotel, yo estaba viendo todavía a aquellos hombres llorar en la puerta del teatro Cervantes, y sus lágrimas, y sus lamentos:

–Mi España, Juan, y mis hijos, que se quedaron en Cartagena…

Aquello se me metió a mí tan dentro que hizo que brotara sola la canción:

Yo soy un pobre emigrante/y traigo a esta tierra extraña
en mi pecho un estandarte/con los colores de España…


No Comments

Nov 21 2009

Combustión espontánea

 

Las iglesias se quemaron solas, casi todas ellas en 1936. Combustión espontánea. No hay más que leer lo que nos dicen las enciclopedias, los folletos turísticos, las informaciones históricas. Debió ser un extraño suceso, una increible casualidad ya que en ningún lugar se explican las causas. Quizás una ausencia de Dios o un disgusto que tuvo. No sé. Pero es muy extraño.  

Por ejemplo, en la Enciclopèdia Catalana sobre la ermita de Sant Salvador en Margalef:

Dins una enorme espluga al vessant septentrional de la serra de Montsant hi ha l’ermita de Sant Salvador de Margalef, construïda al segle XVI. És un edifici refet després de l’incendi del 1936, amb una nau i cor. Al costat té la casa de l’ermità, arruïnada, i una font. El seu entorn ha estat arranjat com a àrea d’esplai.

Otro fragmento de la misma Enciclopèdia Catalana:  

Al poble hi ha alguna casa modernista i altres amb dovelles, però l’edificació més notable és l’església de Sant Miquel, arrapada a la roca, neoclàssica del segle XVIII, amb tres naus. Té cor i campanar incorporat a l’estructura de l’edifici. Cremada el 1936, es veuen encara algunes restes de les primitives pintures murals. Sota l’església, a la zona dita del Perxe, amb una llarga porxada, hi ha les cases que la tradició assenyala com les més antigues del poble (Ca Calbet és del 1570).

La campana de la ermita está hecha con restos de artillería de la guerra civil, pero el incendio de 1936 no debió tener nada que ver. Casualidades inexplicables.


No Comments

Nov 05 2009

Quizás

A todos los caídos en una guera que no debío ser nunca. 1936-1939

 

Esta es la placa que puede verse en la fachada de la iglesia de Margalef. Seguro que no es una solución que contente a todos. Ni siquiera dice toda la verdad, pues desvía la atención de tantos crímenes dirigiéndola hacia los campos de batalla ¿Quiénes son los caídos? ¿Dónde se nombra a los ajusticiados en montes, patios o cementerios? ¿Por qué se iguala a quienes comenzaron la guerra, y esperaban sacar partido de su victoria, con las víctimas de los bombardeos de las ciudades? Tampoco nos habla de los crímenes de la posguerra, ni de los maquis que abundaron en esos contornos, ni del exilio y la dictadura, ni de tantas otras cosas.

Quizás sea una mentira como tantas otras, un recurso, un acuerdo para poder sustituir la antigua placa, el terrible homenaje con que se gratificaron los vencedores, por otra que, al menos, diga también que hubo otros muertos.

Quizás hiera a alguien, pero no creo que fuese colocada con ese propósito. Quizás sea una buena solución. O quizás sea una estupidez que pospone demasiadas cosas. Pero ahí está, barajando la memoria o barajando los intereses. Mejor que antes, aunque habrá quien diga que ahora debiera haber una que durante 40 años reconozca a los muertos por la república y después ya hablaremos. Pero Margalef es un pequeño, muy pequeño pueblo, y alguna solución hay que encontrar. Para los muros y para el día a día. Quizás esta. Quizás. 


1 Comment

Jul 05 2009

Hambre y Guerra en Cataluña

Ayer se inauguró en el Museo Etnológico de Barcelona la exposición Fam i Guerra a Catalunya. Memòria i estratègies de supervivència 1936-1959. Se podrá ver hasta el 30 de abril de 2010.

Según la nota de prensa, la exposición presenta más de un centenar de objetos de vida cotidiana, documentos y fotografías que acercarán a los visitantes a ese día a día marcado por el hambre en los años de guerra y posguerra. También se muestra un documental sobre testimonios de personas y la memoria de las estrategias de los supervivientes ante la escasez de alimentos y las dificultades que gran parte de la población tenía para acceder a ellos.

La exposición se presenta en el marco del setenta aniversario del final de la Guerra Civil en Cataluña.

_________________ 

¿Conoces mi nuevo blog? Playa de Patos


2 Comments

Jun 16 2009

Caminos del exilio

 

 

Entre el 23 de marzo y el 24 de abril pasado, se pudo ver en la Biblioteca de Comunicación y Hemeroteca General de la Universidad Autónoma de Barcelona, una exposición conmemorativa de los 70 años del final de la guerra civil en Cataluña: Els Camins de l’Exili. El final de la guerra a Catalunya, la retirada i els primers camps (desembre de 1938-febrer de 1939).

