Tag Archives: China

Importaciones de petróleo en China y precio del WTI, 1990-2010

Releyendo el trabajo de fin de Máster de Raúl Velasco, Dos senderos diferenciados de metabolismo energético: China e India, queda claro que el patrón diferenciado de consumo energético de China, que la está distanciando cada vez más de India, sufre un vuelco tremendo con la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio (WTO en inglés) en diciembre de 2001. La bajada generalizada de aranceles por parte del resto de países, y su bajo coste de mano de obra propiciaron el salto tan importante en términos de PIB y de consumo energético que vimos en el anterior post.

Este mayor consumo animó las importaciones de petróleo de China, justo en un periodo en el que nos estábamos acercando al cénit del petróleo (Peak Oil) tal y como la propia Agencia Internacional de la Energía tuvo que admitir. La combinación de estos dos hechos tuvo su efecto también sobre el precio del petróleo.

Fig. 1. Importaciones de petróleo en China y precio del WTI, 1990-2010

Importaciones de petróleo de China y precio del WTI, 1990-2010

Importaciones de petróleo de China y precio del WTI, 1990-2010

Fuente: US Energy Information Administration, Importaciones de petróleo y precio del WTI. Puedes bajar el excel con los datos AQUI.

En la Figura 1 se puede observar como el cambio de tendencia en el precio del West Texas Intermediate coincide con la entrada de China en la WTO. Es cierto que la mayor escasez relativa que implica el cénit del petróleo ha influido, pero no deja de ser relevante que el cambio de tendencia coincida con el momento en que China pasó a ser, ya de manera definitiva, la factoría del mundo.

La consecuencia lógica es que la tendencia de los precios del petróleo a medio y largo plazo es al alza, y de hecho se manifiesta en las últimas semanas por el acercamiento del precio del WTI al del Brent (de referencia en Europa y más caro). Esto tendrá consecuencias directas (en forma de empobrecimiento relativo) para países altamente dependientes de las importaciones de petróleo como España, como vimos en otro post.

Si estás interesado en el tema, puedes seguir el trabajo de nuestro grupo aquí.

Consumo eléctrico en China y PIB

Este será un post muy breve. En 2007 ya advertíamos que el aumento en el consumo energético en China solo había logrado capitalizar a la nueva mano de obra emigrada desde el campo, pero que el consumo de energía por hora trabajada, una proxy del nivel de capitalización, había incluso disminuido en el período 1980-1999.

En 2011, mostré como el crecimiento económico en China iba de la mano del consumo de energía primaria, al menos para el período 1985-2009. También mostré como algunos componentes del consumo (cambios en la dieta y en las ventas de vehículos) hacían anticipar que la relación se mantendría.

Hoy presento la relación entre el PIB y el consumo de electricidad. La diferencia fundamental con los estudios anteriores es que uso la electricidad y no el consumo de energía primaria. Es decir, estoy dejando fuera el sector energético, responsable de la transformación de fuentes primarias en vectores energéticos y en formas de uso final a disposición del resto de sectores productivos, y estoy dejando fuera también el petróleo, que está muy analizado, y que correlaciona básicamente con el transporte.

Fig. 1. Crecimiento del PIB y del consumo de electricidad en China, 1990-2010 (1990 = 100)

ChinaElecGDP

Fuente: Consumo de electricidad: US Energy Information Administration, PIB: China Statistical Yearbook 2012  Puedes descargar el documento Excel con los datos, la figura y los enlaces a las fuentes AQUI.

Lo que se observa claramente en la figura es que, de nuevo, la evolución del PIB de China va de la mano del consumo de electricidad. Si bien es cierto que en los últimos años parece observarse que el consumo de electricidad crece menos que el PIB. Es decir, está aumentando la eficiencia energética (en este caso eléctrica) en China, algo por otra parte normal si consideramos que partía de niveles muy bajos y si vemos la estructura de sus exportaciones, en las que la componente tecnológica no para de aumentar.

Las implicaciones de cara al futuro son varias. Por un lado, está claro que el crecimiento futuro implicará un mayor consumo de electricidad. La electrificación creciente, que es una consecuencia del proceso de desarrollo de todos los países, puede llevar a tensiones futuras respecto a la disponibilidad de cobre. Perpe nos ha mostrado hoy mismo el estado de las reservas globales de metales, que indican unos 40 años de cobre a los ritmos de extracción actuales, que seguramente serán mayores en el futuro. Por otro lado, la generación de electricidad implica el consumo de fuentes primarias, lo que conllevará mayores impactos ambientales.

La ralentización del crecimiento de China al 7% que escucho y leo en los últimos días, implica que su PIB se doblará en solo 10 años. Dada la relación entre PIB y electricidad que hemos visto en la Figura 1, nos deberíamos preguntar ¿cómo hará China para doblar su generación eléctrica en solo 10 años?

Si estás interesado en el tema, puedes seguir el trabajo de nuestro grupo aquí.

La próxima subida del precio del petróleo

Leo en el Financial Times que China ha prohibido las exportaciones de diésel anticipando el aumento en la demanda del verano. A esto se le suma que Rusia ha subido los aranceles de exportación del diésel y la gasolina en un 44%. Ambos países quieren controlar la subida de precios interna, pero sin duda provocarán un efecto en cadena en otros países importadores de productos refinados, que con el afán de aumentar sus stocks provocarán una subida de precios y por tanto un repunte de los precios bajos que hemos visto esta semana.

Esta situación está ya provocando subidas de precios. En primer lugar debido a la subida de los combustibles, como en Estados Unidos, en donde la gasolina ha subido más de un 33% en el surtidor en el último año. En segundo lugar, seguirán subiendo los precios de las materias primas, como por ejemplo los cereales. Por un lado la subida de los combustibles implica un aumento de los costes en que incurren los productores, lo que afecta la producción mundial de alimentos y repercute en la soberanía alimentaria, como analizamos en este artículo. Por otro lado, la demanda de carne sigue aumentando en Asia, lo que genera una presión sobre la demanda de cereales a nivel mundial, que está llevando a que el precio de los mismos no pare de crecer, un 71% desde abril de 2010 según la FAO, y con ellos la rentabilidad de los grandes agricultores, como los estadounidenses, como se puede ver en el siguiente vídeo. Este fenómeno también está provocando que aumenten las compras/leasing de grandes extensiones de tierra en otros países para producir los cereales que nuestros países consumen de forma directa (como alimento) o indirecta (como biocombustibles), lo que se conoce como land grabbing. Esto abunda en los problemas de soberanía alimentaria de los países pobres, como denuncian asociaciones como GRAIN.

Los analistas, sin embargo, suelen indicar que se trata de movimientos de los especuladores en los mercados de futuros, cuando en realidad lo que tenemos es un mercado muy ajustado por dos motivos. Del lado de la demanda está el crecimiento económico en la mayoría de países y la recuperación de la actividad económica, que implica un aumento del consumo de energía. Del lado de la oferta, por un lado parece que hemos llegado ya al límite de extracción (el famoso cenit del petróleo), y a esto se le unen los problemas coyunturales como la menor exportación de Libia, según informa la agencia Reuters. Este mercado tan ajustado solo refleja la escasez relativa del petróleo, que irá en aumento en un futuro inmediato y con ella veremos una continua subida de precios. Siempre podrá haber algún altibajo, pero la tendencia es clara, a no ser que las economías empiecen a introducir medidas efectivas para controlar la demanda de energía. Es lo que vemos, además, para el resto de materias primas.