EUTDH-Turisme i Hoteleria UAB

“Líders en qualitat, perquè la qualitat ens fa líders”

Mai 20 2014

Análisis sintético de las previsiones del Índice UAB para el año 2013 y expectativas para el 2014

Índex UAB d´Activitat Turística 2013. Escola Universitària de Turisme i Direcció Hotelera. Universitat Autònoma de Barcelona, Bellaterra 1. Análisis de las desviaciones del 2013

En este apartado se repasan, de manera sintética, los análisis más destacados relativos a la comparación entre las estimaciones del Índice UAB de actividad turística 2013 (IUAB 2013) asociadas a los principales indicadores de seguimiento de la demanda turística anual, para Cataluña y España, y los valores finalmente observados. En este sentido deben realizarse un par de precisiones de antemano. En primer lugar, las previsiones, que incorporan los resultados acumulados del período enero-abril, se llevan a cabo en mayo de cada año, y no se revisan después. Por tanto, los cambios que se puedan observar en la coyuntura, y que se reflejen en indicadores parciales de avance, por ejemplo, no son posteriormente considerados. En segundo lugar, ya sea por errores de cálculo o por las propias características de los indicadores (i.e. volatilidad), la previsión a partir de modelos cuantitativos es complicada.

 

Cataluña

En el ámbito catalán se puede calificar el ejercicio del 2013 como un “buen año”, a nivel general y con todas las reservas a las que obliga la síntesis. En este sentido, los datos conocidos indican un aumento positivo de la actividad, que ha de ser bienvenido dada la coyuntura recesiva general. Este crecimiento, sin embargo, esconde en su interior una importante dualidad y es que hay que buscarlo exclusivamente en el componente extranjero. Es la dinámica positiva del turismo exterior la que explica la evolución favorable. Por ejemplo, el volumen de turistas extranjeros, en base a los datos suministrados por el Instituto de Estudios Turísticos, habría aumentado un 8%, una gran cifra que cobra mayor importancia teniendo en cuenta el nivel alcanzado ya. El gasto, por su parte, habría experimentado un elevado crecimiento en términos reales del 12%. Como consecuencia, el Índice UAB, que traduce estos flujos en actividad económica, habría progresado la relevante cifra del 6,5%.

En términos hoteleros, la evolución en el número de los viajeros extranjeros ha sido asimismo positiva, alcanzando un aumento del 3,6% en Cataluña en 2013, cifra que se ha materializado en un crecimiento del volumen de las pernoctaciones del 5,3%; con ello, incluso la duración de la estancia media hotelera del componente exterior se habría incrementado. Sin embargo, el componente nacional habría retrocedido por la magnitud de la crisis, los elevadísimos registros de paro y el clima de desconfianza. Así, el número de los viajeros hoteleros nacionales habría caído un 5,7% a lo largo del año y el volumen de sus pernoctaciones un 6,8%, con un retroceso consecuente esperable (dado el ajuste) en la duración de su estancia media.

¿Cómo se han comportado las previsiones del IUAB 2013 en este contexto? Creemos que la evaluación es satisfactoria. En términos evolutivos, las previsiones han ajustado satisfactoriamente la tendencia en todos los indicadores, y en una buena parte de ellos el error cometido es poco significativo. Por ejemplo, en lo que respecta al número de turistas extranjeros, las previsiones realizadas en la segunda quincena del mes de mayo apuntaban a un crecimiento del 8,8%, que finalmente ha sido del 8%. La desviación ha sido muy pequeña también en el caso del volumen de los viajeros hoteleros, tanto españoles como extranjeros. En ambos se concretó bien no sólo la tendencia, sino también la cifra grosso modo. En cuanto al volumen de las pernoctaciones hoteleras el error no ha sido importante: la previsión apuntaba a un aumento del 0,5%, que ha resultado ser del 1,8%. Cualitativamente el error no ha sido relevante en el caso particular del mercado español, en el que la previsión se quedó corta en relación a su retroceso, y ha sido algo mayor en el del mercado extranjero, donde la previsión fue inferior al aumento global.

Tampoco en el caso del gasto total de los turistas extranjeros la desviación ha sido amplia, puesto que la elevada previsión del 9,3% se ha quedado incluso corta, llegando el crecimiento finalmente al 12% En lo que respecta al gasto por turista la previsión sí que pecó de pesimismo: la predicción de una leve alza del 0,4% se ha visto sobrepasada por un aumento real del 4%.

Como colofón, el IUAB 2013 predijo un crecimiento de la actividad turística del 5,1%, cifra ya de por sí elevada pero que ha resultado ser algo inferior a la real, del 6,5%.