 

 

Ahora se presenta una exposición virtual complementaria con el título,  Els camins de l’exili: 1939, que recoge imágenes de la exposición presencial y la guía de la misma, un interesantísimo apartado multimedia que enlaza vídeos, audios y alojamientos de fotografías, una relación de recursos sobre el tema en Internet y un último espacio dedicado al exilio en el catálogo de bibliotecas de la UAB.

Os dejo un par de ejemplos de materiales que he encontrado utilizando los enlaces de la Web. Una hermosísima (y también tristísima) fotografía de la mediateca de RTVE (El final de la guerra civil en imágenes) y un capítulo del programa Millennium, dirigido por Ramón Colom, titulado Els amics perduts.

 


1 Comment

Jun 07 2009

Caballero Bonald

Tras tantos días concentrado en un trabajo absorvente, no se me ocurre nada mejor que ofrecer una contraposición (que no oposición). Donde reinó la imágen, ahora la palabra, donde la participación y la muchedumbre, ahora la reflexión íntima.

La poesía también puede ser un vehículo de la memoria, como esta de 1959 publicada en Pliegos de Cordel de J.M. Caballero Bonald. 

 

APRENDIENDO A VER CLARO

1

Fueron haciendo un corro
alrededor del muro cuarteado

y llamaban a gritos, no sé a quién
todavía, volviéndose un momento
hacia el chaflán antes de deslizarse
entre los abatidos postes
de la cerca.
Lo recuerdo
despacio: no podría
olvidarme jamás de aquella voz
mojada de lujuria,
de aquellos broncos brazos aferrados
al pilar de las bardas,
de aquel mirar vidrioso
prendido en el alféizar.

Vienen por Rosa ( oí
que susurraban), vienen sólo
por ella. Y ya
todo fue como un trueno
alrededor del cuarto. (Nadie
vendrá por ti, mi guardadora
paciencia, delantal
de mi infancia.) Escuché
desde el fondo los golpes,
el jadear del techo
de cañizo, la terrible espesura
del grito en la mordaza.
¿Quién
entre aquellas siniestras
figuras de guiñol
me equivocó los años de estar solo?

Octubre colegial del 37,
ya sin la vigilancia
doméstica de Rosa
en los balcones, cuántas veces
pregunté por su risa, fui acercándome

en vano a su escondite de calor,
adiviné los símbolos
impuros, compartí en la cocina
el papel del que vela…

2

Miro con los ojos de entonces
el zaguán en declive
del prostíbulo, a medias
columbrado desde la penumbrosa
esquina. Alguien
vomitaba en la jamba mientras
cantaban los demás un himno
de victoria, golpeando con furia
en el postigo. 

Bajo el verdín
de la cornisa, entre las sombras
aledañas, sentí por vez primera
el miedo de enfrentarme
a un enemigo, me asigné
en la contienda el puesto
de vigía, acompasé mis años
al movimiento hostil de aquellas otras
figuras de guiñol.

En el dintel
se recortó un momento el rostro
taciturno de Rosa
como en una película quemada,
con un brumoso fondo
de fusiles, carnes de tinte
sepia y gorros de soldados.

Cuando, al cabo del tiempo, quise
cotejar de una vez con mi experiencia
la deserción de Rosa y la encontré
desnuda y sin saber,
supe
que de verdad habíamos perdido
.


2 Comments

Jan 31 2009

Reencuentros

La popularmente conocida como “guardia mora”. En Franco y el Islam, por Gabriel Cardona

El desencuentro de los españoles con el mundo árabe proviene de antiguo, al menos desde las guerras por el dominio y la expansión territorial contra los reinos musulmanes, tiempos en que se formulan los mitos originarios sobre los pueblos y naciones de España. Desde entonces hemos conocido expulsiones y diferentes guerras en Marruecos que han continuado alimentando la hoguera. La guerra civil es un episodio más en todo este proceso que deja una huella profunda en las conciencias y que no termina ahí, ya que la famosa guardia mora del dictador, las migraciones actuales y una largo etcétera de acontecimientos, son  interpretados, en demasiadas ocasiones, bajo una óptica que se autoafirma  regocijándose en las diferencias. 

Y así llegamos hasta hoy, en que sobreviven en el país incluso poblaciones que conservan nombres como Valle de Matamoros (Badajoz) y un sinlímite de tópicos que refuerzan el desencuentro con los vecinos del sur.

En lo que respecta a lo que llamamos la recuperación de la memoria histórica, no debiéramos olvidar que, por ejemplo, el Centro Marroquí para la Memoria Común y el Futuro aboga por la recuperación de sus victimas durante el conflicto español y que en el ejercito republicano también se enrolaron voluntariamente árabes de diferentes países, como el propio Marruecos o Argelia.

Para saber mucho más, el libro de Francisco Sánchez Ruano, Islam y guerra civil española, el resultado de una investigación basada en más de 60 entrevistas a excombatientes.

El brigadista iraquí Nuri Anuar, en Público    

No Comments