Bienvenidos al paraíso

La retórica del paraíso se impone en la información turística como estrategia para atraer visitantes.

 

Cuando los manuales históricos escolares habían hecho un cambio notable en la representación social, la información turística, pagada casi siempre por las administraciones, incide en el imaginario colectivo volviendo a mostrar una historia en que los grandes personajes son los protagonistas y los hechos evidencian las excelencias sociales que han conducido hasta un presente envidiable (que usted tiene la suerte de poder disfrutar). Los folletos, la información, los recorridos turísticos, todo ha de contribuir a mostrar un pasado excelso donde nunca sucedió nada que pueda enturbiar nuestro paseo. Quién podría hacer tantas fotos sobre tanto dolor acumulado, quién ha de viajar para conocer tanta infamia cuando la diversión es el objetivo (por favor, no mire hacia los lados, manténgase en el recorrido indicado sin salirse del camino).

Así, va desapareciendo toda referencia a la construcción social colectiva, que es sustituida por la magnificencia de los grandes nombres, negando a la vez la tragedia, la existencia de dominados y dominadores, las injusticias padecidas, imponiendo una visión conservadora que legitima al poder y orden establecido (aquí tiene una relación de nuestros mejores palacios e iglesias; también puede visitar el panteón de hombres ilustres).

Bienvenidos al paraíso. Visiten. Admiren la excelsa obra en oro y plata que nos han legado los sátrapas de la Tierra (los barrios marginales fueron demolidos para que puedan contemplarla mejor). 

Y deténganse ante la maravillosa ornamentación que decora el olvido. 

 

 Enviar a meneame

About Pedro Molina Rodriguez-Navas

Profesor asociado del Departamento de Periodismo y de Ciencias de la Comunicación de la UAB
This entry was posted in Espacios, General, memoria histórica and tagged , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Bienvenidos al paraíso

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ANTONIO SÁNCHEZ-MARÍN ENCISO says:

    —Y la mayor parte de esas excelsas personas están dentro de la Iglesia Católica a quines se pone por moedelo; es más mnuestro calendario laboral está casi alcompleto con festividades de santos y dogmas de fe que no se lo creen ni ellos…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Si us plau, demostra que no ets un robot * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.