Por tanto puede concluirse que, dado el ámbito de análisis, las predicciones han sido razonables, apuntando, empero, unos resultados inferiores a los realmente observados. Debe tenerse en cuenta, en este sentido, los efectos de la redistribución de flujos por la inestabilidad de los destinos competitivos del norte de África y los impactos de las estrategias de mantenimiento de la actividad vía precios por parte de los actores empresariales, que juegan a favor de aumentar los flujos por encima de lo inicialmente previsto.

 

España

Por lo que respecta a las previsiones para España el Índice UAB fue mucho más comedido de lo que las observaciones de la realidad han puesto de manifiesto. En el caso español los flujos se han visto claramente alterados por la movilización de viajes de turistas extranjeros (básicamente alemanes y británicos) que cambiaron destinos del norte de África -principalmente Egipto o Turquía- por destinos españoles, como la Comunidad Valenciana, la Costa del Sol, Canarias o Baleares. Fruto de esta coyuntura, difícilmente aproximable por los modelos estadísticos utilizados, los resultados han sido mejores que las previsiones. Por ejemplo, el crecimiento en número de turistas extranjeros ha sido nada menos que un 5,6%, el doble que el previsto, del 2,3%. La desviación ha resultado ser más elevada en el caso del gasto.

En el ámbito hotelero, el volumen de viajeros extranjeros también ha aumentado más que las previsiones. En lo que respecta al número de los viajeros nacionales una parte significativa del ajuste previsto por las previsiones no se ha materializado. Y ello sorprende un tanto dada la magnitud del paro, la recesión económica y el clima de desconfianza existente en el país. Así, el volumen de las pernoctaciones hoteleras de los españoles “sólo” cayó un 1,6%, cifra que contrasta con el retroceso previsto del 8,7%, en línea con el año anterior. En este sentido, la principal razón podría ser la tendencia de estrategias agresivas de precios por parte de los establecimientos hoteleros. De cualquier modo, las previsiones muestran fundamentalmente el patrón que habría ocurrido teniendo en cuenta efectos-renta y comportamientos del pasado.

 

2. Expectativas para el 2014

Las expectativas turísticas para el año 2014 son buenas. Se esperaría una mejora global en los indicadores anteriores, tanto para España como para Cataluña. Estas previsiones se basarían en una serie de factores:

Primero, se prevé que la incertidumbre en destinos turísticos competitivos se mantenga; una situación “coyuntural” que seguirá afectando a los destinos turísticos, aunque más en el global de España que en Cataluña. En segundo lugar, se augura una recuperación del consumo en nuestros principales mercados turísticos, asentada en la propia senda de mejora progresiva del crecimiento y el sesgo consumidor alemán: las previsiones recientemente conocidas del FMI indican progresos del crecimiento claros en la zona euro. En Alemania, por ejemplo, el incremento en 2014 podría ser del 1,6% (frente al 0,5% del 2013), en Francia del 0,9% (frente al 0,2% del 2013), en Italia del 0,6% (frente a la caída del 1,8%) y en Reino Unido el PIB podría situarse entorno al 2,4% (registro mayor que el 1,7% del 2013). Un tercer factor, en particular en el caso de Cataluña, sería la evolución favorable del turismo ruso, alentado por la marca Barcelona, las políticas de oferta, la fidelización y el mayor crecimiento económico, aunque no se esperan efectos significativos ocasionados por la incertidumbre geopolítica. Finalmente, una buena palanca de crecimiento en este año va a ser la del mercado nacional, para el que se espera una recuperación clara, que presionaría al alza el número de turistas, de pernoctaciones, de estancias y de gasto. Esta expectativa nace, en particular, de la recuperación económica -se habla estos días de una previsión que se podría aproximar al 1,5% en 2014-, la ligera reducción del paro y, sobre todo, de la mejora en el clima de confianza.

En conclusión, el sector volverá a ser una palanca significativa para el crecimiento de la economía española y catalana confirmando, así, sus elevadas capacidades competitivas a nivel internacional y su liderazgo a nivel global. En todo caso, el sector requiere esfuerzos continuados para un progreso sostenible que garanticen el mantenimiento de dicha posición de privilegio, en particular, ligados a una fiscalidad razonable, una promoción sustancial y eficiente, mejoras en la calidad de la oferta y recursos, equilibrio territorial y combate de la estacionalidad.

 


This entry was posted on Dimarts, 20 Maig, 2014 at 20:26 and is filed under institucional, Obres, Publicacions, Recerca. You can follow any responses to this entry through the feed. Both comments and pings are currently closed.

Els comentaris estan tancats.