Transposición de directivas y tracto contínuo con la Comisión Europea (y II)

 …      1.-Con la aprobación de la directiva –de acuerdo con los procedimientos del Derecho comunitario- se inicia un largo camino de mutua relación entre el Estado y la Comisión. En principio, podríamos decir que es una obligación de comunicación que se concreta en las siguientes prestaciones:

……a) Envío de información a la Comisión.

……b) Consultas previas en relación a ciertas decisiones o actuaciones que han de acometer –facultativa o preceptivamente- los Estados.

*

…       2.-El deber elemental se observa en el art. 17 de la Directiva 2009/147/EC, que estamos comentando: los Estados miembros han de comunicar a la Comisión los textos de las principales normas de su Derecho nacional que adopten en el ámbito cubierto por la Directiva.

 …      Ahora bien, las cargas comunicativas van mucho más allá. Así, el art. 4.3 dispone el envío a la Comisión de determinada información relevante en relación a la situación, evolución y espacios de las diferentes especies. Ello podría dar lugar a que la Comisión tomara iniciativas para coordinar las diferentes medidas y asegurar un conjunto coherente desde el punto de vista de la protección naturalista.

 

      Por su parte, el art. 7.4 reclama a los Estados la remisión a la Comisión de toda la información relevante sobre la aplicación práctica de la legislación nacional de caza. Obsérvese, pues, que no se trata de una mera transcripción de normas, sino de datos fácticos concretos (que pueden requerir, incluso, un cierto esfuerzo de peritaje y análisis).

 

…       El art. 9.3 impone el envío de un informe anual sobre la adopción de ciertas derogaciones singulares que el art. 9.1 permite si concurren ciertos motivos que el mismo precepto especifica.

 

      El art. 12, en fin, prevé un interesante trámite. En concreto, obliga a los Estados a confeccionar cada tres años un informe sobre las disposiciones nacionales promulgadas para trasponer la directiva. Una vez enviado a la  Comisión, ésta analiza y verifica el texto recibido y envía a los Estados una versión final.

**

…       3.-Además de las anteriores prestaciones, hemos de dar cuenta de la existencia de ciertas consultas preceptivas. En primer lugar,  la estipulada en el art. 6.3. Se trata en él de la posibilidad de que los Estados autoricen ciertas operaciones de venta de aves (vivas o muertas). Pues bien, ello debe ser consultado previamente a la Comisión. Ésta, mediante “reasoned recommendation”, puede oponerse a dicho comercio o bien mostrar su acuerdo.

 

…       Por otra parte, en fin, el art. 11 dispone una consulta previa a la Comisión antes de introducir especies de pájaros que no viven de forma natural y tradicional en su territorio. Ahora bien, no se concretan los efectos derivados del resultado de la consulta.

 

  …     En conjunto, pues, estamos ante una relación muy cercana a la auténtica supervisión. Debe tenerse en cuenta, además, que todo lo anterior queda completado con la posibilidad de iniciar ciertos procedimientos de control contra el Estado miembro ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En consecuencia, la excesivamente criticada “burocracia de Bruselas” sería, en gran parte, una mera consecuencia del sistema de producción normativa asumido.

A Brittany spaniel hunting dog carries a recently shot pheasant to its owner. : Foto de stock

***

 

 

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Derecho de la unión europea, Especies naturales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.