Museu d'història natural

Blogs.uab.cat

set. 18 2016

Replantearse el arte

Posted in General by 1401677 |

Ayer, sábado, aproveché mi segunda visita a la exposición Impresionistas y modernos en el Caixaforum de Madrid –la primera fue en Barcelona- para recalar en El peso de un gesto. La mirada de Julião Sarmento a las colecciones Gulbenkian, MACBA y “la Caixa”, quizá atraído por alguna buena crítica que leí o escuché durante el tiempo que estuvo en Barcelona. Las sensaciones eran buenas, después de hacer un recorrido por la historia del arte moderna desde Ingres hasta Rothko, me veía capacitado para adentrarme en otro espacio totalmente distinto.

La sensación fue buena al entrar, un pequeño Degas de bienvenida junto a lo que parece ser la obra estrella, la que ocupa todos los folletos y carteles de la exposición, que de cuyo autor y título no quiero acordarme. Hasta allí todo bien. Pero a medida que fui avanzando, todo empezó a degenerarse. Hubo un punto donde lo audiovisual y lo fotográfico tomó el relevo de Degas, con formas e imágenes que carecían de sentido y de forma, e inclusive con una sala reproduciendo una cinta de contenido obsceno –“he venido a follarte muy fuertemente”, etc.-, muy lejos de lo esperado, por lo menos para mí, en una sala de exposiciones.

Salí de allí pensando que me habían tomado el pelo. A mí, que la semana antes había visitado la exposición del Bosco en el Prado y posteriormente la de Caravaggio y los pintores del norte en el Thyssen, me acababan de tomar el pelo, en una exposición de obras des de mi punto de vista vacías, escondidas detrás del término “arte conceptual” o incluso peor: “arte contemporáneo”.

Pero lo encontré positivo. Está bien que de vez en cuando me tomen el pelo, o como mínimo me dé esta sensación. Esto me llevó a preguntarme el significado de un término que parecía estar resuelto pero que junto con la aparición del arte contemporáneo ha adquirido otras dimensiones y significados: ¿qué es el arte?

Evidentemente yo no voy a contestar esa pregunta. Mi voluntad es que este escrito sirva cómo escrito filosófico, pues como leí el otro día, la filosofía no sirve para contestar preguntas sino para planteárselas. Aunque la pregunta que planteo aquí es una pregunta más que planteada en nuestros tiempos, es necesario encontrar una respuesta ya, un término medio entre los partidarios de la innovación y los que seguimos con ganas de que una obra nos deslumbre por su técnica, color, dimensión, significado, cómo lo han hecho los grandes maestros del arte.

Mi mayor preocupación, por mucho que parezca absurda, es el legado que nuestros tiempos van a dejar. Pues siento vergüenza ajena de que el arte de principios del siglo XXI que estudien mis bisnietos en el instituto o en la universidad sean montones de sillas con ganchos clavados, una escoba, fotos de neumáticos o hierros amontonados.

El arte necesita una definición actual urgente, y yo quizá necesitaría leer a Umberto Eco, para ,con resignación, tomarle la medida o aprender a convivir con el arte contemporáneo, que aunque no siempre, parece que se dirige más hacia la búsqueda de la fealdad y la anti-estética en vez de la belleza, que es aquello que caracterizaba el arte des de sus orígenes.

 


No hi ha comentaris