¿Quién teme a las periferias? (I)

Traemos hoy a este cuaderno la traducción al castellano de un artículo del blog amigo de Oriol Nel·lo, el reconocido profesor de Geografía (para el que desee leer la versión catalana, me remito aquí: ***). Este especialista lleva ya un tiempo llamando la atención sobre la cuestión de la desigualdad urbana. Para bien o para mal, lo cierto es que el tema ya ha entrado en la agenda política y será una de las claves de los años venideros. Ciertamente, la ciudad no crea la desigualdad, pero la materializa, la sitúa, la hace visible sin necesidad de aparato teórico.

Me he limitado, pues, a traducir al castellano su artículo, en la medida en que da cuenta de algunas pistas que se están planteando a nivel global. De hecho, parece que en Barcelona  está renaciendo el debate urbano en serio, abriéndose paso entre la demagogia que se  deshilacha  y el conformismo adormilado en sus indiscutibles éxitos.

 

«¿Quién teme a las periferias?

1.-Las periferias urbanas son, por definición, territorios que tienen escasa presencia en los medios. Como ya explicó hace años Joan Roca, en su trabajo sobre las periferias barcelonesas, estos espacios basan su condición no tanto en razones de carácter topológico como tipológico. En efecto, las periferias urbanas no se definen tanto por su posición alejada del centro, sino por sus características urbanísticas, arquitectónicas y, sobre todo, sociales.

Tal como hemos tenido ocasión de comentar otras veces, son los mecanismos de la segregación urbana los que llevan a los sectores sociales más desfavorecidos a concentrarse en los barrios en los que la vivienda es de peor calidad y las condiciones urbanas más deficientes. Son, justamente, aquellos que calificamos habitualmente como periferia. Así, desde el punto de vista social, los espacios periféricos, en ciudades como las nuestras, suelen responder a tres tipos de tejidos urbanos: barrios nacidos de procesos de urbanización marginal o poco regulada, desarrollos de vivienda en masa (construidos sobre todo en los años sesenta y setenta del siglo pasado) y núcleos históricos degradados. En este último caso, se da la paradoja de que el centro topológico se ha convertido en periferia social.

DSCN0016

*

2.-Como decíamos, la presencia de estas áreas en el imaginario urbano suele resultar muy escasa. Sólo se les suele prestar atención en ocasión de delitos o accidentes, lo cual contribuye, todavía más, a estigmatizarlas y a empeorar su imagen. En los últimos meses, los actos de extrema violencia que han ocurrido en diversas ciudades europeas (París, Bruselas) han venido a confirmar esta tendencia general. En este caso, sin embargo, la atención procede del ámbito de la política internacional, que en principio tiende a ocuparse muy poco de las dinámicas urbanas y de sus consecuencias sociales. Esto no ha sido obstáculo para que, también esta vez, buena parte de los análisis sobre las causas de los hechos hayan pecado de un notable determinismo espacial: como si la condición periférica de las banliueues parisinas o de algunos barrios de Bélgica fuera suficiente para explicar el origen de unos hechos que atemorizan a la sociedad europea.

DSCN0010

**

3.-Estas interpretaciones reduccionistas no sólo hacen imposible comprender las causas de los problemas, sino que también tienen el efecto particularmente negativo de contribuir a extender la desconfianza genérica hacia las periferias urbanas y hacia los que viven en ellas. La conexión de estas percepciones con la xenofobia y el racismo resulta bastante evidente y se ha expresado de manera desnuda con motivo de la crisis de los refugiados que ha removido la sociedad europea. En este contexto,  ha de celebrarse que Limes, la prestigiosa revista italiana de geopolítica, haya dedicado de manera monográfica su último número precisamente al tema de las periferias urbanas (Indagine sulle periferie, Limes. Rivista Italiana di Geopolitica, 4/2016).«

***

 

 

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Geografía urbana y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.