FUENTES DE LA MEMORIA

Noticias, recursos y reflexiones sobre las fuentes de la memoria

Tag Archive 'Garzón'

Apr 12 2010

Así estamos (sobre el pasado, el presente y el juez Garzón)

Guerra civil, franquismo, Falange, fosas… No hablamos del pasado, hablamos de jueces, denuncias, leyes, partidos, asociaciones, personas, concentraciones, protestas, debates de actualidad de los que hablan los noticiarios ahora mismo, de movilizaciones en las redes sociales, de noticias en la prensa digital, pero tratando cuestiones que debieran ser historia. Pero claro, historia presente aunque haya quien pretenda ocultarla, manipularla, reformularla o negarla.

Quisiera poder dedicar esta entrada a cualquier otro asunto de los que aguardan su momento sin urgencias, pero la recuperación de memoria histórica democrática cuenta tanto con razones y militantes dispuestos como con enemigos capaces de todo y hay que aportar, de nuevo, un grano de arena junto a otros para denunciar que la persecución al juez Garzón es parte de una estrategia dirigida a conseguir que fracase cualquier intento de dignificación, por pequeño sea, de la memoria de las victimas del franquismo.       

Así que a lo ya comentado en otra entrada anterior, solo quiero añadir los razonamientos de José Antonio Martín Pallín en entrevista concedida a Periodismo Humano (video en encabezamiento) que desmontan los argumentos en contra del juez fundamentándose en legislación vigente. Aunque la situación es tan clara que no hace falta ser experto en leyes para ver lo que está pasando, no está de más comprobar que todos los argumentos legales que se están utilizando en contra de Garzón son interpretaciones interesadas, injustificables y dirigidas a derribarle y a conseguir que nadie se atreva a reabrir el tema. Y así, desgraciadamente, estamos.      


No Comments

Feb 13 2010

Sí sé

No me corresponde saber si el juez Garzón puede haber cometido prevaricación, pero si sé otras muchas cosas.

Sé que hace más de 70 años que finalizó la guerra civil y más de 30 desde la aprobación de la actual constitución democrática y sé que en todo este tiempo las instituciones no han hecho lo suficiente ni han atendido como debieran a todas aquellas personas y familias que claman por dignificar la memoria de miles de personas que murieron o padecieron todo tipo de injusticias como consecuencia de un golpe de estado que, para desgracia de todos, triunfó y practicó una política del olvido con la intención de perpetuarse en las conciencias. La intervención de Garzón evidenció este lastre y lo catapultó a los medios de comunicación, sublevando a los nostálgicos franquistas y molestando a quienes siguen defendiendo el modelo de la transición, como si el clamor ciudadano a favor de la recuperación de la memoria histórica democrática no existiese.     

Sé también que quienes han interpuesto la demanda no buscan tan solo derribar al juez, ni les asiste una pretensión noble. Para ellos esta es una larga partida que solo habrán ganado si algún día consiguen acabar con la democracia. Su ataque a Garzón es una batalla contra todos y el poder judicial no puede olvidar esto. Saber quien interpone la demanda es esencial para comprender su alcance sean cuales sean los argumentos jurídicos, que nunca son simplemente técnicos. La demanda cuenta además con el favor de otros que fueron perjudicados por anteriores procedimientos impulsados por Garzón y a quienes no les importa quien gane siempre y cuando él pierda, anteponiendo venganzas personales al interés general.

La batalla que se libra no es baladí y por eso implica a instituciones fundamentales del estado. Lo que está en juego, además de las legítimas reparaciones, es la instauración de una memoria colectiva que impulse una nueva conciencia de país sustentada en principios democráticos, sustituyendo a la más extendida, fundamentada en mitos conservadores difundidos por todos los medios disponibles durante la dictadura y que se mantiene como predominante hasta nuestros días.  

La justicia a la que podemos aspirar debe parecerse mucho a la que Garzón ha puesto en práctica. Para mostrar que otras formas son posibles, ha tenido que buscar fisuras, convertirse en un hacker jurídico que encuentra la manera de violentar los sistemas de seguridad y protección establecidos para salvaguardar intereses que, desde luego, no son los de todos.

Por todos estos motivos y los que tantas otras personas han explicado ya, me adhiero a la campaña en su favor promoviendo la firma del Manifiesto por la Justicia de Garzón                                         


1 Comment

Sep 03 2008

Bien por Garzón

Mapa de las fosas de Cataluña, Direcció General de la Memòria Democràtica, Generalitat de Catalunya.  

Un cuaderno como este, o sea un servidor, no puede dejar de comentar la actuación del juez Baltasar Garzón solicitando información a diversas entidades y administraciones para elaborar un censo de personas enterradas en fosas comunes desde el inicio de la guerra civil en España. Aunque, se han dicho tantas cosas en estos días y llevamos ya tantos años debatiendo, que poco se puede añadir de nuevo. Expongo mis razones.

Las posturas están fijadas, absurdamente fijadas, porque ¿a quién no le interesa acabar con este asunto cuanto antes? Los familiares de las victimas quieren recuperar a sus muertos y darles entierro dignamente; los partidarios de lo que llamamos la recuperación de la memoria histórica (aunque muchos no estemos de acuerdo con esta nomenclatura, no entraré hoy en el debate para no irme del tema) desean que se haga cuanto antes; y los contrarios a ella, con su continua oposición, no hacen más que alargar inutilmente un proceso que finalmente se llevará a cabo, que de hecho se está llevando a cabo aunque de forma silenciosa y lenta, prolongando inútilmente un periodo de debate que tan solo contribuye a enconar posiciones. Si en lugar de oponerse y manifestarse continuamente en contra, simplemente permitieran que familiares, profesionales, entidades y administraciones hicieran el trabajo, nos ahorraríamos multitud de descalificaciones y comentarios desoladores para todos.

Porque una parte significativa de la sociedad ya ha decidido que esto es algo que hay que hacer. Y se ha organizado para hacerlo. Ni las múltiples asociaciones para la recuperación de la memoria histórica van a abandonar este trabajo ni los profesionales de la historia y de otros campos van a dejar de investigar al respecto. Así que no entiendo por qué oponerse en vez de permitir que se haga de forma fácil, rápida y satisfactoria para todos.  O es que es esa la propuesta: obstaculizar para que todo sea difícil, para que haya debate permanente. Si es así, si se trata de una estrategia, peor para todos. Si hay quien no quiere saber qué ocurrió, no ha de preocuparse, no habrán exámenes. Y si hay quien no quiere que los demás sepan que ocurrió, tampoco ha de preocuparse: en esencia, ya lo sabemos todos. Y tampoco habrán juicios, eso ya se decidió hace mucho tiempo.    

Lo bueno de los requerimientos de Garzón es que incluso sin saber cuáles serán los resultados, van a publicitar el tema dentro y fuera de España. Es una figura internacionalmente conocida gracias a sus intervenciones en los casos Pinochet, desaparecidos en Argentina y otros. Sus arriesgadas apuestas, acertadas o no, siempre contribuyen a generar debate y tienen repercusiones a muy diferentes niveles.

Así que, bien por Garzón, que se sepa que estamos en ello. 


No Comments