Apunte sobre la lección de despedida del profesor Sosa Wagner

…  1.-Ya imagino la magnífica sesión en León el 7 de octubre de 2016, con ocasión de la lección de despedida pronunciada, con motivo de su jubilación, por el doctor Francisco Sosa Wagner, catedrático de Derecho Administrativo. Arcadi Espada ha tenido la gentileza de publicar el texto en sus diarios (puede consultarse aquí).Alto rango logró, por cierto, la presentación que le hizo el catedrático de Léon, Tomás Quintana López, maestro al que tengo por  buen amigo, además de cicerone, en las tierras leonesas (puede leerse aquí, gracias a su autorización expresa: ***). Quintana agradeció, sobre todo, el papel providencial que Sosa Wagner tuvo en la carrera de aquellos muchachos de lo que fue luego la denominada «Escuela astur-leonesa». Por supuesto, se le colaron sus conocimientos pictóricos, que siempre me sorprenden.  Tomo este fragmento de su discurso,  como bella síntesis de lo que significa la humildad:

…      Pero la grandeza del maestro Sosa Wagner también se sustenta en la sencillez y la humildad, como la de aquel general griego que, según cuenta Plutarco en sus Vidas palalelas, y recrea Rubens en su bello Filopómenes descubierto, tal era su grandeza de espíritu que, vestido de forma impropia para su condición de general victorioso, se hizo pasar por leñador para ayudar a la preparación de los fastos que se organizaban en su honor. Porque la sencillez y humildad son atributos del verdadero maestro, que sin hacer vanidosa ostentación de sus méritos ni perseguir su reconocimiento, aunque aquellos sean muchos y relevantes, como lo son los de Francisco Sosa, recibe los laureles con el sonrojo que produce la íntima convicción de que sus merecimientos no son tales o son fruto del azar. El sentido común nos dicta que los reconocimientos y distinciones no se piden, simplemente se reciben con humildad y se deben agradecer.”

*

…   2.-Desde luego, no voy a caer en el error de resumir la pieza de Sosa Wagner. Es breve y merece ser leída. Pero sí quiero resaltar alguna nota que me llama especialmente la atención. En primer lugar, la llamada hacia la reunificación del Derecho Público.  Reconozco que me duele especialmente la escasa relación que tenemos con los tributaristas ¡Pero si estamos hablando de lo mismo! Y, en esa línea expansiva, la  reivindicación de la historia (que es sobre lo que, al final, todos hemos de acabar reflexionando, lo intuyo y lo noto):

…  En este sentido la primera observación que quiero formular es el desvarío que supone la existencia de varias disciplinas escolares separadas y con escasa conexión personal de sus cultivadores, el derecho constitucional, el derecho administrativo y el financiero, olvidando que forman parte de un tronco común mucho más expresivo y rico que es el derecho público. Como muchos hemos sido víctimas de las consecuencias que para la formación esta realidad supone, enfatizo la obligación que habría de tener el estudioso de cumplir los ritos iniciáticos examinando con paciencia los grandes asuntos que conforman el mundo que va a ser objeto de su especialización, es decir, aquellos interrogantes básicos con los que debe enfrentarse para velar adecuadamente las armas que le permitan adquirir la condición de un verdadero caballero andante de la jurispericia.


Esta realidad se conecta con otra no menos lamentable y es la escasa atención que se presta al conocimiento de la historia o de los grandes enigmas del pensamiento a través de la filosofía. Un descuido que es sencillamente letal para el jurista. Pero un descuido que es perfectamente consciente y cuya causa se encuentra en la obsesión por la especialización que anida en los vigentes títulos y planes de estudio, todos distintos para complicar la vida al estudiante en sus posibles traslados, pero todos iguales a la hora de incurrir en idénticos yerros.
  “

**

…   3.-Otros temas del discurso de Sosa son, quizá, más “clásicos”. Por ejemplo, la crisis del Estado y su internacionalización o la fuerza normativa de organizaciones privadas. Ahora bien,  es llamativo que gran parte de su obra está centrada en la biografía técnica de juristas concretos. El sendero empezó con Posada Herrera e iba a seguir, entre otros, con juristas españoles (especialmente, los fechados en torno a la segunda República) y, finalmente, con los solemnes nombres de la iuspublicística alemana. Es probable que hayamos conocido a Sosa más por sus estudios sobre el régimen local (ese breve pero imprescindible manual repasado mil veces por alumnos, opositores y secretarios de ayuntamiento) o por sus trabajos sobre la expropiación forzosa. Pero él ha transitado sin duda con mayor ilusión por las grandes líneas de los protagonistas del Derecho público.

…   Es verdad, en fin, que  el discurso refrenó un poco –sólo un poco- la fina ironía sosiana, pero no la calidad literaria ya propia de cualquier sosería (no sólo de los textos que él agrupó bajo este nombre). Una gran jornada, pues, en la añorada León.

***

 

 

 

 

 

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Derecho administrativo, Diarios de un profesor disperso y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.