El testimoni d’en Carlos Barcia, investigador, corredor i organitzador de La Cursa de la UAB

Ara que hem tancat inscripcions i que tothom està fent preparatius pel diumenge, ara que falten menys de 48 hores pel gran esdeveniment al campus, és un bon moment per parar i escoltar el testimoni d’en Carlos Barcia. En Carlos és investigador a lInstitut de Neurociències de la UAB, i l’any passat es va iniciar en l’organització de La Cursa de la UAB, a més de participar-hi activament com a corredor.

Participaste como corredor en la cursa del año pasado, como organizador liderando la comisión de divulgación científica e impulsando la Fira d’Entitats y este año han sido otorgados fondos de La Marató de TV3 a la institución en la que realizas tu tarea como científico, el Institut de Neurociències. ¿Dónde nace tu implicación en actividades solidarias y con La Marató en concreto?

Creo que realizar actividades por los demás es muy importante no solo porque te haga sentir bien sino porque realmente se puede hacer una contribución real a la sociedad. Mi implicación en la Marató fue fruto de un conjunto de casualidades. Desde el Institut de Neurociències teníamos la intención de instaurar alguna actividad para concienciar sobre las enfermedades del cerebro y conseguir fondos para investigación. Como algunos de nosotros compartimos la afición por correr, tuvimos la idea de organizar una carrera popular solidaria. Casualmente, supimos que el SAF y el Campus SIS estaban persiguiendo la misma idea y decidimos aunar esfuerzos. Finalmente, como el tema de la Marató del año pasado era sobre enfermedades neurodegenerativas, lo cual es uno de los temas centrales de la investigación que se realiza en el Institut de Neurociències, nuestra implicación en el proyecto encajaba perfectamente y decidimos apostar por esta aventura común.

¿Puedes compartir con nosotros tus sensaciones en el momento de participar, como corredor, en un gran evento que habías ayudado a organizar?

Me quedé muy impresionado por la respuesta de la gente. Francamente, no pensaba que la acogida solidaria iba a ser tan abrumadora. No conocía de cerca, la importancia que tiene La Marató de TV3 en Cataluña y la respuesta solidaria que genera es algo extraordinario. Creo que es algo de lo que el pueblo de Cataluña se puede sentir muy orgulloso.

¿Cómo describirías el evento de La cursa?

Además de la carrera/caminada propiamente dicha, una de las piezas clave de la actividad es la Fira d’Entitats ya que convierte la CURSA de la UAB en algo diferente a otros eventos meramente deportivos. La CURSA de la UAB además de ser una manifestación visible de solidaridad, provee a entidades de ámbitos diversos de un espacio para que puedan compartir sus preocupaciones e intereses en relación a la investigación biomédica y la salud. Esta característica de aunar esa demostración popular de solidaridad con la parte formativa y de concienciación me parece una combinación única y creo que es parte importante del éxito.

¿Por qué colaborar?

Como decía uno de los vídeos promocionales del año pasado: “un pequeño gesto tuyo puede marcar la diferencia”. Cada donación particular puede parecer pequeña pero todas en su conjunto ayudan de forma importante en el avance de los proyectos de investigación, como los pequeños ladrillos que construyen el gran edificio de la investigación. Quizá hay pocos avances científicos que pueden curar una enfermedad hoy y ahora, pero para que eso ocurra son necesarios muchos pequeños pasos que resuelvan preguntas científicas fundamentales hacia el diseño de nuevas estrategias terapéuticas.

¿Qué balance haces de tu participación el año pasado, para ti personalmente y para tu institución?

Muy positivo en todos los aspectos. Además de que el Institut de Neurociències de la UAB ha recibido fondos para poder desarrollar proyectos de investigación sobre enfermedades neurodegenerativas, ha sido también una plataforma para darnos a conocer, tanto en el ámbito de la UAB como de otras instituciones. Personalmente ha sido una gran experiencia y que me ha enriquecido, sobre todo el poder trabajar en un proyecto común con todas las personas del equipo organizador de la CURSA y los voluntarios. Sin la contribución de cada uno de ellos esto habría sido imposible.