Largas vacaciones

Quién puede olvidar su escuela: correrías, compañeros, maestros, pupitres y tantas otras cosas. Gratos e ingratos recuerdos grabados en el alma que nos acompañan para siempre.    

Pero los tiempos cambian. A veces, ya no hay niños suficientes, ni apenas parejas jóvenes, como en Margalef o en el Veïnat Prat del Pinter, antigua colonia minera de Ogassa. Sin embargo, han conservado  con más o menos fortuna u orgullo los rótulos que anunciaban las escuelas, otorgando merecida importancia y distinción a las casas que las albergaron. 

Estos son también nuestros lugares de la memoria.     

About Pedro Molina Rodriguez-Navas

Profesor asociado del Departamento de Periodismo y de Ciencias de la Comunicación de la UAB
This entry was posted in Espacios, General, memoria histórica and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Si us plau, demostra que no ets un robot * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.