Cuerpos fornidos (I)

…    1.-El papel de los cuerpos funcionariales de mayor formación -a menudo ya rebautizado como corporativismo– ha sido fundamental en la historia de la Administración española. De hecho, durante amplios períodos de los siglos XIX y XX, la endeblez del aparato estatal es sólo mitigada por la  sólida presencia de determinados cuerpos especiales. Es cierto que, primero tímidamente con la Ley de funcionarios civiles del Estado de 1964 y luego ya frontalmente con la ley 30/1984, de Medidas para la Reforma de la Función Pública, se debilitó en algunos aspectos su posición (por ejemplo, prohibiendo asignar a los cuerpos y escalas facultades propias de los órganos administrativos). Pese a la corrección parcial del modelo, tanto determinados cuerpos generales como algunos especiales han seguido jugando un papel determinante en la política y en la administración españolas. Con la inquietante paradoja de que la actual crisis institucional de la nación les permitirá salir de la sala de máquinas y acercarse al timón.

*

…    2.-En el proceso de legitimación de la función pública española, ha jugado un papel interesante la “Memoria sobre el Estado de las Obras Públicas en España” (1856), redactada por don Cipriano Segundo Montesino y Estrada, Director General de Obras públicas.  En este documento, se defiende con uñas y dientes la organización del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, basada en la calificación previa tras los cursos en la Escuela de Ingenieros y en el posterior ascenso por rigurosa antigüedad. Montesino y Estrada, después de describir los trabajos propios del Cuerpo, enumera las ventajas estructurales del dispositivo adoptado. Por nuestra parte, las hemos ordenado del modo que inmediatamente veremos. El fragmento que aquí se transcribe forma parte de mi estudio “El peculiar estatus de Ildefonso Cerdá como ingeniero de caminos, canales y puertos”, que se incluye en el libro homenaje a Manuel Ballbé Prunés y conmemorativo de los sesenta años de la Ley del Suelo  y que, coordinado por Judith Gifreu, es de inminente publicación. Disfrutan pues, nuestros lectores, de una auténtica exclusiva con el precio habitual.

Como vamos a ver, la alabanza roza en algún momento el idealismo organizativo (aunque el autor es consciente de algún punto débil). Es más que probable, por otra parte, que algunas fuerzas ya estaban trabajando para socavar la articulación de este cuerpo facultativo. De ahí la vehemencia en la defensa del sistema, al cual se le atribuyen las siguientes bendiciones:

…    “a) Confianza derivada de la permanencia.  De hecho, cualquier empresa privada que tenga cometidos contínuos crea un colectivo estable.

…        b) Neutralidad: aquí, la defensa del Cuerpo es absoluta, como muestra está larga cita:

…        “Los trabajos del Estado representan intereses de todas clases de inmensa trascendencia: no significan solo un valor en metálico. En ellos se debaten cuestiones de alta importancia política y administrativa.

        Fácil le es á un particular asegurarse ó tener la confianza en su agente, ya por ser generalmente trabajos pequeños, ya porque el conocimiento del dueño de obra de la persona facultativa suele ser directo.

…        El Estado se encuentra en situación diversa. No puede tener este conocimiento directo como el particular, sino valiéndose de otros medios.

….       ¿Qué confianza podrán inspirar al Gobierno, á los Gobernadores &c., personas escogidas en cada caso para este objeto?¿Cómo es posible que un consejo de esta especie se pida unas veces á unos facultativos y otras á distintos?¿Cuándo se ha visto que el Gobierno consulte con particulares en materia de esta especie por mas que les retribuya como quiera?

…        Se trata de resolver cuestiones que envuelven inmensos y encontrados intereses, y en los cuales unas provincias luchan contra otras, unos pueblos se encuentran en oposición con otros, la nación, las provincias y los pueblos con intereses opuestos á los de empresas particulares y personas, no así como se quiera de escasa influencia, sino que como dueños de grandes capitales para llevar á cabo sus obras cuentan con medios extraordinarios y poderosos de influencia.

…        ¿Y se quiere que puestos en juego todos estos recursos se acuda para averiguar la verdad á un facultativo particular sin lazo con el Gobierno que le consulta?

…        ¿Qué espíritu de asimilación á los intereses del Estado se encontrará en un facultativo sin relaciones oficiales con él?

…        ¿Resistirá este agente suelto los resortes poderosos de las entidades que se ponen en lucha, y que acabamos de enumerar?

…        Harto difícil es que resistan a ellas los agentes oficiales, y para esto se procura rodearlos de la mayor independencia y autoridad.” (Montesino, 1856,p.155).”

**

…   3.-Continuaremos el día siguiente con  la enumeración y análisis del resto de características.

Cipriano Segundo Montesino, de José Vallejo (cropped).jpg

[Don Cipriano Segundo Montesino y Estrada, dibujado por José Vallejo y Galeazo. Actualmente incluido en la Biblioteca Digital Hispánica y ya de dominio público].

***

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Función publica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.