Desde Pisa: la «VII giornata italo espagnola di Diritto amministrativo. Il buon governo per la prevenzione e la lotta contro la corruzione»

 

...1.«Alla giornata» -al trabajo, a la faena…-, tal como reza el rótulo del edificio histórico del rectorado de la Universidad de Pisa. El congreso sobre corrupción y transparencia administrativa del 9 y 10 de mayo se convirtió en un semillero de interesantes reflexiones. Puso el nivel muy alto en la primera jugada Alfredo Fioritto, que tomó como punto de partida el comentario sobre la obra pictórica «Alegoría del buen y el mal gobierno», de los hermanos Lorenzetti. Me llamó la atención la insistencia del profesor italiano (que nos acompañó en casi todas las charlas) en la debolezza de la Administración, esa debilidad que se expresa a menudo en el exceso normativo o en el aflojamiento de los controles. Emanuela Navarretta y Michela Passalacqua completarían luego esta inmejorable aportación italiana. Passalacqua anotó especialmente la dificultad de la relación entre Administración  y mercado y avanzó el tema de la protección del denunciante (que es una cuestión que está cobrando una gran relevancia).

Federico Castillo Blanco iba al mando del grupo de investigadores del Proyecto I+D DER2106-79920-R [LA LUCHA POR LA ÉTICA Y CONTRA LA CORRUPCIÓN: EMPLEO Y CONTRATACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO. URBANISMO Y ACTIVIDAD DE FOMENTO DE LOS PODERES LOCALES]. Abrió el fuego del análisis de la Ley de Transparencia del 2013, aunque lo hizo con un discurso que iba más allá de las fronteras del Derecho positivo y que entraba en nociones más amplias como la ética de la prevención. El vaso kelseniano se le derramaba por todos lados.

Dentro del proyecto español citado desembarcamos de forma pacífica Juan F. Mestre Delgado ,María José Fernández Pavés y un servidor (que creo que es lo que se dccía antes). Un papel especial iban a tener como cicerones académicos en tierras hispano-italianas Severiano Fernández Ramos (mis alumnos ya le conocen por el manual y se acordarán de él en estos días de exámenes) y José María Pérez Monguió, un hombre igualmente estimado en el Puerto de Santa María y en Pisa.  Se atrevió, además, a jugar en italiano con la palabra whistleblower, dando una pequeña lección in situ de los riesgos y de los grandes beneficios que conlleva la técnica comparatista.

*

2.-Un papel importante fue asumido por los jóvenes investigadores que, en ambos países, están trabajando estos temas: María Riaza, Sofía Junco, Marco Lunardelli –que combinaba lo mejor de su raíz italiana con el contundente viento anglosajón- y Laura Villalba. Ya en la segunda jornada, el cabeza de serie  fue don Antonio Jiménez Blanco, clavando el tema fronterizo (de lo privado a lo público, con los partidos políticos de por medio) de las cajas de ahorro. Al auditorio le encantó, por cierto, el homenaje que  hizo don Antonio a Italia, en cuanto laboratorio de muchas de las cosas –buenas y malas- de la historia de nuestro mundo. En la cita de la conjuración de Catilina como antecedente del populismo estuvo sencillamente soberbio.

Ha de reseñarse, por supuesto, la aportación de un grupo de profesores que analizaron aspectos concretos en estas cuestiones. Allí estaban Agustí Cerrillo –con su control de los aspectos jurídicos de los medios electrónicos y de la inteligencia artificial-, Francisco Sanz Larruga–con el hiriente punto de la lucha del Derecho contra la desinformación y la noticia falsa-, Pedro Brufao –que fue al grano explicando  la realidad aplicativa de la ley de transparencia en el campo ambiental- y Marta Fernández Cabrera –penalista que entró en el ruedo avisándonos de que el toro del Derecho penal se muestra mansurrón y afeitado en muchas ocasiones y que, a menudo, ni él ni el Derecho Administrativo dan respuestas adecuadas al flagelo de la corrupción-.

**

…   3.- El concilio se cerró con aportaciones de alumnos venidos de Cádiz y La Coruña, amparados en la benevolencia y estímulo de sus tutores (Pérez Monguió y Sanz Larruga). El grupo fue realmente numeroso y tuvimos ocasión de intercambiar impresiones con todos ellos. Envío desde aquí un saludo a Blanca Bautista y a María Riaza (aunque esta última ya había penetrado en el difícil universo de los doctorandos y nos ilustró sobre el novísimo tema de la regulación jurídica de los grupos de interés).

 

 

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Corrupción, Corrupción urbanística. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.