Noticia de libros: La responsabilidad patrimonial de la Administración. Estudio general y ámbitos sectoriales(I).

 

…     1.-Nunca he entendido demasiado bien el tema de la responsabilidad administrativa. Varias razones contribuyen a este desconcierto (aparte de mis naturales limitaciones). En primer lugar, su carácter irremediablemente casuístico y jurisprudencial. El articulado legal es breve y el umbral de la decisión jurisprudencial  se dilata generosamente.

      En segundo lugar, la retórica jurídica sabe que se mueve en falso y trata de vestir la desnudez del arbitrio judicial con el uso de categorías pseudocientíficas prestadas de las ciencias auténticas. Circula así por los manuales y sentencias la prestigiosa relación de causalidad, con todas sus ramificaciones: el nexo causal y sus rupturas a través del hecho de un tercero o la culpa de la víctima, la concurrencia de causas…¡Si Hume levantara la cabeza! Él, que empleó parte de sus días en la demolición de la causalidad a través de la razón. Veamos: mis ojos ven el fuego –A-, mis sentidos notan el agua caliente-B-,…pero nadie ha visto que la causa de B sea A. Mi profesor de filosofía, don Juanjo Miguélez, nos apuntaba que el viejo zorro empirista salvaba la situación acogiéndose a su English common sense (¡pero no a la razón ni a la ciencia!).

*

 …      2.-Por todo ello, es un placer indicar aquí el mejor libro que existe ahora en el mercado sobre responsabilidad patrimonial de la Administración. Me refiero al trabajo dirigido por el catedrático y compañero en León Tomás Quintana López y coordinado por Ana Belén Casares Marcos, dos volúmenes en Tirant lo Blanch (2013, 2ª ed.). El trabajo se abre con un texto de Eva Mª Menéndez sobre los principios de la institución. Recomendable el apunte sobre incidencia de causa externa (culpa de la víctima, hecho de tercero y concurrencia de culpas). Rebollo Puig, el autor de referencia cuando hablamos de responsabilidad (y magnífico y divertido conferenciante), analiza la reclamación de la indemnización, con una profunda preocupación por la configuración procesal que –por cierto- es el arrecife donde encallan muchos actores. Lucía Alarcón trata sobre el plazo para esta acción –que también hace sufrir, y mucho- y Gamero Casado afronta el filón más moderno: las Administraciones aseguran su responsabilidad patrimonial y, por tanto, también se apunta a la fiesta el asegurador.

**

 …      3.-Aguado i Cudolà y Nettel Barberà tratan uno de los puntos más difíciles: la responsabilidad patrimonial por inactividad. Hace años, me enfrenté con este tema en un humilde escrito y he leído respetuosamente el magnífico artículo de estos especialistas, pero me sigo poniendo las orejas de burro: no soy capaz de predecir cuándo será responsable la Administración por no hacer nada. Por ahí  aparece, por cierto, aquel argumento que mezcla ruido, inviolabilidad del domicilio (que vino al mundo para otros menesteres) y alcaldías perezosas.

…       Gutiérrez Espada y Bermejo García nos ilustran sobre uno de los capítulos que más me atraen: la responsabilidad patrimonial de los Estados en Derecho internacional. Por cierto,  examina qué ocurre cuando el Estado no me brinda suficiente protección diplomática. Como ustedes saben, no suelo asumir riesgos innecesarios, pero es bueno saberlo. Seguiremos mañana, porque vale la pena seguir anotando los renglones de esta obra capital.

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Responsabilidad administrativa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.