Más espacios naturales y más accesibles ( y II)

…  Teniendo en cuenta lo que veíamos ayer, me ha parecido útil anotar aquí un fragmento de El último recurso, la obra de Simon con el título The Ultimate Resource, que se tradujo al español en 1986 (el original es de 1980). De esta traducción –debida a J.M. Casas Torres, Editorial Dossat- extraigo la siguiente cita (p. 280), especialmente dedicada a los lectores que pasean estos días por el campo (el subrayado es nuestro). Las cifras se refieren a los Estados Unidos, cuya evolución en estos temas siempre va un poco por delante:

 

He aquí los hechos: las superficies de tierra para espacios de recreo y vida salvaje han ido creciendo a pasos agigantados durante el período del que se dispone de datos. Las superficies de tierra dedicadas a vida salvaje, parques y bosques nacionales y estatales y a usos recreativos han crecido de 8 millones de acres en 1920 a 61 millones de acres en 1964. La Comisión Presidencial, en 1972 previó un ulterior aumento de aproximadamente el 37 por 100, entre 1964 y 1980, de “tierra dedicada puramente a recreo fuera de las ciudades”.

*

    Más importantes aún que el número de acres de terreno dedicados al recreo es la accesibilidad de las tierras de recreo y salvajes al usuario potencial. Porque, debido a los mejores medios de transporte y al elevado nivel de las rentas –a los cuales ha contribuido el crecimiento de la población durante siglos- la persona media de un país desarrollado, ahora tiene mucho más fácil acceso a muchos más tipos de tierras de recreo que en épocas pasadas. El americano medio actual tiene más capacidad de disfrutar de las áreas de descanso y recreativas y de la vida más salvaje de las áreas salvajes de la que tenía un rey hace 200 ó 100 años tan sólo.

**

Para expresarlo en términos económicos: el coste de un día de permanencia en las áreas salvajes ha ido bajando y la renta disponible para pagarlo ha ido subiendo, debido en parte al crecimiento de la población. Y no hay ninguna razón para esperar un cambio de esta tendencia en el futuro. (Por otra parte, el valor de un día en las áreas salvajes puede haber disminuido a medida que el número de personas que lo comparte aumenta. Esto atempera algo la conclusión positiva alcanzada antes, pero no lo suficiente como para invalidarla.)”   

***

Acerca de Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Esta entrada fue publicada en Espacios naturales, Julian L.Simon y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.