Canción triste de la corrupción

1.-Como es sabido, el tema de la corrupción ha sido una de las claves del ascenso del populismo y de la impugnación de las instituciones democráticas observada, por ejemplo, en Francia, Italia y España. En nuestro país, ese leit motiv ha sido, precisamente, uno de los caballos de batalla en el ataque al “régimen del 78”.

*

2.-La corrupción, en mayor o menor grado, es un fenómeno inevitable en la experiencia del gobierno humano (en esto, Hobbes no erraba). Ya Bentham avisaba de los sinister interests de los dirigentes y proponía mecanismos que asegurasen el control y la transparencia (quizá fue el primero en plantear este concepto como indiscutible exigencia política). Por supuesto, hay grados muy diversos de éxito en la construcción de los baluartes contra el mal (y, por cierto, la distinción entre un norte inmaculado y un sur ennegrecido no siempre es tan diáfana).

**

3.-Sin embargo, a medida que, lentamente, los controles informales, las investigaciones judiciales y las reformas legislativas empiezan trabajosamente a limpiar el terreno y queda constatado, así, el éxito del “sistema”, con más razón se cargan y se recrecen los vientos de los nuevos movimientos de revisión total (o casi).

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Corrupción, Corrupción urbanística, General y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.