Centenario del nacimiento de Jane Jacobs.

 

 …        1.-Se conmemoró la semana pasada el centenario del nacimiento de Jane Jacobs. Se trata de una autora fundamental en la evolución del pensamiento urbanístico norteamericano y, en realidad, en todo occidente. En 1961 publicó The Death and Life of Great American Cities, que fue traducido en 1973 al castellano ya con un título más general: Muerte y vida de las grandes ciudades. El libro se considera  un auténtico clásico y es el primer alegato serio y fundamentado en favor de la ciudad agrupada y espesa norteamericana, lo que hoy llamaríamos la “ciudad compacta”.

*

2.- Sus propuestas parten de un aspecto morfológico nuclear: la clave de la ciudad es la convivencia próxima, la reunión física efectiva de los ciudadanos, con sus viviendas y sus actividades cercanas. Esto le permite reivindicar, en primer lugar, las aceras de las calles, que recogen el movimiento de personas que deambulan con facilidad en entornos de elevada interrelación . Estas aceras deben ser seguras, fomentar la comunicación y el contacto, ser fácilmente transitables para los niños, etc. Como continuación de ellas, se articulan los parques vecinales y, de este modo, queda constituido el armazón del barrio.

La urbe se fundamenta, pues, en la diversidad de usos y en la intensidad y alta densidad o concentración. La mezcla es estimulada y alabada. Además, la ciudad se considera más segura gracias a la mirada y a la presencia de los demás en los espacios comunes. Una hipótesis, por cierto, que ahora empieza a tambalearse gracias a la presencia de  miradas electrónicas.

El texto añade algunas propuestas de interés sobre la “eliminación evolutiva y fragmentaria” del tráfico de automóviles -calificado como “elemento de erosión de la ciudad”-. Igualmente, se miran con malos ojos las grandes obras e infraestructuras que trituran lo que hasta ese momento fue un barrio popular de intensa comunicación. Muchas de estas ideas, como es fácil observar,  han nutrido la justificación y el éxito de los ya numerosos “centros peatonales” y también han estimulado la conservación y mejora de los distritos tradicionales, aunque han sido mucho menos respetadas en el resto del área urbana. Por otra parte, su visión del  vecindario es realmente atractiva, pero creo que no resuelve la permanente pulsión  de cambio que anida en la ciudad.

Jacobs y otros manifestantes de pie frente a la estación Penn de Nueva York, protestando contra su  plan de demolición en 1963. Fotógrafo: Walter Daran/Getty Images. Publicada en The Guardian.

**

 …3.-Ahora bien, lo anterior serían simplemente recetas técnicas. Como anotaba el relevante sociólogo Saskia Sassen, para Jacobs el “sentido del lugar” y la  realidad  comunitaria son los valores constitutivos de la urbe. Sassen añade que ella entendió que la ciudad es “mucho más que la suma de sus residentes o de sus grandes edificios o de su fuerza económica”. Esto explica que pasara con facilidad de la teoría a la práctica y que fuera cabeza visible de manifestaciones y movilizaciones en defensa de los edificios emblemáticos de la zona (incluso, leo en el artículo de Sassen que por allí andaba el hoy imprescindible Richard Sennett). Curiosamente, aunque suele tildarse a la sociedad norteamericana de individualista –y lo es- creo que nos supera ampliamente en la facilidad para crear lazos comunitarios: los vecinos y sus asociaciones, los fieles en las iglesias, el barrio…

Jane Jacobs conduciendo una bicicleta en Nueva York, escena de sus más famosas batallas contra ciertas obras de fuerte impacto. Es, realmente, el arquetipo del dirigente vecinal “progre” . Fotógrafo : Bob Gomel/Time & Life Pictures/Getty. Publicada en The Guardian.

***

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Derecho urbanístico, Diarios de un profesor disperso y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.