Tercer volumen de “Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad. III”

1.-Uno de los acontecimientos editoriales de los últimos meses ha sido la publicación del tercer volumen de Los enemigos del comercio, de A. Escohotado. Ya habíamos comentado en este cuaderno en alguna ocasión ciertas reflexiones de los dos primeros volúmenes. El tercero es una auténtica culminación. Ocupa ahora un lugar fundamental la gestación, triunfo y evolución de la revolución bolchevique. Sigue luego con Trotsky y con la configuración del mensaje de los enemigos del comercio a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.

*

2.-Como ya ocurría en las dos primeras entregas, impresiona el acopio de datos y el encaje de cada uno de los autores en su contexto vital y cultural. Una de las claves de la época examinada consiste en el cambio introducido por los “nuevos rebeldes” de los sesenta del siglo XX, que “dejaron de creer en lo primordialmente mortífero –que el bien común pasa por alguna depuración masiva- y alternan la causa de los derechos civiles con marginarse (dropping out) del Sistema esquivando el consumo estándar, en un ejercicio de imaginación libertaria personal que exacerba el desprestigio del modelo soviético”.  La épica de la Restitución, por tanto, aplaza –al menos, por un tiempo- el llamamiento a la guerra civil.

**

3.-El final del libro es, sencillamente, espectacular. Se anuda en él la vieja idea de impureza del mundo y del intercambio mercantil –ya planteado por la secta ebionita cristiana (véase aquí ***)- con la evolución de la práctica y del ideal comunista en sus diferentes versiones:

       “No obstante,  ninguna licencia puede compararse en repercusiones políticas y económicas con la de identificar riqueza e impureza, transformando el usus aureum en crimen de usura y la moneda en instrumento diabólico, algo que informa tanto las abluciones del esenio como las maldiciones del Apocalipsis. Los husitas se purificaban enterrando al enemigo que portara oro o plata en sus armaduras, dejando insepulto al cubierto de hierro o cuero, pues temían incomparablemente más la pestilencia del metal precioso que la orgánica, y hubo ocasión de precisar en detalle hasta qué punto esa podredumbre informa desde Marx cualquier objeto sujeto a precio.

Entre tantos otros escritores del siglo XX, Benjamin, Sartre, Adorno y Debord postularon la ecuación mercancía=no vida, esforzándose por destruir el valor de cambio con actitudes que aunaron la nostalgia del juguete infantil con el recurso a la dinamita, a despecho de que tanto ellos como Blanqui y Marx vivieran inmersos en un universo de manufacturas, impensables sin mediar compraventas cargadas de impureza. Reconociendo el logro cultural implicado en aclimatar ese anacronismo –un lingüista lo llamaría metonimia, pues monta un significado sobre otro-, resta por ver cómo la pureza en sentido figurado convive con la sociedad en red del conocimiento, o hasta influye de nuevo con fuerza en el curso de las cosas. La operación que identifica el desahogo con el hurto, y el fruto de los negocios como “ingreso no ganado”, descansa en un desplazamiento del míasma orgánico a personas, que por no haber nacido en un hogar proletario emponzoñan el resto, queriéndolo o no, y esto es lo que una y otra vez reaparece como fundamento de los genocidios y persecuciones bolcheviques, pórtico de la era totalitaria. Solo el descontaminado por abrazar la causa comunista no sería contagioso como la peste o el tifus”.

 …      En fin, un libro fundamental, especialmente en estos tiempos de resurrección de Diocleciano y su Edicto sobre Precios Máximos (del año 301).

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Propiedad privada y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tercer volumen de “Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad. III”

  1. Joan Amenós Álamo dijo:

    Muchísimas gracias, Onagro.Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.