¿Quién teme a las periferias? (y II).

…      1.-“El número se divide en tres partes. La primera “Una strategie per le nostre periferie” reúne una quincena de trabajos sobra la condición de las periferias urbanas en Italia, en la que se señala, precisamente, la diversidad de las situaciones existentes y la imposibilidad de interpretar la condición de las periferias a través de aproximaciones reductivas. El segundo apartado, “Banlieues e ditorni”, recoge tres artículos sobre la situación de las periferias en París, Marsella y el caso escandaloso del campo de Dunkerke. Finalmente, en la tercera parte se pueden leer trabajos sobre las periferias en áreas urbanas tan diversas como Buenos Aires, Luanda, Nairobi, Domiz, Atlanta, Los Angeles y la megalópolis de Beijing. Este último apartado contiene asimismo dos contribuciones –de Andrea Ricardi y Gianni Valente- sobre la geopolítica vaticana respecto a las periferias urbanas, que presentan aspectos sugerentes e innovadores.

*

…      2.-En conjunto, la lectura de los  trabajos, aunque desiguales, resulta de gran interés. Desde el punto de vista del análisis se derivan, sobre todo, tres conclusiones: la inviabilidad (y el riesgo) de las visiones simplistas a la hora de explicar fenómenos urbanos, sociales y políticos extremadamente complejos; la constatación de que las lógicas de la política y de los fenómenos sociales obedecen hoy a geometrías no euclidianas, de tal manera que las viejas herramientas de análisis basadas sobre todo en actores como las naciones y los Estados resultan cada vez más limitadas; la importancia de combinar diversos niveles de escala –de los más altos a los más detallados- para la comprensión (y el tratamiento) de las dinámicas sociales y políticas de nuestras ciudades. A estas conclusiones podríamos añadir, incluso, la necesidad de dotarnos de los instrumentos adecuados para comprender cómo las dinámicas sociales se relacionan con las dinámicas urbanas.

**

…      3.-El análisis del origen de las problemáticas y de las potencialidades de las periferias resulta, pues, esencial desde dos puntos de vista: para comprender los procesos en  curso y para evitar las trampas y las simplificaciones (y las explicaciones malintencionadas). Pero no basta sólo el análisis: es precisa una política urbana (y social) de alcance europeo que permita conferir a todos los ámbitos de nuestras ciudades las condiciones de equidad y de dignidad urbana. La ciudad no es, seguramente, el origen de todos los problemas, pero su mejora puede contribuir a afrontarlos con mayores garantías de éxito.”

Terrassa (2015).

Terrassa, Barcelona  (2015).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

***

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Geografía urbana y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.