Los falsos problemas del Derecho, de la Economía, de la universidad…

     .-En alguna ocasión me he referido a este libro capital: Ocnos, que suele editarse seguido  -tal como quiso el poeta- de Variaciones sobre tema mexicano. Es un texto relevante de Luis Cernuda. Jaime Gil de Biedma lo había estudiado en un delicioso ensayo bajo el título de “Luis Cernuda y la expresión poética en prosa”. Desde luego, no es el primer aporte en castellano en ese género, pero sí implica un salto adelante fundamental. Estos “ejercicios en delectación morosa” –en palabras del comentarista citado- requieren una primera fase de lectura en la cual se refrenen los ritmos. Venimos apresurados de la calle y entramos en un patio andaluz que pertenece al pasado y a una Sevilla que ya no existe y que quizá nunca existió.  A menudo, como seguidamente ocurre,  el agua y la sombra y el río y el cielo nos van a  adentrar en una serenidad un tanto amarga, en una tristeza implacable y profunda:

…       “Nunca el pasar de las generaciones parece tan melancólico como al representárselo en algo materialmente, tal en esos viejos edificios de universidades o cuarteles, por los que discurre cada año la juventud nueva, dejando en ellos su voces, los locos impulsos de la sangre. Recuerdos de juventudes idas llenan su ámbito, y resuenan sus muros en el silencio como la espiral vacía de un caracol marino.

      Apoyado en una columna del patio, pensaste en tus días futuros, en la necesidad de escoger una profesión, tú, a quien todas repugnaban igualmente, y sólo deseabas escapar de aquella ciudad y de aquel ambiente letal. Cosas contradictorias eran tu necesidad y tu deseo, atándote a ambos sin solución tu pobreza. Mas aquel problema mezquino, ¿qué valor tenía cuando te veías arrastrado en el avanzar incesante del tiempo, ascendiendo con una generación de hombres para caer luego, perdiéndote con ellos en la sombra? Privado de gozo, de placer y de libertad, como tantos otros, comprendiste entonces que acaso la sociedad ha cubierto con falsos problemas materiales los verdaderos problemas del hombre, para evitarle que reconozca la melancolía de su destino o la desesperación de su impotencia.”

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Diarios de un profesor disperso, universidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.