La Historia de la Ciencia es Vital para la Humanidad

Paolo Galluzzi dirige el Instituto y Museo de Historia de la Ciencia de Florencia. Además preside la División de Historia de la Ciencia de la Unión Internacional de Historia y Filosofía de la Ciencia de la Unesco. En esta entrevista nos dio sus impresiones. ¿Cuál es su valoración sobre el último Congreso Internacional celebrado en la República Federal Alemana?

Es una ocasión muy importante porque reunió a más de mil estudiosos de 48 países diferentes y que tuvieron la posibilidad de informarse sobre los temas y los métodos de historia de la ciencia en todo el planeta. La historia de la ciencia es una disciplina con una fortísima carga internacional, en parte porque la ciencia, por lo menos en la edad moderna, siempre ha sido una empresa internacional y por esto nuestra comunidad, lade los de historiadores de la ciencia, siempre ha mantenido este carácter de intercambio, comunicación y unidad sobre las diferencias nacionales y lingüísticas.

Pero, ¿existe el nacionalismo dentro de la ciencia? Existe dentro de la política de la ciencia, no dentro de la ciencia. las matemáticas no tienen connotaciones nacionales. ¿Por qué se escogió como lema del congreso Ciencia y orden político? Los organizadores escogieron un tema, entre otros posibles, que tiene un gran significado incluso en la actualidad.

La finalidad del congreso era exponer y discutir que la ciencia no es sólo una em presa intelectual, sino también inevitablemente ha tenido, tiene y tendrá en el futuro, una influencia determinante en el orden político, en la moral, en la organización económica, ene! poder de un país. Este aspecto de la ciencia viene llamando más la atención en los últimos años. Hace veinte años no se estudiaba o se estudiaba mucho menos. Hoy se dedica atención al peso de los científicos en las decisiones políticas, con todas las consecuencias éticos y de otros.

Utilización política

En ocasiones se ha aprovechado la ciencia con fines políticas. ¿Todavía se producen estas situaciones? Cierto. Existe un dilema histórico: la neutralidad o la subalternidad de la ciencia ala política. A través de la historia han existido periodos de notable independencia de los científicos y otros de subalternidad.

En las diversas maneras de organizar la sociedad no se han encontrado soluciones equilibradas que utilicen sólo positivamente la investigación científica. Esto no lo resolverán los historiadores de la ciencia. Sólo hemos intentado poner sobre la mesa evidencias precisas sobre cómo ha marchado la relación entre ciencia y política hasta ahora. Es una contribución muy útil, pero sólo para quien lo quiera utilizar. Y ¿qué opinan sobre la responsabilidad del científico?

Este es un problema en que se pasa del análisis al juicio. Seguramente en este congreso los juicios serían muy diversos. Yo personalmente deseo que la historia de la ciencia no deba necesariamente concluir con juicios. Uno de los peligros de la historia en general y de la historia de la ciencia en particular es servir a un modelo. Evidentemente, el problema de la responsabilidad del científico es muy vivo hoy en día. El historiador explica estos hechos, pero no da un juicio, ni prevé cómo se resolverá en el futuro. La historia no enseña cómo construir el futuro, pero enseña a no repetir errores.

Otro tema muy discutido ha sido el de ciencia y religión, que siempre parece actual. Sí. Los creacionistas, por ejemplo, son un movimiento religioso que no tiene nada que ver con la ciencia y cierto tipo de materialismo científico no tiene que ver con la religión. A mi parecer, un conflicto ciencia-religión existirá mientras exista el hombre, porque hay dos maneras de afrontar el mundo. Esto no me preocupa de manera latente. Pero existen estrategias organizadas para im poner uno u otro y es un peligro.

El caso Galileo

¿Aún resulta conflictivo hablar, por ejemplo, del caso Galileo? Sí, porque una cosa es hablar a partir de documentos y no de los sentimientos y otra utilizar la historia de la ciencia para una propaganda o religiosa o laica. En otro orden, la historia sobre los intelectuales. Está bien que la historia de la ciencia sirva para este fin, pero ha de ser alguna cosa más. ¿Es a menudo mitificada la historia de la ciencia?

La historia de la ciencia contaba sobre todo el triunfo de la ciencia. Hoy ha llegado, poco a poco, a ser una disciplina tolerante, que se ha ocupado también de los conflictos, de los errores y no sólo de las victorias. Estudiamos la ciencia como un movimiento, como pasa con la literatura, en la que no se estudian sólo los maestros. Además, rompe un vicio, que es el euro centrismo. Se puede leer, por ejemplo, el libro de Needham sobre la ciencia en China. Ha sido un libro con un gran papel para romper esta visión dogmática de que la ciencia es una invención europea. Y hay otros ejemplos.

¿Es importante enseñar la historia de la ciencia en la escuela? No podemos formar acerca del concepto de cultura sin considerar la historia de la ciencia y sí, en cambio, la del arte ola de la Literatura o la filosofía. Es un vicio grave, sobre todo hoy, en que muchas de nuestros jóvenes tienen mucha información científica, a través de la prensa y la televisión. En la universidad se estudia, pero creo que se ha de introducir en la formación general de la gente. No es justo que nuestros jóvenes sepan quién ha sido un gran poeta o un gran pintor y no conozcan a quien ha sido un gran científico, con un peso netamente superior. Hay que hacer propaganda de los culturales que tiene la enseñanza de la historia de la ciencia.

Esta es la gran batalla: Cambiar la mentalidad de la gente, hacer ver que cultura también significa ciencia, no sólo arte y literatura. Un diario italiano resumía en una frase una encuesta sobre él interés del público por la ciencia: Appetito, non fame. ¿Va cambiando la postura de la gente?

La tendencia es un creciente apetito que llegará a ser hambre. La historia de la ciencia puede ser una gran ayuda para que esta hambre de ciencia no se convierta en una forma de cientificismo. Creo que la historia de la ciencia puede poner en guardia respecto a un consumo de la ciencia que no sea crítico. Hay que dejar claro que la ciencia no es una fe, no es una metafísica.

¿Prepara, pues, la historia de la ciencia para el futuro? Yo pienso que sí. La historia de la ciencia no enseña la ciencia, pero puede enseñar a leer y a com prender las promesas plausibles que puede ofrecer la ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *