Reflexiones sobre la sentencia de 9 de marzo de 2016 del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sobre los acuerdos relativos al establecimiento y prestación del servicio metropolitano del ciclo integral del agua, con adjudicación de la gestión indirecta a una sociedad de economía mixta (II).

1.-Una de las tesis centrales de la sentencia es que la concesión de 1953 –con sus posteriores ampliaciones de caudal y su duración de 99 años- sólo legitima el aprovechamiento hidráulico, pero no el suministro domiciliario (que hoy suele denominarse “abastecimiento en baja”). Este último ya era de competencia municipal desde 1950 y luego pasó a ser de la entidad metropolitana. Ahora bien, las corporaciones locales competentes no procedieron a la publicatio del servicio ni otorgaron jamás ninguna concesión (aunque es verdad que, en las últimas décadas, hubo varios documentos preparatorios en ese sentido).

……El Tribunal considera que SGAB es un concesionario tácito del suministro y que el título que se le otorgó en 1953 tenía un carácter “provisorio”. Esto es, sujeto a un futuro ejercicio de la competencia local. El Estado le adjudicó esa posición, según se dice,  como medida práctica complementaria a la concesión del aprovechamiento de aguas superficiales (donde la competencia estatal sí estaba fuera de toda duda y de transitoriedad). Como vemos, pues, la sentencia viene a proclamar que la evolución normativa ha diluido la “equivalencia concesionario-distribuidor de la que partía la legislación decimonónica”.

Chimenea anexa al edificio de Amargós y absolutamente necesaria para la maquinaria originaria de vapor.

Chimenea anexa al edificio de Amargós y absolutamente necesaria para la maquinaria originaria de vapor.

*

2.-Los acuerdos impugnados del año 2012 establecían el servicio metropolitano de ciclo integral del agua, así como su “gestión mediante sociedad de capital mixto, bajo la modalidad de convenio con sociedad existente”. Para la creación de la nueva sociedad mixta, SGAB aportaba su título demanial de aprovechamiento de aguas y su estatus como abastecedor en baja (a los hogares). Ahora bien, ya hemos dicho que el Tribunal considera que esa posición es débil jurídicamente y la califica como “título limitado”, un discreto “concesionario tácito”.

**

3.-Aunque antes del 2012 no puede hablarse estrictamente de municipalización o metropolitanización del servicio, lo cierto es que el ente metropolitano (y supongo que previamente el Ayuntamiento de Barcelona) ejercieron con normalidad las competencias reglamentaria, tarifaria y de policía propias del titular del servicio. Por otra parte, SGAB fue operando como un auténtico y consolidado concesionario del suministro domiciliario (“en baja”), ya que ha llegado a construir, como dijimos, más de 500 km. de conducciones (la cifra, por cierto, me parece un poco baja, teniendo en cuenta los parámetros que operan en el área metropolitana, aunque es probable que se ciña sólo a un determinado tipo de tuberías).

En estas condiciones, no parece descabellada la idea del Área Metropolitana de Barcelona de justificar la excepción de licitación en el momento de instaurar el nuevo servicio de ciclo integral del agua y determinar su fórmula de gestión. Sin embargo, como veremos mañana, esto no convenció al Tribunal.

Las espectaculares turbinas (que todavía se ponen esporádicamente en funcionamiento con objetivos pedagógicos y culturales).

Las espectaculares turbinas (que todavía se ponen esporádicamente en funcionamiento con objetivos pedagógicos y culturales).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CIMG0780

 

 

 

 

 

 

 

CIMG0784

 

 

 

 

 

 

 

CIMG0785

 

 

 

 

 

 

 

***

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Contratos administrativos, Servicio público y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.