En otro tiempo hubiera sido un gesto de dignidad.

Aquella discreción que enseñaban en los cursos de deontología jurídica a finales de los ochenta del siglo pasado. Ni siquiera alardear de las tarjetas de los clientes (se consideraba incluso motivo de infracción disciplinaria). La vieja veneración del secreto. Ens fem grans…

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Abogado. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.